Licenciadas

Si de maternidad y trabajo se trata, una de las cuestiones que genera más polémica es la duración de la licencia que otorgan los trabajos a las flamantes puérperas. Rachida Dati, ministra de Justicia de Francia, volvió a su trabajo cinco días después de parir mediante cesárea a su hija Zohra. La funcionaria generó dos corrientes de opinión sobre la maternidad, la mujer y el trabajo. En los últimos años, en Argentina se empezó a poner en cuestión la duración de la licencia  de 3 meses, basándose en los modelos que se aplican en países como Suecia o Noruega, en donde las licencias llegan hasta los 2 años después del parto.

madre q trabaja

En el análisis de este tema que plantea tantos dilemas y debates, hay una dimensión que no está del todo atendida y es que, en la competencia del mercado laboral, que una mujer deje de trabajar durante 6 meses la perjudica enormemente en su desarrollo personal. No estoy diciendo que me parece mal la extensión de la licencia por maternidad, pero me pregunto ¿porqué motivo no se plantea equiparar la licencia de las madres con las licencias de los padres?  ¿Qué pasaría si planteamos la necesidad de que tanto la licencia por maternidad como la de paternidad fueran de 3 meses de duración? o de 4, o de 6, pero para ambos sexos por igual.

Muchas veces el trabajo es una elección, y hay mujeres que al quedar embarazadas deciden ocuparse 100% del bebé y dejar de trabajar. Pero para la mayoría no es una elección, es una necesidad, ya sea económica o de desarrollo personal. Y si se sigue ampliando la brecha entre las posibilidades de los hombres y las mujeres en carácter de fuerza de trabajo, ¿a quién van a contratar las empresas cuándo tengan un puesto vacante? Yo veo una contradicción entre luchar por la igualdad en el mercado laboral y después ser discriminadas por este tipo de medidas. La decisión de tener un hijo tiene sus pro y sus contras, esa es una realidad que no se puede negar, y también creo que nunca como en la actualidad las madres han pasado tanto tiempo junto a sus hijos. Mario Sebastiani, en su libro Lo que nadie te contó del embarazo y del posparto dice: “se estima que aún trabajando a tiempo completo, el 70% del cuidado de los niños está dado por las madres y el tiempo restante por los padres“. Sea por la culpa de haberlos dejado para ir a trabajar o por la cantidad de información que tenemos sobre la importancia de pasar tiempo junto a nuestros hijos, vemos que una madre que trabaja no es sinónimo de una madre abandónica.

Creo que una madre que trabaja está es una posición más democrática dentro de la pareja. Un hombre que es el único sustento del hogar adquiere un poder subliminal en lo cotidiano de una familia. He escuchado a muchas madres decir que dejan de trabajar porque ganan lo mismo que le tendrían que pagar a una niñera. Para mi esa justificación encierra una trampa: salir de la casa, interactuar con otras personas y desarrollar actividades que nos motiven intelectualmente son razones que, aún ganando lo mismo que el sueldo de la niñera, justifican la salida del hogar.

 

 

Anuncios

15 pensamientos en “Licenciadas

  1. Y todo esto te lo digo siendo mamá que trabaja jornada completa fuera de casa. Creo que dejar a mi bebé en un maternal fue lo más dificil que me tocó hacer, pero lamentablemente no puedo darme el lujo de trabajar menos.

  2. No estoy de acuerdo. En todo caso hacerse cargo del cuidado de los hijos puede significar una pérdida en lo profesional, no en lo personal. Por otro lado, es una pérdida para quién no lo elige sino quien lo padece. Lo que no es cierto es que esta generación de niños pase mas tiempo con sus padres. Previo a la revolución industrial las familias enteras trabajaban en el hogar, campos, etc. con sus niños al lado. Hoy en día, con las extensas jornadas laborales, viajes, etc. pasamos apenas unas horas en familia. No me malinterpretes, no digo que la mujer debe quedar relegada al hogar, pero que no paguen nuestros hijos por los años que hemos sido sometidas. Que si hay algo esclavizante no son los hijos, es el sistema.

