Entrevista a Julieta Lubiniecki, residente de pediatría en Hospital de Niños Pedro Elizalde

Julieta Lubiniecki tiene 26 años y es médica recién salida del horno de la Universidad de Buenos Aires (UBA). Autodefinida como “defensora del parto humanizado”, este año comenzó la residencia de Pediatría en el Hospital de Niños Pedro de Elizalde (ex Casa Cuna). Asegura que durante la carrera siempre le gustó mucho todo lo relacionado con el embarazo, lo que la impulsó a cursar la materia Obstetricia en el Hospital Álvarez; allí hizo algunas guardias, donde sintió por primera vez en su carrera que estaba haciendo algo maravilloso.

¿Cómo fue el proceso de cambio de hacer partos como un hecho médico a hacer partos respetando los deseos de las mujeres en el Hospital Álvarez? parto respetado2

Además de ser defensora del parto humanizado y respetado en los hospitales, soy muy defensora de la salud pública. En este hospital público yo presto servicio en obstetricia y se ha remodelado todo el piso de obstetricia y desde el año 2008 tienen unas salas especiales llamadas “TPR” (Trabajo de parto, Parto y Recuperación), que son habitaciones individuales con baño completo propio en donde la mujer que llega a la guardia en trabajo de parto se instala junto con uno o dos familiares que ella elija para pasar allí todo el proceso, tanto el trabajo de parto -dure lo que dure-, el parto y la recuperación hasta que el bebé esté listo para irse con ella a la sala general, todo junto con su acompañante. Tienen una camilla grande especial que se puede articular para que la mujer elija si quiere parir acostada o sentada, y también hay un banquito en forma de U y una liana de sogas que cuelga del techo para todas las mujeres que prefieran pujar sentadas en el banco ayudadas por la soga y/o parir paradas, en cuclillas o agachadas. El TPR es el sistema de elección para llevar a cabo partos humanizados, no sólo porque asegura y respeta los derechos de la embarazadas sino porque resguarda su intimidad también. El personal médico se hace presente allí sólo para controlar la evolución y durante el parto, pero todo el trabajo de parto la mujer está tranquila en la intimidad del TPR solamente con su acompañante.

He visto algunos partos por guardia y en verdad funciona como dicen. Yo estaba ansiosa por ir a ver qué pasaba cuando escuchaba los gritos de las parturientas, pero la médica me dijo que tuviera paciencia y que ya iba a suceder, y nadie atosigaba a las futuras madres. Estaban solitas con sus acompañantes, cada una en su TPR haciendo su trabajo de parto. Cuando estuvieron listas, ahí mismo parieron, con palabras de aliento y lo que a mí me pareció un trato muy ameno. Algunas se animaron al espejito, otras a tocar la cabeza de su hijo naciendo. Todo el proceso se vive con naturalidad, y cuando hubo que intervenir para sacar a un bebito por cesárea de urgencia, se hizo rapidísimo. Me pareció interesante difundir esto, porque no todas las mujeres tenemos acceso a una clínica privada y no por eso tenemos que tener un parto sistematizado que no podamos disfrutar. En este hospital tanto el equipo médico como las instalaciones están preparados para un parto muy respetado y lindo, y es público, puede ir cualquiera. Ojalá que esta iniciativa se contagie en muchos más hospitales públicos en todo el país.

¿Qué opinás de los partos domiciliarios?

