Herencia

Creo que dejé de ser hija cuando me parí madre. Es muy difícil escribir sobre la relación con tu mamá cuando no fue precisamente un lecho de rosas pero de alguna manera yo siento que ya le perdoné todo. No la entiendo, aún no la entiendo, pero no necesito más de ella que lo que tengo. La maternidad no me acercó a ella en el sentido de “ahora entiendo todo lo que tuviste que atravesar” (ni siquiera es muy devota de reconocer el lado b) sino como una forma de liberarme de odios y culpas para maternar a mis hijos en paz.  mafaldamimmamamemima

Mi mamá era de esas mamás que tus compañeras adoraban porque era alta, rubia, con una sonrisa enorme, llena de dientes. Siempre fue muy exigente con sus hijos a nivel doméstico: me inculcó hábitos de higiene personal, me controlaba la tarea religiosamente y me volvía loca para que camine con los pies derechos porque según ella, mis “patas de catre” quedaban horribles. Era estricta con cosas irrelevantes como no dejarnos andar descalzos, dormir con la malla de natación o ponerle manteca al choclo “porque tiene mucha grasa y hace mal” y, a su vez, se le inflaba el pecho cuando contaba que yo, su promogénita, había aprendido a leer en salita de 5.

Tuve una niñez muy sintomática: falso crup a los pocos meses de vida; una alergia de piel desde mis 9 años hasta la actualidad; tics nerviosos de todos los colores; dolores de panza inexplicables durante meses en la preadolescencia; me comía las uñas y los dedos de las muñecas de plástico (las de mi hermana, sobretodo) y una larga lista de etcéteras. Mi mamá me llevaba al traumatólogo, me embadurnaba de cremas y cuando “hacía tics” me castigaba sacándome stickers de mi colección que pegaba en el espejo del baño.

Cuando se separó de mi papá yo tenía 14 años y se apoyó en mí para sacar adelante a mis hermanos de 12 y 5. De repente tuvo que salir a trabajar para mantenernos y eso es algo que siempre valoré, le puso el cuerpo al conflicto y, a los ponchazos, sobrevivimos. Me adultizó, si. Me cargó con responsabilidades que no me correspondían, si. Confundió los roles, demasiado. Mi hermano se metía en mi cama cuando tenía miedo a los truenos y cuando quedé embarazada de Coco, no me habló como por 6 meses.

Tengo ganas de desculpabilizar a las madres en general y a veces no puedo. Quiero creer que una puede hacer un ejercicio de distancia y autocrítica para no cometer con sus hijos los mismos errores que cometieron con nosotras pero creo que el poder del “modelo” es más fuerte, se infiltra por los poros. La mamá de mi mamá se casó con mi abuelo para irse de la casa, porque su propia madre la matrataba. Ella misma me contó que no estaba enamorada de mi abuelo, que tuvo 4 hijos por mandato y que si pudiera vivir la juventud en la época en que yo la vivo, no hubiera hecho nada de lo que hizo. ¿Cuánto de este discurso tan sincero pero doloroso le hizo a mi mamá un daño irrecuperable? ¿Cómo maternás con amor si tu modelo de mamá es hostil y distante? ¿Cómo se sale de esta cadena de madres bloqueadas emocionalmente que comienza tan atrás en el tiempo? Yo la quiero a mi mamá. Pero ella nunca quiso revisar su historia y eso la hace por momentos fría y distante. Yo la quiero porque a su manera yo sé que me quiere. Últimamente me llama y llora. Creo que verme como madre la movilizó y aunque no pueda controlar sus opiniones y siempre me diga lo que tengo que hacer, sé que me ve como una buena mamá. Yo no quiero cometer los errores que ella cometió pero me veo cometiendo otros y al ser tan poco relajada eso me pesa. Siento que tuve que soltar mi adolescencia y mi niñez para poder ser una figura sana para mis nenes y que algunos “yunques” se van a cobrar factura en el futuro. Le hice caso a Freud y metafóricamente “maté a mis padres” para poder hacer mi propio camino.

Cuando era chica mi madre me contaba que mi abuela mataba gallinas en la cocina de la casa familiar para comer. Durante un tiempo había adoptado 4 patitos que la seguían a todos lados pero que, inevitablemente, tuvieron el mismo destino que el resto de los animales de la casa. Innumerables veces me describió la sensación que tuvo cuando se enteró que los patitos no estaban más, que mi abuela los había matado. Ese trauma de su infancia le provocó una fobia irracional a las aves y si me pongo a pensar, creo que esa fobia es lo único que heredé de mi mamá.

Anuncios

23 pensamientos en “Herencia

  1. Uf, que fuerte este post. Yo siempre eché la culpa de todo a mi madre y al final era la que siempre, mal o bien, estaba. Mi viejo estuvo muchísimo menos. Siempre lo defendí de todo a él, pero la que nos criaba era ella. No sé, en un momento decidí dejar de pelear y generar una nueva relación, con las cosas que compartimos y sacando el pasado, dejando atrás los reproches. Algunos dirán que es algo cobarde y escondedor, pero yo no siento rencor, y no quisiera que me pasara como con mi viejo, que se me fue y no lo disfruté como hubiese querido.