  3. Estoy absolutamente de acuerdo en que tenemos que cuestionar al mercado laboral, pero creo que la lucha se da desde ahí, no desde el ámbito doméstico. No me parece bien que las mujeres sean relegadas al cuidado de los hijos y a las tareas domésticas por más que eso implique dejar a los chicos al cuidado de terceros. Insisto en que nuestra generación, a pesar de trabajar y estar mas tiempo afuera de la casa, pasa más tiempo con los hijos que generaciones anteriores (o tiempo de calidad). Es una postura personal pero para mi estar todo el día sólo con los hijos si implica relegar el desarrollo personal. Saludos!

  4. Creo que las dos licencias (maternidad y paternidad) deben ser extendidas, porque es absolutamente ridículo que un bebé de 45 días tenga que quedar al cuidado de un tercero para que volvamos a nuestros trabajos. Y si tanto la mamá como el papá hacen uso de las licencias, los empleadores no van a tener motivo para priorizar a hombres sobre mujeres. Por otro lado, criar a nuestros hijos estando presentes y disponibles para ellos no es perjudicar nuestro desarrollo personal, todo lo contrario. Hay cierta corriente de pensamiento que considera esclavitud quedarse en casa cuidando a los hijos, pero pasar 12 horas laburando como locas es “liberación femenina”.
    Me parece que tenemos que cuestionar al mercado laboral (y al sistema en general) que naturaliza que hombres y mujeres vivamos para trabajar y le dediquemos a nuestras familias el tiempo que nos sobra.

  5. Lula, es super dificil combinar todo, hijos, trabajo y presiones externas. Cada una tiene que tomar la decision que mejor se adecue a su forma de vida y a su forma de pensar. Yo no juzgo a nadie, solo pongo en cuestion algunas cosas que se dan por ciertas y a mi no me parecen tanto. Incluso creo que trabajar desde tu casa mientras cuidas de tus hijas es una re buena manera de combinar todo y supingo que no debe ser nada facil. Te mando un beso!

  6. En mi caso particular estaba laburando más que bien cuando quedé embarazada y habiendo sido ascendida me bajaron el sueldo al del puesto anterior para “invitarme” a que me vaya, cosa que por supuesto hice acompañada de un hermoso juicio que afortunadamente gané…Al margen de esto, tenía en su momento planes de seguir laburando aún siendo madre y hacer los malabares necesarios para seguir creciendo profesionalmente…No se dio, y hoy estoy en el grupo de las que considera que “salir a laburar afuera para cambiar la guita no da”. Pero esto creo que es más por el miedo mío de dejar a mis hijas en manos de otra persona, estando tan acostumbrada a ser yo quién las cuida, y no por no tener ganas de laburar fuera de casa e interactuar con otra gente y respirar aire puro! Y por otro lado, el considerar que ni a palos me van a tomar teniendo dos hijas a cargo. Entonces, opto por quedarme en casa con mis hijas, laburar desde acá, y el día de mañana veré. Costumbre, comodidad, o lo que sea…pero hoy es lo que elijo (igual escucho ofertas…jaja)

  7. Absolutamente de acuerdo con vos, Paula. El trabajo part-time es lo ideal e ir incrementando progresivamente, aunque es algo super dificil para muchas estructuras laborales. Sino copiar el modelo de familia de la serie “up all night”: la esposa trabaja afuera y el marido freelancea en la casa y cuida a la hija. Besos!