Creo que ninguna mujer debería parir en su casa. Es muy común escuchar el argumento que dice que “nuestro cuerpo está biológicamente preparado para parir”. Si bien es cierto, el cuerpo de la mujer (y el de su bebé) no siempre están preparados para que esto ocurra de una forma tal que tenga un final feliz para ambos. Y hay que estar preparada. Hay muchas cosas que aún con los avances de la medicina moderna no pueden preverse con anterioridad y pueden salir mal en el momento, no sólo durante el parto sino después de él. No voy a entrar en detalles porque no quiero asustarlas sin sentido, pero a veces son cosas pequeñas y a veces son graves y pueden requerir atención inmediata de diversa complejidad, y no es lo mismo tener un quirófano o una sala de neonatología a pasos que a varios minutos de auto o ambulancia. Cómo va a llegar nuestro bebé al mundo es algo que no podemos saber con certeza hasta que no suceda, y a veces no llega como lo esperábamos y necesita ayuda. A veces nosotras necesitamos ayuda porque nuestro cuerpo no responde como la naturaleza dicta que debería. Yo siempre me pregunto por qué una mujer que vive sin necesidades económicas en una ciudad en el año 2013 decide someterse a ella misma y a su hijo a los peligros de un parto sin asistencia como se hacía hace 500 años. O mucho menos también. Hace casi 60 años nacía mi padre, muy grandote él, muy pequeña mi abuela, muy rústico el parto, muy pocas las opciones, la cesárea no era una de ellas. Nació con un trauma obstétrico que le produjo una parálisis braquial permanente del brazo derecho. Vivió toda su infancia enyesado, pasó por muchísimas operaciones y quedó discapacitado de por vida. Créanme que si la medicina moderna nos ofrece herramientas para evitar estas cosas, tenemos que usarlas. No tiene sentido renegar de ellas. Sobre todo porque la mayoría se basa en mitos que no son ciertos o en miedos infundados.

Teniendo en cuenta que hay mujeres que tienen miedo de parir en la casa pero sin embargo desean vivir la experiencia de un parto respetado ¿qué cuestiones debería tener en cuenta una parturienta a la hora de ejercer sus derechos en una institución médica? ¿Qué debería exigir?

Parir en una institución médica no es sinónimo de tener un parto aterrador y traumático, dirigido por un médico horrible, en el que no sepamos nada de lo que está pasando a nuestro alrededor. Todas tenemos que saber que por ley tenemos derecho a un parto humanizado y respetado. Lamentablemente no todas las instituciones ni todos los profesionales se encargan de ello, por eso es fundamental hacer un poco de investigación y elegir, siempre elegir. Se me ocurren algunos consejos para las embarazadas:

Con respecto al obstetra, hay que investigar. Creo que no hay que tener miedo de probar con dos, tres o los que necesites hasta encontrar al indicado. Tiene que ser alguien que te escuche, que te revise siempre, y que te explique todo. Jamás te vayas del consultorio con una duda. También es importante que sea alguien que pueda darte consejos pero no imponértelos. Que respete lo que, en principio, vos tengas ganas de hacer, y si no es compatible con su consejo que busquen juntos algo que funcione.

El Pediatra. Muchas mamás buscan al pediatra una vez que ya tuvieron al bebé, y mi consejo es que lo hagan antes. Durante el tercer trimestre del embarazo conozcan pediatras y elijan a uno que les guste. Está bueno ir conociéndolo de antes, que el pediatra ya empiece a conocer la historia de ustedes y de su familia. El pediatra atiende niños pero lo hace en el contexto de su familia y ésta es un elemento fundamental para la atención de cualquier niño. Este es el médico en el que más te vas a apoyar durante la primera década de tu hijo, y quizás te da más seguridad saber que cuando nazca ya tiene un profesional elegido por vos que te da seguridad para que lo atienda.

El Hospital. Como no recomiendo parir fuera de uno, aconsejo que hagan investigación también en este área. ¿Cómo se atienden los partos? ¿Dónde se hacen? ¿Cómo son las instalaciones? ¿Cómo es la internación después del parto?

Preparto. Hagan el curso!!! No es una gilada de mamis, créanme. Les van a enseñar a respirar y a pujar, que es fundamental. Una embarazada que sabe respirar, que sabe conectarse bien con su cuerpo y que sabe exactamente cómo pujar, seguro tiene un parto genial. A veces sólo con pujar bien se evitan la episiotomía, los desgarros, los partos muy prolongados, los dolores de más, los hematomas en el bebé, etc.

