La verdadera tribu urbana

El método de crianza ha cambiado muchísimo en las últimas décadas. Las que tenemos hijos chiquitos en la actualidad generalmente estamos encerradas entre cuatro paredes y lejos de nuestra familia de origen, por lo que el aburrimiento y la soledad hacen que la crianza de nuestros hijos se haga cuesta arriba. Un papá y una mamá son muy pocos para criar a un niño; antes las madres tenían la contención y la ayuda de sus propias madres, hermanas, tías y vecinas en una especie de comunidad tribal. Ahora la demanda de atención de los chicos están centradas exclusivamente en una sola persona (la madre, generalmente) que probablemente en un período de tiempo breve se sienta desbordada. Somos las protagonistas de un cambio muy violento en donde la crianza ya no es un evento colectivo y la maternidad se ha convertido en algo privado.  tribu-africana

Ni hablar de que el puerperio, esa etapa pos parto en donde las recientes madres sufren una revolución hormonal, física y emocional avasallante, está absolutamente invisibilizado. Nadie habla del puerperio ni se tiene en cuenta la fragilidad de la mujer en esta etapa, sólo se espera que ella cumpla con lo previsto. El puerperio no es depresión; no es que una sea una desequilibrada mental sino que el cambio que provoca tener un hijo nuevo y estar 100% a disposición de él, sumado a los cambios que sufre el cuerpo mientras regresa a su estado pre embarazo -en donde no sólo los órganos vuelven a su lugar, lo que genera mucho dolor en algunos casos, sino que también el nivel de las hormonas desciende abruptamente- provoca mucha angustia.

Otro de los factores importantes que se han modificado es que la mayoría de las madres jóvenes trabajan, y para realizarse profesionalmente y laboralmente se han alejado de sus lugares de nacimiento en busca de oportunidades, dejando atrás a sus familias; además, la generación de abuelas amas de casa prácticamente no existe y la relación de vecinos-familia tampoco. Las abuelas de nuestros hijos trabajan, salen con amigas, hacen pilates, yoga y cursos de reiki por lo que cuidar nietos ya no es una opción tan tentadora (¿y quién puede culparlas?).

Creo que recuperar algo de la dinámica tribal o comunitaria es importante para que las madres jóvenes nos sintamos más contenidas en la difícil tarea de criar hijos en la ciudad. Actualmente el espacio de comunión de madres y niños por excelencia es el parque o la plaza del barrio. Ahí no sólo se amplían los espacios sino que una misma mujer puede mirar y cuidar a 4 ó 5 chicos y sentirse acompañada por otras madres en situaciones similares. Cuando tuve a mi primer hijo vivía a 20 cuadras de mi casa familiar por lo que muchas tardes iba de visita para salir del encierro, para no estar sola y para que mi hijo no esté exclusivamente conmigo. Hoy, en pleno puerperio de mi segundo hijo, la casa de mi familia queda a 30 kilómetros por lo que la situación es diferente. Mi comunidad tribal son las madres blogueras, a la que considero una nueva forma de acompañamiento super válida y funcional.

Cómo dijo el obstetra Mario Sebastiani, “para tener hijos hace falta un montón de ternura porque no va a ser fácil la situación, y la ternura es lo que te va a ayudar como padre a llevar esos momentos adelante. La ternura no es ni más ni menos que una suerte de energía, una postura frente a la vida“. Y yo agrego esto: creo que para tomar la decisión de tener hijos hace falta una altísima dosis de altruismo porque la relación parental es una relación de puro dar. Recuerdo que mi hermana una vez me dijo “si vos no hubieras tenido a Coco y no hubiese visto de cerca lo que es ser madre, ya habría tenido hijos”. Me pareció genial porque significa que se detuvo a pensar en su situación, en si estaba dispuesta a ponerse en ese lugar de entrega y responsabilidad que implica la crianza de un hijo. De parte de los que ya los tenemos hijos está bueno relatar honestamente lo que implica para pensar si la maternidad/paternidad es para todos, y de parte de los que todavía no, correrse del mandato, planificar, y tomar la decisión a pura conciencia para que la vida no nos huela únicamente a vómito, aburrimiento y soledad.

Anuncios

17 pensamientos en “La verdadera tribu urbana

  1. I have been surfing online more than 4 hours today, yet I never found any interesting article like yours.
    It’s pretty worth enough for me. Personally, if all webmasters and bloggers made good content as you did, the internet will be much more useful than ever before.

  2. Si, Juli es tal cual. Vos sabés que estoy en la misma que vos y si bien es una situación que se da dentro de un sistema, está bueno hacernos cargo sobretodo por los pibes. Fuiste y serás mi primer sostén cuando me tocó ser mamá y te quiero aún más por eso.

