Hay equipo

Van al cine, salen a comer, duermen hasta tarde. Ella sale con amigas, él se va a jugar a la pelota, se encuentran, tienen sexo a cualquier hora, charlan durante largas horas, hacen planes, cocinan juntos, se van de vacaciones. Pero un día: Evatest positivo, el abismo. Aún en ese momento la feliz pareja no tiene idea del giro de 180° que dará su vida porque el embarazo, dentro de todo, es un idilio. Es una etapa romántica donde la embarazada es el centro del universo, todo el mundo la cuida, la felicita, le ceden el asiento, la consienten y la feliz pareja cree que el hijo viene a unirlos, a consolidar la idea de familia, a traer amor puro. Pero de repente llega el volantazo violento: el nacimiento y el puerperio.

bebetoLa verdad es que un hijo no viene a unir una pareja, sino más bien todo lo contrario. Y no  me refiero a una cuestión teórica ni simbólica sino a una cuestión práctica. Con todo el trabajo que dan los chicos, generalmente el encuentro con el otro se da al final del día, cuando la energía apenas alcanza para decir “buenas noches“. Ese pasaje de ser una individualidad con deseos e intereses propios a ser una familia, un equipo (dejando el propio yo un poco relegado) suele ser muy traumático en algunos casos (de eso hablamos en las catarsis puerperales, no?). Por eso creo que es importante hablar, descargar, contar como es realmente la vida con hijos, para que la decisión de formar equipo, de formar familia, sea a pura conciencia, sabiendo el arduo trabajo que tenemos por delante. ¿Qué la retribución es hermosa? ¿Qué no hay nada más lindo que los hijos a pesar del esfuerzo? No todos piensan lo mismo, no todos están dispuestos a sacrificar su individualidad en pos de un trabajo prácticamente altruista. Por eso me parece tan importante poder elegir.

También hay que aclarar que el trabajo arduo, las noches sin dormir, la dependencia absoluta de los niños se da prácticamente los primeros 3 ó 4 años. Después van ganando independencia, van encontrando sus propios espacios sociales y eso se traduce en una mayor libertad para nosotros también y en la posibilidad de reencontrarnos con nuestras parejas. Pero muchas de ellas no llegan a surfear esas olas y cuando al fin llegan las aguas calmas el desgaste no se puede camuflar. En líneas generales, la generación de nuestros padres se divorciaba cuando los hijos eran adolescentes, cuando se daba el tan ansiado reencuentro, porque las parejas sentían que ya no tenían nada en común. Los que rondamos los 30 no llegamos siquiera a atravesar la tormenta, el tan mal afamado puerperio nos impacta con violencia, nos descoloca porque no se parece en nada a lo que esperábamos de la llegada de un hijo. Conozco infinidad de parejas de mi edad que tuvieron largos años de noviazgo y se separaron en el primer o segundo año de la llegada del bebé.

“Mi mujer era graciosa, le gustaba salir. Ahora está todo el día de mal humor y cansada”; “está todo el día en casa con el bebé, no se de que se queja”; “no quiere tener sexo y no me da ni bola”; “no me ayuda en nada y llega cada vez más tarde de trabajar”. ¿Les suena? El cansancio va a estar, el cambio rotundo de nuestras vidas también, pero si sabemos conscientemente lo que nos espera, si nos hacemos cargo de que “formar equipo” requiere el doble de esfuerzo de nuestra parte, si nos ponemos en el lugar del otro y tratamos de comprender que así como yo me siento distinto el otro también está descolocado, podremos en algunos años dejar a los chicos con los abuelos e irnos solos a una playita a reencontrarnos con la soledad de nuestra relación que tanto añoramos. Me salió un post muy Bernardo Satamateas pero creo que pensar sobre nuestras propias vidas nunca viene mal. Y hablar de lo difícil que es “formar equipo”, tampoco.

Este post me hizo acordar mucho a esta publicidad ¿a ver si les suena?

Anuncios

20 pensamientos en “Hay equipo

  1. Es que es un laburo permanente creo yo. Si ya es difícil encontrar aquella individualidad que teníamos antes del hijo, encontrar el lugar de y en la pareja es el doble. Hay que tener mucho diálogo, mucha charla sincera sobre lo que nos pasa y cuando surge un problema es “yo te ayudo y vos a mí” sin reproches, sin quejas, siendo tal vez un poco cómplices… a veces sale mejor que otras… Un beso!

