“La escuela mata la creatividad”

Parece que el TDAH (Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad) era un bleff. Salió una nota en Las 12 que cuenta que siete meses antes de morir, Leon Eisenberg, psiquiatra mundialmente famoso por haber descrito por primera vez esta enfermedad, confesó que se trata de una enfermedad ficticia. Las explicaciones se pueden ajustar al sadismo de las industrias farmacológicas y a la intolerancia a las conductas diversas, fuera de los parámetros establecidos, socialmente molestas. creatividad

Cuando leí la nota recordé un episodio de la serie “Los Soprano” en donde Tony y Carmela son citados en la escuela de su hijo preadolescente por sus conductas “inapropiadas”. El vocero del gabinete psicopedagógico le dice al matrimonio que su hijo “no presta atención en clase, se distrae con sus compañeros y hace travesuras que perturban el normal funcionamiento de las clases por lo que intuyen que sufre de TDAH”, a lo que Tony Soprano responde “¿y que espera de un chico de 13 años?”.

Hay varias cuestiones: Primero, el peligro de la estandarización de los comportamientos. ¿Cómo luchamos contra eso si la escuela como institución es la primera que establece parámetros fijos de las conductas esperables de nuestros hijos? Segundo, es estigmatizante para un chico que le diagnostiquen enfermedades mentales o lo mediquen. Incluso que lo envíen a terapia psicológica porque su comportamiento no se ajusta a estándares. Tercero, a la escuela no le importa la particularidad de cada chico: la escuela uniforma, estandariza, empareja. Cuando el chico llega a los 18 años y tiene que elegir que estudiar aparece la famosa “crisis vocacional” y los padres se preocupan porque nada le gusta o nada le interesa cuando durante la infancia esas pequeñas “pasiones” fueron ignoradas.

Tengo un gran conflicto con el sistema educativo en general. Hace unas semanas la maestra de mi hijo me citó y me dijo que lo notaba disperso, que no prestaba atención a lo que ella decía y que, en los dibujos que hacía, no organizaba bien las partes del cuerpo. ¿Cómo se hace para no desestimar una opinión de alguien cualificado sin caer en el alarmismo? Cuando le conté a mi amiga @tatapica me pasó el video de una conferencia TED que se llama “La escuela mata la creatividad“. Básicamente, Ken Robinson explica que todos los sistemas educativos del mundo jerarquizan las materias de la misma manera: primero las matemáticas y las lenguas; después las ciencias y por último lo creativo, artístico, lo lúdico. La escuela, dice Ken Robinson, “tiende a educar de la cabeza para arriba” desestimando algo tan importante como nuestro cuerpo. Agrega que todas las personas no organizan su pensamiento de la misma manera: “algunos para pensar necesitan moverse“. También dice que los niños son una fuente potencial de talentos y que la educación estandarizada y el pensamiento académico van aniquilando progresivamente esas capacidades.

cereborCuando salí del jardín me quedé con ganas de decirle a la maestra que mi hijo hace rompecabezas de 100 piezas solo; que navega fluidamente por internet; que se interesa en el conocimiento anatómico; que sabe nombres de dinosaurios de 35 letras, etc. Que quizás su necesidad y su interés pasa por otro lado y ella (no como maestra, sino como figura que representa la institución educativa) no lo sabe o no lo puede captar. Enseñan como me enseñaban a mí, hace 25 años atrás, y esperan interpelar a los chicos de la misma manera sin tener en cuenta los cambios del mundo y de la manera de aprender. ¿No hay un desfasaje ahí? ¿Qué podemos hacer como padres para complementar esa carencia del sistema educativo?

Les dejo la conferencia de Ken Robinson. Escuchen especialmente la anécdota de la coreógrafa que cuenta casi al final.

Anuncios

24 pensamientos en ““La escuela mata la creatividad”

  1. Yo estoy convencida de que la escuela sí mata la creatividad y que básicamente ese es su objetivo. Una gran mayoría de docentes hará su trabajo con amor y convencidos de que hacen la diferencia, pero la escuela es el instrumento del estado (mas bien de quienes manejan sus hilos) para formar ciudadanos de X características. Yo creo que lo que tenemos que lograr es que el fomento de las potencialidades particulares de cada niñx no sea exclusivo del que tiene “el futuro asegurado” como dice un comentario. “La educación prohibida” me parece un buen documental que grafica la situación actual e histórica de la educación; lamentablemente acceder a una escuela distinta es prohibitivo para la mayoría de las personas pero eso no es culpa de los realizadores del film. Se tiende mucho a descalificar ciertas cuestiones por snobs, como el parto domiciliario o la educación no tradicional cuando de lo que se trata es de hacernos respetar, de exigir más porque merecemos más.

  2. todavía no vi el documental pero acá lo recomendaron unos cuantos. Estoy de acuerdo con vos 100% en la valoración de la escuela pública. Es verdad que la educación, como dijo Lin,a democratiza, iguala, y eso es importante. De la otra pata -la de las particularidades de nuestros hijos- nos haremos cargo los padres. Beso Nati!

