Crónica del puerperio

Si decidiste tener un hijo, la criatura se va a tomar el trabajo de recordarte constantemente que la prioridad es él. Pasaron casi 5 años desde que nació Coco así que no me acordaba lo tiranos que podían ser los seres humanos de 4 kilos (aparentemente, es fundamental el tema de la amnesia en la reincidencia del embarazo), pero llegando casi al mes de vida puedo afirmar que mi hijo chiquito se encargó de eliminar en un 100% el glamour de mi vida. O mejor dicho, mi vida:  9072896-madre-y-los-ninos

– La clave de la tiranía de los bebitos está en ser inoportunos. Si van a vomitar, será cuando estar recién cambiados o recién bañados, o cuando justo los apoyaste un momento en tu cama limpia sin cambiador, o cuando vos te pusiste una remera limpia, o cuando justo justo te olvidaste de ponerte el trapito en el hombro para hacerle provechito (provechito a.k.a el eructo de Godzilla).

– Va a despertarse a los gritos con hambre o cagado o con ganas de upa justo cuando vos te sentás a comer (esa es fija) o cuando decís “es mi momento, voy al baño”.

– Cuando al fin lo dormiste y decís “es mi momento, voy al baño” (porque siempre se trata de ir al baño) te tragás un mueble o tu hijo mayor grita “mamáaaaaaaaaa” como si no hubiera mañana y tenés que volver a empezar.

– Como no podés ir así al baño, te sentás en el inodoro con el bebé a upa (quien no lo hizo?) pero tenés al hijo mayor del otro lado de la puerta diciendo “mami, que estás haciendo??” o “te falta mucho? me hago caca”, porque no vaya a ser cosa que le agarren ganas cuando el baño está libre.

– Cuando tenés un bebito entendés el resentimiento de Oscar Pistorius. Te vas a empezar a manejar en la vida con una sola mano porque en la otra vas a tener a upa al nene todo el día.

– Vas a estar hecha un escracho. Sumado a la deformidad pos parto, no vas a tener tiempo ni “para ponerle onda”. Me compré un esmalte de secado rápido para aunque sea arreglarme estas manos de mecánico de autos y me lo hicieron arruinar. Los niños no pueden esperar ni siquiera 40 segundos.

– Para salir de tu casa a hacer unas compras en el chino vas a tardar más que lo que demora una candidata al Oscar en prepararse para la fiesta. Cuando estás con la llave en la mano, el pibe emponchado, el bolso cargado, SE VA A VOMITAR.

– El marido, novio, padre de la criatura, será tu zombie partner. Ese señor ya no será tu interés romántico sino la persona que cuando llegue del trabajo te va a permitir IR AL BAÑO

– A partir de ahora, la culpa de todo la va a tener él. Te va a hacer llorar con algún comentario inofensivo, o porque llega tarde del laburo o VADE RETRO, te va a querer dar un beso o hacer una caricia. Al monstruo que te embarazó lo vas a querer bien lejos.

– Vas a llorar mucho. Porque tenés sueño, porque te duele el cuerpo, porque te llama por teléfono un telemarketer, porque es martes, porque subió el precio del tomate, porque te colgaste viendo “Extreme makeover”, porque te sentís sola y horrible y todos te dicen que ya va a pasar 🙂

– Vas a ver en la tele a las famosas encantadas con sus hijos, contando lo felices que son y cómo los bebés las hacen sentir más completas y han despertado en ellas una paciencia y una tolerancia que no sabían que tenían, y que no hicieron dieta pero como tienen buena genética bajaron de peso rápido y que con sus maridos están mejor que nunca porque un bebé tan hermoso no puede más que unir a sus papás. NO LES CREAS.

Ahora le cuentan a todas sus amigas y amigos lo que pasa cuando tenés un bebito a ver si aplicamos control de la natalidad

Anuncios

21 pensamientos en “Crónica del puerperio

  1. Absolutamente! que duerman de noche es la diferencia entre una vida deprimente pero llevadera y abandonarlos en la puerta de la iglesia. Yo soy de las afortunadas con hijos que duermen!

