Te amo, te odio, dame más

En Discovery Home&Health emiten un programa que se llama “Embarazada y entaconada“. Rosie Pope es una especie de consejera de maternidad que cumple los pedidos más extraños y excéntricos de las embarazadas, desde cuestiones materiales -como sesiones de fotos o la decoración del cuarto del bebé- hasta la resolución de conflictos de pareja. post-mamacitasEn uno de los programas una pareja joven llamó a la consejera de maternidad para que los ayude a resolver un conflicto: él quería tener sexo y ella -con su embarazo de 8 meses a cuestas- no. Más allá de lo bizarro del programa y de lo poco creíble de algunas situaciones, pasó algo muy divertido. La consejera se encontró sola con el marido, le puso un traje que simulaba un embarazo, con 15 kilos de sobrepeso, y lo hizo realizar distintas posiciones sexuales. Antes de colocarse el traje el hombre había dicho “creo que si mi esposa no tiene ganas de tener sexo debería obligarse porque la falta de sexo va a generar un desgaste en un nuestra relación“. Luego de ponerse el traje, repensó su postura.

En otro de los episodios la situación era al revés: La mujer embarazada quería tener sexo y el marido no. Él explicaba que no podía dejar de pensar en el bebé como algo en el medio de los dos y que no podía verla a ella como otra cosa que no sea “la madre de su hijo”. Ella, en cambio, rogaba porque él llegara de trabajar y sin mediar palabra la tirara sobre la cama para tener relaciones.

El sexo es un campo de batalla más en la pareja, en el embarazo y en el post parto. Durante el embarazo están las hormonas, la incomodidad física y el cansancio. En el post parto están las hormonas, la incomodidad física (episiotomías, heridas de cesárea, hemorroides, etc.) y el cansancio a lo que se suma el descontento con el propio cuerpo; la líbido centrada en los pechos que dan de mamar y ya no están “erotizados”; hombres que después de ver a sus mujeres parir no pueden desearlas sexualmente (ocurre, eh); la imposibilidad de dormir; el bebé que llora, tose, reclama y el miedo a un nuevo embarazo, entre otros factores. El sexo en estas circunstancias se vuelve prácticamente un trabajo más y convertirse en padres puede modificar la forma en que se visualiza el sexo lúdico.

Creo que para recuperar algo de la intimidad de la pareja es fundamental separar los roles: una cosa es la familia y otra cosa es la pareja. Disociar estas funciones puede tomar mucho tiempo y esfuerzo de ambas partes por lo que es fundamental el diálogo. Y creo que un diálogo áspero siempre es mejor que un silencio educado.

 

Anuncios

15 pensamientos en “Te amo, te odio, dame más

  1. me encanta leerte. Comparto mucho de lo que decís. Cuesta mucho, mucho recuperar los equilibrios después de la maternidad. Este aspecto, no es la excepción

  2. La libido como vos decís la tenés en otro lado, entonces lo que cambia (al menos en mi caso) es que le toca al hombre ser el que siempre inicia o busca. Mi marido siempre me dice: “Dale que te gusta” y tiene razón, me da fiaca comenzar, pero nunca me arrepiento.
    Besos

  3. Yo tuve una experiencia muy distinta, por suerte, a veces compañeras de laburo me contaban que les daba asco o les daba impresión tener relaciones durante el embarazo. Yo estuve como loca hasta último momento, a pesar de llegar a pesar casi (o más) de 100 kg., quedar deforme y que mi marido me haya visto parir,nuestra “cuarentena” duró 15 días.
    Ponedora ante todo!

  4. Bueno yo por ahora, con mis casi 8 meses y mis 15 kilos arriba, aún no tengo problemas en ese sentido. No es que soy una super bomba sexual, pero al menos no se practica el celibato en esta casa, por ahora!
    Eso si, después de la peque, no me imagino cómo haremos. Por todas las razones que mencionás, eso de sentirse disconforme con el propio cuerpo, las molestias, el CANSANCIO! (Creo que si tengo un tiempo libre voy a dormir en vez de usarlo para eso jajajaja) etc.
    Igual Martín estuvo hablando con un amigo que tiene dos hijos, quien le dijo que la cuarentena es una farsa, que en realidad dura como dos años asi que se vaya preparando jajaja, pobrecito, ya se está haciendo la idea!

  5. Sinceramente, después de parir, con el dolor, los puntos, y si… el miedo a un hermanito! Deseaba el celibato con todas las fuerzas de mi corazón… bueno, para mi fue un poco “más fácil” pero de haber tenido oportunidad no se me hubiese ocurrido ni a un millón de años luz tener relaciones. Por los motivos que relataste y porque me costó volver a ponerme en órbita con “gustarme a mi misma para gustarle a los demás” los primeros meses. Me la pasaba hecha un escracho, era lo menos erotizante del mundo.
    Esta bueno que plantees estos temas!
    Vamos por más!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s