Literatura mainstream

Cuando quedamos embarazadas una de las actividades preferidas que elegimos, las futuras madres treintañeras, de clase media, re progres, re cool, es atiborrarnos de información sobre la aventura que nos espera. Uno de los caminos más simples para buscar información es internet y otro es comprarte el millón de libros sobre la buena maternidad que podemos encontrar en cualquier librería de nombre conocido.

libritos

Una de las primeras autoras que me aconsejaron leer (ya no recuerdo quien) fue Laura Gutman, así que fui en busca de “la maternidad y el encuentro con la propia sombra” para ver que cosas buenas tenía para decir. Lo leí hace casi 6 años y debo confesar que me impactó bastante. Sus teorías sobre como la sociedad actual descuida el rol de la madre y la vuelve una figura invisible y la increíble conexión emocional que existe entre una mamá y su bebé los primeros meses de vida me parecieron muy interesantes. 

Pero a medida que mi maternidad iba avanzando e iba experimentando por mí misma lo difícil que es criar un hijo, muchas de sus posturas y opiniones me empezaron a hacer ruido. Para empezar, dejé de leer cosas de la literatura mainstream de la maternidad, sólo me limito a leer los blogs de otras madres. Ahora estoy convencida de que es una experiencia personal y que los lineamientos sobre la mejor forma de hacerlo lo único que generan es culpa (y a esa maldita la queremos bien lejos). Yo sé que me meto en un berenjenal porque ella es la palabra autorizada de un estilo de crianza con apego que tiene mucho éxito en cierta franja etaria y social. Sólo pretendo contar mi experiencia y decir que cosas a mí no me funcionaron y porqué.

Primero, LG plantea que la función principal del padre es sostener emocionalmente a la madre: “no es fundamental que un papá cambie los pañales o que haga dormir al bebé. Toda mujer puede cambiar los pañales a su bebé, pero esta o cualquier otra tarea se vuelven inconmensurables si no cuentan con suficiente sostén emocional”. Ok, primero nunca menciona a que se refiere con sostener emocionalmente. ¿Besos? ¿Abrazos? ¿Sexo? Yo no me sentía sostenida emocionalmente si bañaba al bebé, después le daba la teta, después lo acunaba y el padre estaba todo el día afuera trabajando y al llegar a casa se tiraba a ver tele mientras “me sostenía emocionalmente”. Mis necesidades eran otras: que él se ocupe un ratito del bebé así yo me bañaba tranquila, o iba al super y tomaba aire fresco. Primera alarma de culpa. ¿Está mal? ¿Soy una madre abandónica? Porque ella nunca menciona que existe la posibilidad de que la mamá no desee estar 24 horas pegada al bebé, da por sentado que sí. Para mi maternar en los tiempos actuales debe ser una tarea compartida (por lo menos es lo que yo necesito) porque implica poner el cuerpo tan al servicio de ese ser demandante que una persona sola (que encima ve su vida totalmente detenida por el nacimiento de su hijo) es muy poco.

Y ahí va otra opinión muy personal. Tampoco creo que determinadas funciones sociales, como en este caso la maternidad o la construcción de las nuevas familias, se puedan pensar aisladamente de la época en la que vivimos y del contexto social. Me cuesta pensar en una maternidad salvaje, en una maternidad relacionada con la animalidad si mi ecosistema y el de mis hijos es la internet, la ciudad y la técnica. Me parece más saludable adecuar, adaptar, la función materna a nuestra vida actual (que, además, implica para las mujeres una conquista del espacio exterior) que hacerla retroceder a épocas pasadas por la mera nostalgia de que todo tiempo pasado fue mejor. Creo que ninguna de las mamás 2.0 concibe la idea de dejar a su bebé llorando toda la noche para que aprenda a dormir solo o cree que estar mucho a upa los malcría. No es un extremo u otro, es buscar el camino propio en la forma de criar y pensar que una mamá feliz hace hijos felices.

Anuncios

23 pensamientos en “Literatura mainstream

  1. la construcción de la biografía humana, jaja se zarpa. la debe estar levantando en palala construcción de la biografía humana, jaja se zarpa. la debe estar levantando en pala igual

  2. Me gusto mucho tu entrada. Lo importante es ser coherente entre lo que decimos y lo que hacemos y sobre todo, creo yo, respetarlos mucho, como personas que son

  3. Me encantó el libro de Sebastiani!, pero lo leí cuando mis hijas ya tenían 9 y 11 años. Me pareció una persona sumamente realista y con los pies sobre la tierra. Y también leí “Guía inútil para madres primerizas 1 y 2” de Ingrid Beck, que aportan una mirada llena de humor sobre la maternidad, que creo que es la mejor forma de tomarse esto.
    Besos!