¿Cómo parir? ¿Parto o cesárea? El parto siempre, siempre es mejor que la cesárea. La cesárea es una intervención quirúrgica y debería realizarse sólo en los casos indicados. No vamos a debatir sobre las cesáreas electivas porque sobre esto ya escribió @angulita, pero no le tengan miedo al parto, ni se estigmaticen si tienen que ir a cesárea. Confíen en el criterio de sus médicos y siempre (cosa que les voy a repetir hasta el cansancio) pregunten todo. Todos tenemos derecho a saber qué nos está pasando y por qué tenemos que hacernos un procedimiento, ya sea diagnóstico o tratamiento. Si tienen que ir a cesárea pidan que les expliquen siempre por qué y pregunten todo.

¿Cuáles son las prácticas de parto instaladas que son realmente necesarias?

El enema es siempre opcional. La mayoría de las mujeres liberan un poco (o mucho) de materia fecal cuando pujan. Es normal. Si prefieren pueden pedir un enema cuando se internan para parir, si no quieren no es obligatorio. Y no se avergüencen tanto que los médicos vemos cosas asquerosas todos los días, estamos acostumbrados.

El rasurado también es opcional. En algunos lugares te rasuran de rutina y a eso hay que decirle un no rotundo. Si quieren se van depiladas, si quieren piden que las rasuren y sino no. Es lo mismo. El bebé sale igual!

La episiotomía siempre es opcional pero ya no queda a criterio de la embarazada. Hacerla de rutina es una mala práctica médica. Hay que pedirle expresamente a quien recibe al bebé que haga todo lo posible por evitar la episiotomía, pero sepan que si se hace es porque el desgarro es mucho peor. 

La posición de parto también es opcional. Para esto es fundamental que hayan elegido un buen hospital que les de la libertad que quieran para hacer el trabajo de parto y el parto. Pujen en la posición en la que tengan ganas en ese momento. A veces la cintura duele tanto que prefieren acostadas, a veces prefieren sentadas, otras paradas o agachadas. Pidan que las ayuden y pidan pujar como lo sientan en ese momento. 

La epidural siempre es optativa, pero no crean que por no aplicársela son madres más grosas. Sentir más o menos dolor durante el parto es algo personal y no tiene más mérito una mamá que elige no dársela. Yo soy de las que creen que no tiene sentido sufrir mucho cuando se lo puede evitar, así que soy pro anestesia si duele mucho. Algunas dicen que la epidural hizo que no sintieran ni siquiera al bebé pasando por el canal de parto y que se perdieron esa sensación mágica. Otras dicen que sintieron tanto tanto dolor sin la anestesia que no pudieron disfrutar de nada. El umbral del dolor es personal, pero no elijan sufrir al pedo por pretender ser mártires de sus propios hijos. Traten de disfrutarlo. 

Con respecto al goteo, cuando una embarazada llega con contracciones y se verifica que está en trabajo de parto, se espera. Para que el trabajo de parto llegue a buen puerto, tienen que pasar 2 cosas en simultáneo: el aumento de la frecuencia e intensidad de las contracciones, y la dilatación. Si bien es importante que apenas llegan a la guardia no les enchufen el goteo de oxitocina de rutina, también es importante entender que si la dilatación avanza pero las contracciones no, hay que inducir el parto con goteo. El goteo algunas veces se utiliza para acelerar el proceso y evitar llegar a la cesárea. De nuevo, lo importante es preguntar ¿Por qué me tienen que poner oxitocina? ¿Puedo esperar? Y si se los permiten (cosa que deberían), elijan lo que quieren hacer.

El acompañamiento es fundamental. Durante el parto van a sentirse desbordadas y las madres deberían estar acompañadas por quien deseen. Si la enfermera las trata de una forma que no les gusta, pidan otra. Pidan lo que necesiten. Los médicos van a estar esperando ese bebé con mucha emoción, se los aseguro. Algunos les permiten tocar el pelito del bebé mientras va saliendo, o les dan un espejo para que vayan viendo cómo nace. No tiene por qué ser traumático. Es un momento emocionante para todos los que están ahí.

