¡Mujer, mujer, liberate!

En Madre hay una sola por @scootercita

Mi madre es una buena madre. De hecho cumple con todos los requisitos con los que debería cumplir una mujer que desea formar una familia: es amorosa, cálida, confía mucho en sus hijas y lo que para mí siempre resaltó más de ella es que siempre se rompió el lomo por su familia. Labura desde los 14 años y fue el sostén de la familia cuando mi papá se quedó sin trabajo.

mujerEsta mujer-todoterreno-yo-todo-lo-puedo trabaja, cocina, va al gimnasio, arregla su jardín, va a la peluquería, maneja, se encarga todavía de mi hermana menor, un poco también de mí, de mi papá, de su mamá. Sin embargo, en el último tiempo se dedica a hacer únicamente las cosas que le gustan. Se volvió fácil: si no le cabe no lo hace. Si no quiere cocinar, no cocina. Si no quiere tender la ropa, no la tiende. Si no quiere escucharte cuando le estás hablando, tampoco te escucha.

El problema no radica en que ella redireccione sus energías o su tiempo sólo a las cosas que le dan placer. El problema radica en la culpa que ella siente por haber dejado de ser la que atiende a todos, la que está todo el tiempo y cumple al pie de la letra mandatos familiares de  amas de casa. Cuando ella decide no cocinar, no se limita a decir “no voy a almorzar, voy a hacerme un café con leche, cocinate vos”. No. La respuesta es “yo, querida, ya las crié y les hice su papilla cuando eran bebitas, m’hijita, así que no me rompas las pelotas”. Bien clarito.

Cuando le sugerí que reflexionara acerca de sus contestaciones a la defensiva para justificar sus no-ganas de ocupar el “rol de madre”, el “rol de ama de casa”, se ofuscó y desvió la conversación. Y en el fondo no me sorprende. Hace algunos días escuché a mi hermana decir que cocinarnos es obligación de mi mamá. Obligación. Ahora bien: ¿quién crió y cría a mi hermana? ¿Quién le enseñó a mi hermana cuál es el rol que debe ocupar cada miembro de la familia? En principio, mis padres.

Siento que mi madre, la que pregona un discurso progresista de liberación femenina, de hacer valer los derechos de la mujer, la que tiene los ovarios bien puestos para sacar adelante una familia, no puede con su contradicción y siente culpa por dejar el lugar conservador de la mujer: el de atender al marido, atender los asuntos de la casa, atender a sus hijas. Y se evidencia cuando se espanta porque yo, su hija mayor, no sé cocinar un huevo frito sin ningún tipo de remordimiento, o cuando tiene que decir que no a una supuesta obligación como sería esperar a mi papá con la comida lista.

Me gustaría que entendiera y se amigara con la idea de que no necesitamos una yiddish mammele y que nosotras valoramos su libertad, porque eso es lo que nos enseñó. Necesitamos una mamá que nos acompañe pero que sea feliz con sus proyectos, sin pensar en nosotras todo el tiempo, que ya estamos bastante grandes y nos valemos por nosotras mismas. Al fin y al cabo, las familias se forman para ser un equipo (como diría @angulita) en el que todos se sacrifiquen por él, no sólo el armador.

 

 

Anuncios

4 pensamientos en “¡Mujer, mujer, liberate!

  1. Creo que el rol de madres todo-poderosas fue un rol muy fuerte, al que todavía se aferra una sociedad que no para de cambiar. Después de todo, si madre había una sola, tenía que ser la mejor. Y no niego que esto es verdad, que la figura materna es fundamental en el desarrollo de una persona. Pero también creo que tendríamos que de a poco volver a repensar un refrán campesino ahora ya olvidado: se necesita una aldea para criar a un niño. Hemos recibido el mandato de que teníamos que cargarnos nosotras, una tarea tan compleja y abrumadora como la de educar a un ser humano. No solo darle de comer, cambiarle los pañales. No, trasmitirle valores, enseñarles a ser en el mundo. Un mundo que no para de cambiar. Aprendamos a decir: si, soy una madre, pero eso no me transforma en un ser sobrenatural. Si, soy una madre, pero sigo siendo una mujer, que siente, que se cansa, que le duele. El equilibrio existe, no es es cuestión de pasarse para el otro lado, no se trata de ser abandónica. Cuando se producen cambios, cuando se permite pensar todo de otra manera y reconfigurar los roles hay momentos de “romper todo”. Esto es así, casi creo que es natural, una suerte de mecanismo. Hasta que recuperamos el equilibrio, y aprendemos a decir, amorosamente: no puedo, no quiero, ayudame.

  2. Sí, mi madre oscila entre las dos cosas a mi entender, pero no por el abandono per se sino porque no sabe dónde posicionarse de manera que ella pueda ser feliz pero que el resto no le reproche su “giro”. Lo que más me preocupa de todas formas es que ella no asuma su contradicción y crea que la solución sea rebelarse cual adolescente contra el sistema. En fin, como diría mi psicóloga, si ella no hace el cambio pues tendré que hacerlo yo para tener una relación más sana. Besos @tatapica!

  3. Mi mamá, cuando se separó de mi viejo usó mucho el discurso de “madre todo poderosa” que se hizo cargo de 3 hijos, que sostuvo económicamente a la familia, que se ocupaba de su madre también (viviendo en casa). Esa imagen de mujer me condicionó mucho al momento de separarme porque de algún modo inconsciente también trataba de sufrir, pasarla mal, que todo me cueste un huevo y sin embargo, más allá de miles de complicaciones, encontré a un hombre que me acompañó en todo lo que pudo y con el que construí (también después de mucho tiempo) una nueva familia. Qué bueno que lo veas así lo que le pasó a tu mamá, a mi me costó muchos años de terapia. Es re valeroso que nuestras madres hayan hecho eso pero ¿todo el tiempo me tenés que pasar la factura? por más que hayas hecho todo eso por mí, vale para que ahora no te importe nada de nada? Estaría bueno regular entre esa idea de madre todopoderosa y madre abandónica, que sea libre pero que no se vaya de viaje todos mis cumpleaños. Intento no transferirle todas esas mochilas a mi hijo, que valore lo que hago pero sin ese peso. Abrazo a @angulita por este espacio tan catártico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s