  2. Me encanto! A pesar de que mi situación es diferente imagino que las cosas son así cuando llega un bebe a la pareja. La verdad es que si hay algo que amo de vos es la sinceridad en cada post, Por eso no puedo dejar de leer este blog y el día que lo encontré lo hice de pe a pa.
    Sos una genia angulita!

  3. 100% identificada! Tu post Stamateas es super alentador! Yo pensé que recién a los 15 se independizaban y ya para esa época mi marido me habría dejado 3 o 4 veces! Hace un par de meses charlábamos de este mismo tema con mi grupo de madres amigas y creímos que la mejor forma de susperarlo era tratar de mantener una actividad con la pareja, por lo menos una vez al mes para no perderse tanto uno del otro. Hasta ahora no lo pudimos poner en práctica… pero lo tiro por si les sirve Mamas BloggueraS!

  4. Adhiero. En nuestra experiencia también fue fundamental dejar de “proyectarnos para atrás” y entender la belleza de proyectarnos en sentido estricto. Renegociar el contrato, redefinir los roles, y asegurar una distribución digna y justa. No sólo con la llegada de hijo/s. Creo que cada cambio radical implica TODO lo que describís. Estamos empapadas de puerperio, pero pienso en otras situaciones que te llevan a lo mismo: ya no somos lo que éramos.
    Besote!

  5. Hay tanta verdad en este post… El pasaje de pareja a familia no es fácil. Y más allá del puerperio y el acomodarse a las nuevas circunstancias, también te sigue pasando la vida que a veces te tira pelotazos difíciles de atajar, por eso es importante ser consciente del otro y tratar de buscar espacios para conversar y compartir algo (aunque sea un café en el bar pedorro de la esquina) y poder formar un equipo sólido.
    Bravo, Angulita, por seguir generando consciencia!

  6. Como siempre brillante, me encanta la sinceridad en pos de la alerta, se saber lo que se viene, sin embargo creo que vale aclarar que por más que te lo pinte el pintor más realista, hasta que no la vivís no la entendés.

  7. Hola Flor, 3 años parece un montón pero una vez que lo pasas ni te acordás. Por eso es tan importante el trabajo en esa primero época. Por eso es tan importante que los hombres sepan de que se trata el puerperio, como una se siente, etc porque la mayoría ni siquiera conoce la palabra. Un beso grande y me alegro que hayan surfeado la ola 😉

  8. Me encantó el post Stamateas. El otro día te dije en tw que creo que estoy saliendo del puerperio recién ahora, que el chiquito cumplió tres. Esto coincide también con que recién hace un mes, terapia de pareja mediante, nos pudimos reencontrar. Ahora estamos bien, y no digo por suerte porque fue gracias a un trabajo DESCOMUNAL. También estoy de acuerdo en que es bueno saberlo de antemano, aunque no tomes dimensión real de lo que es hasta que no te pasa.

  9. Justo hoy hablábamos de esto con mi marido. En el embarazo habíamos jurado no ser monotemáticos y ahora hablamos todo el día del bebé. De hecho, hoy le confesé que ayer, cuando me contó algo de laburo, le escuché la mitad. Es como vos decís: si no somos un equipo con mucha paciencia, no funciona ni en pedo.

  10. Creo que tener en cuenta que la llegada de un hijo cambia radicalmente el modo de vincularnos con nuestras parejas hace que estemos preparados y que todo sea más fácil. Tampoco hay que tener miedo, sólo estar dispuestos a trabajar en equipo y charlar mucho todo.

  11. No tengo autoridad aun para opinar sobre este post, solo deseo que no cambie del todo la esencia de lo que fuismos desde siempre con #El Tipo

  12. es realmente así…y lo importante es saber que es una etapa que hay que superar, siempre y cuando ambos (hablo de la pareja) estén dispuestos a atravesarla juntos, que estén dispuestos a ponerse en el lugar del otro, a entender de qué se trata todo esto y saber que dentro de un par de años vuelve la tan ansiada “libertad”…Mientras tanto, disfrutar del equipo es una alternativa saludable

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s