  4. Yo leí un libro que sí me sirvió. Se llama “lo que nadie te contó del embarazo y del pos parto” y lo escribió un obstetra del Hospital Italiano que se llama Mario Sebastiani que a mi me parece un capo. Puse varios links de entrevistas en el fb del blog y acá mismo. El tipo relativiza todos los dogmas de la maternidad (incluso creo que secretamente le habla a Gutman) y es recontra aliviador de culpas. La guía inútil también está muy buena para reirse un rato y tener respuestas a mano para los metiches

  5. durante el embarazo no quise leer nada. unos años antes me había comprado la familia ilustrada x los dibujitos (y bue). leí al azar un par d cosas y me parecieron de terror (juicios de valor sobre cosas en las q no estaba de acuerdo)
    cuando nació mi hija, al mes, mesymedio, leí la guía inútil para madres primerizas y me sirvió mucho para hacer catarsis y cagarme de risa.
    retomé luego la flia ilustrada (que se salvó varias veces del tacho de basura), tripas corazón y lo leí. puteaba mientras lo hacía, pero terminé leyendo varios de gutman. algunas cosas me parecieron interesantes, solo eso.
    en cuanto al hombre, además de la practicidad de poder bañarse cagar respirar etc., lo q sí me encantaría es q alguien la pudiera mirar amar a mi hija como lo hago yo. compartir eso.

  6. Hola! Yo elegi no leer nada durante el embarazo; NADA NADA NADITA NADA. Como que me ponia de los pelos pre-enterarme de cosas. Me regalaron “que esperar cuando estas esperando” y no le saqué ni el plástico. Creo que preferí sorprenderme. Je. Si bien hoy con mi pibe de dos meses revisé mi decision (siento por ejemplo que algo de info hubiera evitado que me sabotearan la lactancia tres enfermeras conchudas, con mi colaboracion claro esta, porque yo estaba debil, asustada e ignorante) pero definitivamente todo lo que escuche o lei de refilón de la Gutman no me gustó ni a palos.

    Con mi marido nos planteamos muy temprano una paternidad 50-50, salvo los límites de la biologia, para compartir la carga, porque el quiere estar presente y porque eso le queremos inculcar al bebé, que no hay funciones predeterminadas por el sexo. Yo todas las mañanas me voy tres horas (TRES LAURA GUTMAN, TRES!!!!) a hacer un tratamiento para perder los kilos del embarazo y no sólo me sirve para eso sino que vuelvo renovada, con pilas, relajada de haber salido a tomar aire y lista para estar con el bebe todo el resto del día mientras mi dorima trabaja. Asi aprovechamos el tiempo de la licencia a full y los dos lo bañamos, cambiamos pañales, nos levantamos a la noche, etc.

    Yo creo que lo principal (y ahora pienso que tal vez x eso elegi no leer y escuché con muchas pinzas todas las recomendaciones que me daban) es construir la maternidad que te sale y que sentís, que intuis al ver a tu hijo. Y como bien decis, bien socialmente, partiendo de tu pareja si está y se puede y después abrir a otras redes de contencion: abuelos, tios, copadres, etc.

    Tambien pensemos que las intencionalidades de venta y de cierto relato de lo que es ser mujer intervienen mucho en el discurso de esta señora Gutman. Por eso, para mi desechado.

    Sobre todo porque como muchas de las firmantes, no necesito estimulantes externos, yo sola soy bien culposita. ABRAZOS A TODAS!!!

  7. Yo el único libro que conozco de los de la foto es el de tapa verde, que me lo prestó una amiga pero no llegué a leerlo todo.
    Había escuchado sobre L. Gutman, pero no me animé jamás a leerla. Siento que tengo demasiadas cosas a flor de piel como para remover culpas pasadas, mis relaciones parentales y cosas por el estilo. Quizá algún día la lea, pero después de este post, lo más probable es que nunca llegue a mis manos un libro de ella!
    Un beso grandote!!

  8. Que lindo post Lu. Estoy absolutamente de acuerdo aunque lamentablemente si bien la tendencia hace rato que se viene revirtiendo son muchas las mujeres que se refieren a sus maridos como “colaboradores”. “es un genio, me ayuda un montón” y ese tipo de cosas. Va a ser una camino largo hasta que lleguemos todos a internalizar la función paterna como equiparada a la materna, sobretodo si circulan con tanta fuerza esos discursos del “instinto materno” y el padre como satélite de la díada mamá-bebé. Gracias por el comentario. Besos!

  9. Comparto ampliamente lo que decís, y celebro especialmente tu 3° párrafo. A mí me pasó que no leí nada, no por decisión sino porque no soporto leer otro tipo de libros que no sea narrativa de ficción. Y lo bien que hice. Sólo leí “Duérmete niño” porque quería ver cómo era el tema del sueño, pero tuve la suerte de que mi niño duerme muy bien.
    Lo que me interesa destacar ahora (alguna vez escribí sobre esto así que comparto: http://apuntesdeunarookiemom.com/2012/10/09/daddysboy/) es que los papás no están para colaborar. Los papás están para cumplir su función. Y su función sí es bañarlos, cambiarles los pañales y levantarse de noche. No nos ayudan a las mamás, son (deben ser) padres de sus hijos.
    Besote!

