Todo pasado no fue mejor, pero…

Hay un montón de mitos y de consejos que, pese a que el rol de la madre mujer se ha modificado muchisimo, siguen arraigados en las opiniones de la “gente normal” y son una karma para las new moms, que sólo queremos que nos dejen de joder y entiendan que tenemos nuevas reglas (o no-reglas) y que no seguimos ningún manual. Sin embargo, muchas de esas recomendaciones y modos de criar de la época de las madres y abuelas tienen una mirada más relajada y menos intelectualizada sobre los hijos. Es probable que la sobredosis de información, el acceso a internet y la obsesión por no repetir los errores que los padres cometieron con una, nos lleven a criticar y denostar todos las opiniones de las mujeres que criaron en otra generación, aunque quizás haya algunas cosas que valga la pena reciclar. 

Antes: No había tanto mambo con el tema alimenticio. La madre le daba la teta si quería y si podía, y si no era así no era susceptible de críticas de parte de todo el mundo como si fuera una herejía. Los chicos comían de todo e incluso desde muy chicos estaba socialmente permitido darles los culitos de los vasos de alcohol.
Ahora: Hay mucha más información en cuanto a la nutrición infantil y a las etapas de desarrollo de los bebés. También sabemos que lo ideal no es enchufarle una mamadera de Coca-Cola a los 6 meses pero podemos ver que hoy existe una sobrevaloración por la comida sana, macrobiótica y orgánica a la vez que hay un alto porcentaje de consumo de comida fast food, lo que arroja los índices más altos de sobrepeso infantil de las últimas décadas. A esto se suma un excesivo fanatismo de muchas mujeres de clase media con la lactancia materna como si fuera la única forma de criar un bebé sano, cuando si bien es indudablemente el mejor alimento que puede recibir el niño, a veces no alcanza sólo con querer amamantar y no es algo excluyente para criar a un hijo con amor.

Antes: Cuando viajaban en auto, el pibe iba en brazos de la madre en el asiento de adelante. Si la madre viajaba atrás con el chico era una marciana.
Ahora: Tenés 400 modelos de sillitas de bebé porque es absolutamente impensado que una viaje con el chico a upa, y menos adelante. Y pobre de la que coloque el “huevito” mirando para adelante! Mirá si frenás un poco fuerte y se te descogota el nene!!!!

Antes: Prácticamente no existía el protector solar ni la costumbre de usarlo. A mis once años iba al club y me pasaba 8 horas diarias expuesta al sol sin protección.
Ahora: #Coco se fue un finde con su papá a Mar del Plata y él se olvidó de ponerle crema en los empeines de los pies. Cuando volvió con los piecitos como 2 patys crudos me puse a llorar.

Antes: Los chicos jugaban horas solos, jugaban entre ellos, con los chicos del barrio, en la calle, con los primos y volvían “antes de que oscurezca”
Ahora: La casa es un bunker y si el chico no tiene hermanos se aburre como un hongo. Las madres estamos prácticamente obligadas por los manuales de maternidad a jugar con los hijos constantemente a pesar de las 10 mil cosas que hacemos por día “para que el niño no se sienta abandonado”. Salir a jugar a la calle ya no es una opción y la vida familiar intra clubes medio que pasó de moda.

Antes: Un chico de 7 años iba y venía sólo a la escuela sin ningún problema, ya sea caminando o en colectivo. Incluso se fomentaban mucho más las relaciones sociales entre los niños, ya que muchas mamás recibían compañeros de escuela de sus hijos a tomar la leche e incluso a dormir como una práctica diaria.
Ahora: Dejá que tu hijo de 7 años vaya solo a la escuela y esperá sentada una citación del juzgado de menores. Si bien debe haber excepciones, la mayoría de las madres buscan personalmente a sus hijos en la escuela hasta una edad avanzada o les contratan un micro escolar. Y la red de madres solidarias que se turnan para atender a los chicos ya no está tan vigente. Ahora todas trabajamos, estudiamos, vamos a yoga, cocinamos y tenemos hijos. Así que hijos ajenos en casa, no way!

Anuncios

9 pensamientos en “Todo pasado no fue mejor, pero…

  1. Mucha sobre información. Hay que hacer lo que se pueda, total seguro que después lo cambian.
    Cuando yo era chica a los bebés había que acostarlos boca abajo, ojo con que duerman boca arriba. Ahora sos una loca si dejas a un bebé boca abajo a ver si se muere de muerte súbita!
    A mi mamá el pediatra le indicó leche “la serenisima” a partir del 4º mes de uno de mis hermanos. Ahora nada de comida antes de los 6 meses!
    Hay países en los que no dejan que los chicos coman frutillas hasta no sé qué edad y otros en los que te las dan como primer alimento.
    Somos rehenes de todas estas cosas que andan dando vueltas.

  2. Y los enemigos invisibles? los virus y bacterias te obligan a limpiar la casa como si fuera el quirófano de un hospital para hacerlo “habitable” y estar armada con el Lysoform en la mano. Acaso antes los chicos no jugaban con tierra, se trepaban, tocaban todo y no se enfermaban? paranoia le dicen… estos tiempos locos te obligan a luchar contra estos enemigos invisibles, catastrofes y el apocalipsis constante y latente, estas cuidando y cuidandote de todo y no disfrutas nada y mientras la vida pasa…

  3. Jaja, me acordé de eso cuando escribi el post amiga. Es re dificil darles alas y controlar la neurosis, pero en definitiva los hijos se parecen mas a las sociedades en las que crecen que a los propios padres asi que se tendrán que curtir

  4. Mi hijo vuelve de la escuela (que queda a 3 cuadras) en micro, y tiene 9 añosssss!!! (Alta neurótica). Las otras madres me dicen “haces muy bien, hay mucha inseguridad”, que?? yo le tengo miedo a los autos, todos manejan como locos!! que le van a robar a una criatura de 9 años que sale de una escuela del Estado?? un naranju?

  5. Si, claro que el mundo fue cambiando. Pero inseguridad no había hace 20 años? Es un poco eso pero otro poco la sobredosis de información, la paranoia que generan los medios de comunicación, la sobre intelectualización de todas las cosas que hacemos con nuestros hijos, somos más neuróticas que las mamás vintage!!

  6. Lamentablemente el mundo fue cambiando mucho en poco tiempo. Sí, definitivamente la vida era más simple, más fácil. La inseguridad, los virus, el ozono y tantas rarezas, afortunadamente no eran fantasmas rondando las cabezas de nuestras madres.
    Lamento enormemente tener que ser sobreprotectora, negarles libertades, perseguirlas con la pantalla solar, prohibirles tantas cosas… Pero es lo que hay en los tiempos que corren, y una debe adaptarse, además de lidiar con la constante crítica ajena.
    En fin…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s