Después del parto, si el bebé está bien, enseguida se los van a traer. La conexión del bebé con su mamá es algo a lo que cada vez más la medicina le está dando importancia y por eso se prioriza. Se sabe con certeza que los bebés que desde que nacen son amamantados y mimados por las madres tienen menos enfermedades (sobre todo infecciosas) cuando crecen. Por eso hoy en día no se espera al corte del cordón para apoyar al bebito en el pecho de su mamá, por ejemplo. Es por todo esto que creo que no es necesario poner en riesgo nuestras vidas y las de los bebés yéndonos a parir a una casa para tener un parto humanizado. Si nos informamos bien y elegimos bien dónde y con quién, podemos parir sanamente, en un ambiente apropiado y respetado, y vivir una experiencia plena y feliz.

Anuncios

10 pensamientos en “Entrevista a Julieta Lubiniecki, residente de pediatría en Hospital de Niños Pedro Elizalde

  1. Las mujeres eligen parir en su casa porque es la única manera de escapar de innumerables intervenciones innecesarias y riesgosas que se les practican sistemáticamente con la única finalidad de acelerar el trabajo e irse a su casa antes. Hacer parir a las mujeres panza arriba es el ejemplo más elocuente de prácticas iatrogénicas habituales en nuestro sistema.

  2. Si, está bueno que se difunda, y que sea un hospital público el que está haciendo vanguardia. Por algún lado leí que en el hospital de morón están iniciando una movida similar. De todas formas lo que dice Julieta está claramente filtrado por su historia y su visión médica del nacimiento. Son muchos los profesionales (obstetras, parter@s, neonatólog@s) contrarios a la idea de que es más seguro tener un bebé en una institución que en casa.

  3. Tal cual Flor, por eso le hice la entrevista a Julieta. Está bueno compartir que hay lugares que están acondicionando sus instalaciones de acuerdo a esta nueva perspectiva. De a poquito habrá cada vez más

  4. Muchas de las mujeres que eligen un parto domiciliario lo hacen porque en la gran mayoría de las instituciones el riesgo de intervenciones innecesarias y maltrato es más alto. Lo del Álvarez es la excepción a la regla, casi todos los hospitales y clínicas se cag** en el parto respetado.

  5. Me encantó. Una opinión muy coherente. Me gusta que desmitifique la cesárea; no es lo mejor, pero a veces no queda otra, como en mi caso. Como dice Julieta, para mí fue clave confiar en mi médico, que me explicó con amor y paciencia que si el bebé no bajaba era por algo. Fuimos a cesárea y vieron que tenía el cordón enredado en la manito. Había otra chica en la sala de al lado que, cuando el doctor le dijo que había que ir a cesárea, no quiso, y puso en riesgo la vida de su bebé que terminó naciendo por cesárea horas después.

  6. Excelente persona mi amiga Julieta y sin dudas una excelente profesional. Mi experiencia del parto sin epidural fue genial. Fueron mucho mas molestas y dolorosas las contracciones que el parto en si. Quizá porque me concentre desde un primer momento en la llegada de mi hijo y era tanta la felicidad que el dolor paso a un segundo plano totalmente. Y la respiración fue fundamental. Y otra cosa primordial, me olvide del miedo a que algo salga mal. Confíe en la partera que es una genia, y en la medica, y en el neonatologo que ya había elegido previamente y lo tenia paradito al lado mio, bah de mi marido. Lo tuve en Concordia, entre Ríos, en la clínica Garat.

  7. De lo más informativo y coherente que leí desde que estoy embarazada. Lamentablemente vivo en otra ciudad y no conozco demasiadas opciones como la que cuenta Julieta en el Hospital Álvarez, pero estoy buscando, informándome y ahora con 6 meses y medio de embarazo estoy por hacer consulta con mi tercer obstetra (muerta de miedo, claro)
    Yo intento confiar en el sistema de salud, pero es difícil. Con más o menos variaciones los obstetras dicen siempre lo mismo ‘en principio no hay ninguna necesidad de llegar a una cesárea, siempre la primer opción en un parto natural’ pero la realidad, estadísticamente, muestra que en mi ciudad (Santa Fe) el 70% de los nacimientos son por cesárea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s