  3. Es muy interesante Agu lo que planteas, en mi caso comparto la maternidad con la niñera desde que mi segunda hija tiene 8 meses, pasa mas horas con ella que conmigo. Se quieren un monton. Hoy mirando fotos de estos ultimos 4 años me doy cuenta que mi hija casi no tiene fotos con ella, pensaba en ese lugar de poder que detentamos las madres, y en aquellas que trabajan de maternar y estan invisibilizadas. Seguramente esta invisibilizacion es lo que nos posibilita a nosotras “las verdaderas madres” a reafirmarnos como madres, despues de todo vivimos en el capitalismo, pago por tu fuerza de trabajo “maternal” y me apropio de ella. Beso amiga y gracias por hacernos pensar.

  4. Y ese poder tampoco es moco de pavo, “estar a cargo”, ser vos la que toma las decisiones (la vacuno? la mando a qué jardín? la dejo fumar?) puede ser pesado, supongo que cada vez más a medida que crecen y ellos tmb razonan y se te plantan. Digo, el famoso asuntito de los “límites” se nos suele poner delicado, no?

    En fin, yo igual quería decir que lo importante es que se sobrevive, que no hay abuelitas pero tenemos otras comadres bloggers… y bueno, ahora hay que bailar.
    Slds!

  5. Si, algo de eso hay. No necesariamente tiene que ser algo patológico pero es verdad que es una relación de poder encubierta bajo el amor y la devoción (como si fueran los únicos componentes). Gracias por comentar

  6. Pingback: Bebé y yo y nadie más ~ #MadreFreelancer ~ Infobae.com

  7. digo que las relaciones de padres-hijos son desiguales, y en esa desigualdad es el adulto quien tiene la autoridad parental. O sea que decidir ser padres tambien es decidir inaugurar una relación de poder donde los poderosos son los padres, ooops. Eso por un lado.
    Tiene mas ramificaciones, pero para seguir yo tendría que tener ganas de hacer un post (y no tengo, perdón). Te mando besos

  8. en el curso de preparto que hice nos decían eso: que antes las mujeres cuando se embarazaban ya habían estado en contacto con primas, tías, sobrinas, hermanas, vecinas embarazadas, amamantando y demás. Con lo cual no se les abría un mundo nuevo y solitario. Era algo que conocían de cerca porque se criaba en comunidad. Por eso no hacía falta mucho curso de preparto. Igualmente quiero rescatar que a pesar de la soledad de la crianza actual (yo también crio entre 4 paredes, con abuelas que trabajan, salen con amigas, viajan y demases) también han venido cosas buenas en el mundo actual. Sin dudas esta tribu virtual de madres bloggers. Pero también quiero rescatar por ejemplo el banco de leche, la liga de la leche y tantos otros espacios de la urbe a la que una puede recurrir si quiere amamantar y tiene dificultades. A mí me contuvieron muchísimo en el banco. Eso. Besotes

  9. Tuve mi primer hijo a los 38 años, al mes de parir me mude a 180 km de mi casa, que cuando estás lejos parecen 1800. Soy psicopedagoga, por lo que me había pasado la vida hablando y orientando madres, hasta que me convertí en una. Me pasé de acompañar y orientar madres a ser una. De la omnipotencia que te da el creer saberlo todo al miedo a descubrir que no sabes nada. Y lejos, y sola. Ahora tengo dos niños, y haber descubierto esta “tribu urbana” 2.0 es descomprime la angustia que siempre vuelve.

  10. Coincido con vos, Matildas. Salir a pesar de las complicaciones es la clave. Y la decisión de tener un hijo sola y encima atravesar un tratamiento es el doble de valiente. No puedo ni imaginarme. Besos

  11. Esta comunidad virtual es un síntoma de época y es un sostén enorme, Angie. Lo bueno es que estamos cerca aunque estemos en puntas distintas del planeta 🙂

  12. a los 16 supe q cuando quisiera tener hijos iba a tener q hacer tratamiento. (la reacción durante por lo menos una década fue de feliz promiscuidad). A los 35 m hice cargo q tenía un deseo enorme (y ocultado a todos) de ser mamá. Unos años + para procesarlo y arrancar.
    No hubo nadie que se privara de advertirme lo difícil de la situación, empezando por el relato de toda la vida de mis padres sobre lo que yo (les) había significado (incluido el peor parto d la vida, parece).
    Larga intro.
    Tuve a mi hija sola. Y todo lo que me dijeron era cierto. De todas formas lo que me pasa a mí es que no hay un solo momento (aún en los q sobreviene el instinto asesino) en que no agradezca (?) a la vida al amor a mi misma, la decisión q tomé.
    Para esa angustia y la soledad, salgo mucho + de lo q hacía antes. Y leo sobre maternidad en general, x donde sea (que es una forma de sentirme acompañada). Y saber que pasa.

  13. hoy una amiga me decía que se sorprendía de que yo, siempre tan reservada, cuente toda mi intimidad en el blog. yo también a veces me lo pregunto, pero tengo necesidad de contarlo todo. le dije algo de lo que vos decís acá: que una cría muy en soledad, en mi caso a 500 km de la flia, encerrada en un dpto que ni tiene balcón, y quedamos invisibilizadas, mudas. para a mí escribir y encontrar la tribu 2.0 trajo salud mental. y ya sabés lo lindo que ha sido cruzarte en el camino, nena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s