  10. Buenísimo post! Yo leí muchísimos libros durante el embarazo y el puerperio, no paraba. Leer a Laura Gutman en pleno puerperio me angustió bastante y hasta me generó horribles culpas. (Algo que una realmente NO quiere sentir en pleno puerperio). Dice algunas cosas interesantes y hay que aclarar que yo soy muy culpógena de por sí, no hace falta mucho para que me sienta culpable por algo… Pero hay cada cosa! El padre no existe, es absolutamente incuestionable que quieras/tengas que estar las 24hs con tu bebé, conectándote a full, en esa díada que en realidad es una cosa única mamábebé o bebémamá. Que TODO lo que le pasa al bebé tiene que ver con cómo está la mamá: entonces si llora mucho es porque está expresando cosas que vos no podés decir o atravesar, si no llora porque vos no estás sacando algo de adentro, si duerme mucho es porque la mamá está deprimida (esto lo dice literal), y si no duerme… yo qué se. Lo peor es que mientras lo leía, una parte de mi era conciente de que no me tenía que morfar el paquete completo, pero igual me generó bajón y me cuestioné si no estaría deprimida, si no le estaba transmitiendo mi angustia puerperal a mi hija, si estaba conectando lo suficiente. Cada una va haciendo lo que puede, como puede, en base a lo que siente, lo que necesita y a lo que cree y como bien decís, no hay una única forma de maternar. El mejor consejo cuando estaba por nacer mi hija me lo dio una amiga: “deciles a todos que te traigan comida!”. (Perdón por el comentario eterno!)

  11. Los primeros meses yo me miraba programas como “Mi bebe” (a la hoguera merezco ir) y saqué como conclusion que si bien hay cosas que te ayudan de todos los datos que te dan también te alejan bastante de la realidad. Porque si te tenes que guiar por lo que ellos dicen, deja de vivir y encerrate exclusivamente a criar a tu hijo. Ni se te ocurra bañarte, depilarte, ir al baño, comprar, comer, nada.
    Como siempre, coincido con vos plenamente. Y te puedo asegurar que yo, que no tengo al padre de S. al lado para ayudarme es bastante horrible a lo que no tener la otra parte para que te ayude se refiere. Y en este caso, hablo solo de la parte “cuidalo un poco que ya vengo” o “esta vez te toca a vos cambiarle los pañales”.
    Como siempre, impecable tu post!

  12. Estuve a punto de comprarme ese libro de Laura Gutman varias veces, pero nunca lo hice. Leí fragmentos que me parecieron interesantes y otros que nunca me cerraron del todo. También elijo informarme en internet más sobre cuestiones fisiológicas que de maternidad en sí, que terminan condicionando un montón de cosas y, creo, a veces impiden que el propio instinto florezca. Imagino que hay madres a las que leer ese tipo de cosas les brinda seguridad y también es entendible. Si hay algo que voy aprendiendo en este cortísimo camino que recorrí hasta ahora es que hay tantas manera de maternar como madres en este mundo! Beso!

  13. Totalmente de acuerdo, Pau. Creo que también juega mucho el mercado y las modas y es difícil quedar afuera de eso, pero también quedarse atada a una “corriente” de crianza no está bueno. besos!!

  14. Otra cosa: de Laura Gutman no leí nada, pero la vi en la tele y me pareció una boluda enorme. No me parece que la maternidad deba ser tan “analizada”. Que cada una haga lo que sienta y punto.

  15. Totalmente de acuerdo. Leí un solo libro encarado desde el punto de vista pediátrico y el resto lo dejo al instinto. Como vos decís leo mucho a otras madres y escucho mucho a otras madres, e incluso así, veo que la maternidad es distinta para cada mujer, sólo te sirve tu propia experiencia (al menos eso me pasa a mi).
    Besos

  16. Antes de embarazarme pensaba en comprar los mil y un libros de maternidad que hay en el mercado y conseguir lo agotado, pero desde que junto con mi busqueda arranque el blog, entiendo que me siento mas con los pies sobre la tierra con mis pares embarazadas o con mis futuras pared con los niñós en el afuera.
    Yo creo que voy a pensar igual, a sentir igual, ayer cuando dormia una siesta hermosa con el tipo pensaba que cuando nazca voy a llamar a mi mama para que venga a quedarse de vez en cuando con el bb para que yo pueda dormir la siesta, irme al shopping o al gimnasio o a sentarme abajo de un arbol. Que Laura Gutman me cuelgue en la plaza publica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s