  8. Las mujeres también tenemos que tener en cuenta qué vamos a hacer cuándo el menor de chicos tenga 7 años y estén todos en la escuela. En general para esa etapa la mujer está cerca de los 40 y encarar una reincerción en el mercado laboral cuesta mucho. Yo siempre les digo a mis amigas que consideran renunciar al trabajo que tengan en cuenta que los bebes demandan mucho sólo al principio y que renunciar a un trabajo es casi una elección para el resto de nuestro días (teniendo en cuenta que después corres con la desventaja de haber estado mucho tiempo sin laburar y encima competir con chicas/os mucho más jovenes.
    Lo ideal para mi es bajar la cantidad de horas de laburo. Por mi ocupación pude hacerlo. Doy clases de inglés, tomé menos cursos y listo.

  9. Angu, no sé si puedo opinar sin ser madre… pero me parece que hay una confusión: estar de licencia por maternidad no es lo mismo que dejar de trabajar, de hecho es una licencia paga que asegura tu puesto laboral una vez finalizada. Igual comprendo que te puede llegar a limar mucho estar un año sin trabajar. Creo que lo esencial en todo caso es la equiparación de licencias entre mujeres y hombres. También la licencia podría ser trabajar menos horas durante un tiempo. no sé.

  10. hola como estas? buenisimo el blog no pare de reir!!! en cuanto a este tema, te cuento estoy de 33 semanas de embarazo, esperando al tercer varon del clan -tengo un hijo de tres y otro de dos- y mi esposo y yo somos penitenciarios -habitualmente con jornadas de trabajo de 24 por 48 horas-. Recuerdo cuando esperaba al primero y mis compañeras me decian: yo aca vengo a descansar de mi casa, y yo pensaba: estas son una manga de locas desalmadas mira que vas a venir a descansar rodeada de presas insoportables que son mas demandantes que un jardin de infantes completo!!!!
    De hecho ahora estoy acostumbrada a dejarlos por las noches, no me queda otra, pero trabajando un dia el y otro yo uno es que puedo irme tranquila sabiendo que van a estar con su papa muy bien cuidados. Hasta no hace mucho teniamos niñera las 24 horas, porque trabajabamos el mismo dia los dos, pero por una cuestion economica decidimos trabajar un dia cada uno y recien estar todos juntos el tercer dia, eso redundó en mejor comportamiento de los pequeñines y toma de habitos que no tenian internalizados del todo, siempre es dificil cuando un extraño con otras costumbres trata de educarlos, para eso estan los padres no hay nada que hacerle.
    Pero nunca dude en seguir trabajando -salvo cuando nos enteramos de que venia el 3er embarazo y en vez de uno venian dos alienigenas jajjajaj, despues otra eco definitiva nos devolvio el alma al cuerpo-, justamente por esa razon, porque no me resigno a vivir todo el dia en chancletas y en camison hablando con la vecina del precio de la papa y la lechuga!!! Yo se que aunque sea para ir a trabajar me veo obligada a vestirme, cambiarme, agarrar el auto 20 min por autopista escuchando los Gun´s y puedo volver renovada a que me sigan revolviendo y perdiendo mis cosas, me esten reclamando leches y dibujitos y a lavar ropa llena de pís!!! Y no es ser egoísta, al contrario, si no tuviera ese cambio de aire calculo que estaria todo el dia gritando como una desaforada porque no me hacen caso. La paciencia es el arma principal de toda madre y si no la entrenamos empezando por nosotras mismas es dificil sobrevivir a este universo de pañales y mamaderas! Ah, y ya hable con mi jefe, por mas que aprueben los 4 o 6 meses, que los use el o a quien quiera regalarselo jajajja yo mas de 3 meses fajada con camison de amamantar sin armar mi mochila para salir de casa ni loca!!!!

  11. en los países nórdicos un tema importante es que esa licencia larga es distribuible entre padres, por lo cual, la madre suele pasar el primer período y el padre el segundo en casa con el bebé, lo que modifica muchísimo la discriminación por género a la hora de conseguir un laburo, porque en caso de tener un hijo, los dos le significan una licencia a la empresa.
    extender los derechos igualitaramente, como es la licencia por paternidad, es una muy buena manera de disminuir la discriminación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s