  2. El pan es muy bueno pero tambien infla! Abajo la familia originaria, (integrantes que hacen mal, en mi caso uno zafa bastante mi hermano querido), y resista y disfrute la familia elegida!

  3. Mamá murió cuando yo tenía 19. la tengo idealizada, aunque si hago un esfuerzo recuerdo peleas, gritos, desacuerdos. No parecía muy feliz cuando yo era muy chica, pero cuando yo estaba en 2do grado empezó a trabajar (era abogada, había dejado cuando nací yo) y ahí sí la vi súper feliz, y la recuerdo mejor madre, aunque pasara menos tiempo con nosotras. Mis hermanas mayores (de otro matrimonio de papá) que vivían con nosotros, me dijeron que mamá siempre había tenido planeado dejar de trabajar cuando yo naciera y volver a trabajar cuando mi hermana menor y yo estuviéramos en el colegio (que es lo que hizo). bueh, tal vez lo tenía planeado e igual la pasó mal esos 7 años, qué sé yo. Pero si me quedó la idea de que madres felices, mejores madres, hijos felices. (bueh, y andá a saber cuan bien recuerdo yo esos primeros 7 años)

  4. si, a veces te mambeás tanto que te vas para el otro lado. yo tampoco creo que mis errores arruinen a mis hijos de por vida, pero no todo el tiempo ja. beso julia!

  5. Yo también trato de desculpabilizar a las madres -incluso antes de tener a mis dos tierrrrrnos retoños trataba de no culpar a mi vieja por todo. Para eso parto de pensar que uno no es perfecto como persona y como persona comete errores, ergo uno no es perfecto como madre y como madre comete errores (porque, opa! las madres son personas); y todo eso está BIEN. No creo que mis defectos y errores arruinen a mis hijos de por vida… además, espero poder enseñarles a reconocer mis miserias y a tomárselas con la mejor filosofía posible. También como persona y como madre tengo algunas virtudes, che. Y hoy veo que lo que se me complica no es sólo no repetir los errores de mis viejos, sino también repetir sus aciertos

  6. Angulita, nos moviste una fibra jodida a todas las madres parece… estamos todas sin poder comentar por lo cerca que nos caen esas palabras. Me encantaria poder escribir sobre mi relacion con mi madre… no se si un solo post alcanza.

  7. Uh! cuanta razón. Creo que yo me debo un post sobre mi mamá. Desde que quedé embarazada por primera vez estuve convencida de que no quería repetir su historia. Y tal como angulita vengo de abuelas que tampoco disfrutaron la maternidad. De hecho la mia por ser primer hija debió criar a sus 10 hermanos! Por algo ella despues solo tuvo 2 hijos! ajaja

  8. También me cuesta mucho comentar… Qué rol jodido el de madre. Pienso que, más allá de la personalidad, vivencias y carga emocional hereditaria con la que cada una de nuestras madres nos haya maternado, en su época era bastante diferente que en la actualidad. Los mandatos y el lado B del que hablamos siempre hoy en día por ese entonces era mucho más invisible. Nuestras madres, en general, no podían permitirse quejarse ni correrse ni un cm del mandato sin ser tildadas de “malas madres”. Imagino que eso debe haber influido. Nada, da para reflexionar largo y tendido este tema y cualquier cosa que escriba es un mínimo porcentaje de todo lo que me da vueltas en la cabeza ahora. Me tomó varios años de terapia perdonar y entender ciertas cosas de mi vieja. Ojalá también hiciera terapia ella…

  9. Si, Flor. también pasa lo que dice @madreinargentina , de acuerdo a nuestro modelo nos comportamos con nuestros chicos y quizás ellos necesitan algo completamente distinto. Por eso siempre es nuestra culpa!!!!!

  10. Me gustó el post. Yo ya comenté en el otro sobre mi madre. A mí se me filtra por todos lados, pero cuando sale trato de corregir. Qué sé yo, a mí me hubiera ayudado mucho que madre asuma sus limitaciones, supongo que por eso soy buena asumiendo las mías. Ahora, pifiadas miles, obvio y eso es inevitable. Siendo madre siempre vas a fallar en algo, hay que bancársela.

  11. uff, tremendo, a mi tmb me cuesta comentar cuando el post me pega fuerte porque me identifica

  12. Y cuántas veces actuamos en contraposición, hacemos todo aquello que nos hubiera gustado que ellas hicieran con nosotras, pero sin pensar que nuestros hijos quizás no necesitan lo mismo…

  13. No creo que esté planteado un resentimiento materno, creo que eso que dejamos atrás, de alguna manera nos marca el camino, para repetirlo o para cambiarlo. La manera más sana de llevar adelante un maternidad propia y no “heredada” es justamente esa, soltar a los padres para parirse madre.

  14. A veces, cuando escucho tanta gente resentida, imagino cuánto mal le hacen a sus hijos no dejando ir todo eso que les hizo mal. Ya está, ya pasó. Vivamos con felicidad (o algo así)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s