  2. Mi hija cumplió un año la semana pasada y mi puerperio no terminó. Cuánto falta!?!? Todavía sigo llorando a escondidas y no logro arreglarme las uñas.
    Eso sí, hace bastante que duerme toda la noche, y esa es la diferencia entre el infierno y mi cuasi vida normal actual… chicas, una vez que duerme bien, todo mejora!!!!!!!

  3. Hola! Mi pibito tiene 2 semanas y me da la impresión de que me espiaste por la ventana. Debo ser una madre horrible porque lo que más más me pesa de todo es tener cuerpo de jubilada y haber descubierto que… ME ENGORDÓ LA ESPALDA. Si llegás a hacer un post de lactancia (o la falta de ella) te juro que tejo una canastita y lo dejo en la casacuna. 😦

    En la clinica me dieron una copia de la HOLA… con la exit del sanatorio de Carla Peterson. Hay que ser un hijo de cien millones de putas eh.

    Saludos a todas las madres punk y a agarrarse fuerte que esto pasará!

  4. Tengo una beba de un mes, y es TODO cierto!!!
    Y lo peor, es que si llora, todo el mundo te dice “esta nena tiene hambre”. Que carajo saben???

    Y ahora empezó a llorar. Era fija.
    Beso!

  5. me encanto el post! muy cierto todo! yo tengo una nena de casi dos años y hoy no podria pensar en tener otro, demandan muchoooo!

  6. Y cuando suena el teléfono cuando el pibe recién se duermen? Y las visitas que hacen ruido y te piden que lo despierten para verlo despierto?? No sé cómo no maté a toda mi familia y la del padre también.

  7. Ir al baño para mi era como llegar a punta del Everest!!! No se daba nunca!!!
    Te leo y pienso, ¡que suerte que ya pasé todo eso! S. cumplió 10 meses y todas esas pesadillas quedaron atrás.
    Hasta los 4, 5 apróx que se dio eso de llorar a la hora que yo tenía que comer, y era la discusión constante con la familia para que no la levante, para que aprenda que tenía que quedarse quietita un ratito.
    Sos una genia! Siempre mostrándonos la realidad!

  8. Gracias por adelantarme todas estas cosas! Debo estar un poco loca, pero tengo ganas de vivir todo eso! Salvo lo de tener otro, por el momento… Y la que comentó acá arriba de las visitas que vienen sin avisar… eso a mí no! Quienes me conocen saben que si no avisan, no atiendo. Lola.
    Besos! 🙂

  9. Bueno listo, basta ME ARREPENTÍ NO QUIERO QUE SALGA…sigo embarazada a las 42 semanas y la pibita no tiene ganas de salir a encontrarse con eso en lo que me voy a convertir evidentemente, muy sabio de su parte. Y la otra, la hermana mayor, todo el día colgada de mi anatomía, muerta de celos y expectante. Es todo taaan cierto que me dan ganas de ponerme a llorar ahora….
    El viernes me hacen cesárea so…wish me luck. Te banco y en breve voy a estar en la misma.
    Beso desde acá.

  10. hermoso post nena. salvo los provechitos y que casi no vomita y que ya no se mea -me mea- y QUE NO TENGO OTRO, me siento ahí con vos. aún en la plenitud del puerperio. tomen la pastilla, chicas. beso grande.

  11. Sii, la de las visitas es terrible. No se cuanto dura, para mi hasta el momento en que una siente que ya es suficiente de depresión y esclavitud! aunque eso debe ser toda la vida, no?

  12. No quiero imaginar lo que sería mi vida con dos criaturas!! Con una ya es bastante caótica! Genial angulita, el puerperio es así, me pregunto cuánto durará, mi hija cumple 1 año en dos semanas y no sé qué onda pero para mi sigo puérpera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s