¿Cómo será tener un novio pelotudo?

Hace unos días presencié una conversación entre dos hombres. Uno tuvo un bebé hace un mes y el otro va a ser padre esta semana. La charla rondaba sobre lo rompe bolas que estaban sus mujeres, ahora que están embarazadas o en pleno puerperio, incluyendo una extensa lista de chistes sobre las hormonas, los llantos y las demandas. Mientras yo, paradita al lado de ambos con mi flamante preñez, era absolutamente ignorada. Pero no intervine, primero porque me parecen unos salames (en general, más allá de este episodio) y segundo, porque no tenía ganas de pasar a ser el blanco de sus “chistes”.
Pero me quedé pensando, y traté de imaginar si mi novio, hablando con sus amigos, se referiría a mi de esa manera. Por suerte no me lo pude imaginar, aunque después le comenté la conversación de estos pibes y le pregunté que pensaba de los hombres que hablaban así y me hizo un par de “chistes” (salame).
Para mi el tema es que esta gente no quiere hacerse cargo que sus novias son boludas más allá del embarazo o del puerperio. O sea, si sos una gila, vas a serlo en el supermercado, en el laburo, con tus amigas ó estando embarazada.
El tema con el embarazo y las demandas, para mi, tiene que ver con la dinámica de la pareja. Capaz hay mujeres que demandan más atención porque están sensibles, porque se sienten horribles y no deseadas, porque tienen miedo de como va a ser, si van a poder, y hay tipos que entienden de que viene la mano y otros que son re abandónicos. Pero depende de cada relación particular.
Yo tuve un par de semanas de llorar mirando películas de acción, o estar muy irascible, pero coincidían con momentos en los que no me sentía bien físicamente, y tenía que cumplir con mil obligaciones. Ahora estoy más “estable”, pero me siento horrenda, tengo el culo enorme como para hacer estallar bombachas, y tengo terror de como va a ser tener dos hijos. Así que no me vengan con que las minas nos ponemos rompe bolas cuando los hombres no le ponen el cuerpito al asunto.
Porque el embarazo es un idilio, todo el mundo es amoroso, te dan el asiento, te atienden, te dicen que te dejes de joder que estás divina, y después parís y nadie te da pelota, te visitan sólo para ver al bebé, te preguntan si te estás cuidando con las comidas “para recuperar tu antiguo peso” y otras tantas cosas. Chau idilio, hola vida de mierda que no se parece en nada a lo que suponía.
Cuando tuve a Coco, mi amiga F. me visitó en la clínica y me dijo “che, decile a tu obstetra que te saque el bebé que te quedó adentro”. A horas de parir!! Una hija de puta. Pero está muy bien, hay que ironizar un poco el asunto y cagarse de risa de los boludos. Y si tu novio te dice que estás rompe bolas, mandalo bien a la casa de la madre.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s