  3. ufff. El alma de pedagoga (y nada tiene que ser con la psicopedagogía) y trabajadora de la educación hace que piense dos veces antes de escribir. Y debo aclarar que no leí todos los comentarios…
    Más allá de lo que pienso de la enseñanza, la educación, y el aprendizaje voy a sostener acá la bandera de la escuela pública. Esa, que hace que los pibes de la quiaca y los pibes de moreno, y los de capital, y los de la prov.de bs as tengan algo que los iguala, en algún mínimo punto, a pesar a sus condiciones materiales.
    Cuando ví la Educación prohibida me indigné tanto…el neorliberalismo ha calado tan hondo que a veces se dibuja de progresismo. Una político educativo muy groso me resumió el documental diciendome: “nos quieren hacer creer que nuestros pibes, sentados en el piso y haciendo germinaciones, van a tener las mismas posibilidades que los hijos de los ricos que van a una escuela con ese tipo de pedagogía solo porque tienen el futuro resuelto.”
    Ese día escribí este post: http://www.mejorsinvoz.blogspot.com.ar/search?q=una+respuesta

    Besos!

  4. Qué buenos comentarios que tiene este post. Daría para escribir una nota si fuera o fuese periodista.
    Me quedé pensando en el comentario de la chinchu sobre la estandarización y la democratización e inclusión y un tuit que leí de @NatalieRouge que labura en una escuela de Moreno a la que le acaban de querer afanar una estufa. Es obvio que tampoco podemos pedirles a los docentes que con 30 pibes en el aula y realidades diferentes traten de fomentar su creatividad o su individualidad todo el tiempo, pero también existe un delirio de llamar a los padres por cualquier síntoma que sea “el nene no presta atención, no responde a las consignas, etc., etc,” que me parece está más relacionado a modos de enseñar que han quedado caducos en el medio en el que se mueven los chicos hoy que hace que ellos no estén demasiado interesados y que habría que reveer. A mi sobrino de 5 años lo llevaron a hacer estudios de toda índole, a especialistas de toda clase, lo llevan a la psicopedagoga y a la fonoaudióloga porque tuvo miles de problemas a partir del nacimiento de sus hermanas gemelas (de conducta y atención), le están poniendo tanta presión y tanta atención en que sea “normal” su comportamiento que -creo- es contraproducente.
    PD1: No pude entender las críticas a Robinson porque no sé inglés, si podés resumime un poquito porque me interesa
    PD2: Gracias a @angulita por la dedicación del post y por este blog, que está cada día mejor. Hasta Tinelli y el Maipo no para.
    PD3: Dormí dos horas así que disculpen el desorden de este coment

  5. Después de escribir y borrar muchas veces, de pensar en acortar y sin darme cuenta ir extendiéndome más.. salió un post, pero aún así quiero dejar dos frases alentadoras frente a la crisis que atraviesa la educación y la imagen de educante y educando respectivamente:

    “La educación es el punto en el que decidimos si amamos al mundo lo bastante como para asumir una responsabilidad por él y así salvarlo de la ruina que, de no ser por la renovación, de no ser por la llegada de los nuevos y los jóvenes, sería inevitable.
    También mediante la educación decidimos si amamos a nuestros hijos lo bastante como para no arrojarlos de nuestro mundo y librarlos a sus propios recursos, ni quitarles de las manos la oportunidad de emprender algo nuevo, algo que nosotros no imaginamos, lo bastante como para prepararlos con tiempo en la tarea de renovar un mundo en común…” Hanna Arendt, “La crisis de la educación”. En Entre pasado y futuro. Ocho ejercicios sobre la reflexión política. Península. 1996. (p. 208)

    “Hay que admitir que lo “normal”, en educación, es que la cosa “no funcione”: que el otro se resista, se esconda o se rebele. Lo “normal” es que la persona que se construye frente a nosotros no se deje llevar, o incluso se nos oponga, a veces, simplemente, para recordarnos que no es un objeto en construcción sino un sujeto que se construye.”
    Meirieu, Philipe, “Frankenstein educador”. Barcelona: Laertes. 1998 (p.73)

    Ah y les sugiero que vean La Educación Prohibida, una película nuevita acerca de nuevos modos de enseñar. A continuación el link para ver online, que la disfruten!

  6. entiendo lo que significa sentir que no se están apreciando desde la escuela un montón de saberes y comportamientos de los chicos. sin embargo, pongo acá una crítica que resume bastante bien algunas cosas que pienso sobre el video de robinson. http://edtechnow.net/2012/01/20/sir-ken-robinson/
    pienso en la necesidad de educar para dar trabajo, educar para dar herramientas inclusivas, educar para permitir un manejo de lenguajes comunes en una sociedad desigual. muchas veces, estandarizar es, de hecho, democratizar.
    creo que, más allá de todo lo criticable del funcionamiento de las instituciones educativas y la chatura que ya conocemos, educar para estandarizar y educar para aprender a funcionar en la sociedad contemporánea son cuestiones que no veo negativas, sino, por el contrario, facilitadoras de inserción y movilidad.
    finalmente, más allá de algunas bestias que dan clase y cuyo ataque comparto, a veces siento que a los robinsons les falta mucha aula.

  7. Me siento un poco atrevida comentando esto cuando todavía no arranqué a dar clases, pero es increíble cómo cuando entrás al profesorado empezás a ver las fallas que se presentan y cómo como (futura) docente querés cambiarlas.
    Como te dije en twitter, este tema es uno de los tantos que me preocupan como futura docente. Si bien el plan de estudios cambió, en teoría nosotras salimos más preparadas para dar clase, sé que en algún momento me voy a chocar contra una pared. En el profesorado es un debate constante el de cómo respetar las individualidades de cada alumno y no excluirlos, cómo evitar generalizar con ellos y cómo no abusar del “poder” que tenemos sobre nuestros alumnos, por nombrar tres temas constantes. Personalmente, me da miedo olvidarme que cada pibe/piba que tengo enfrente es un ser totalmente distinto al que tiene al lado y no todos aprenden de la misma manera y con los mismos tiempos. Privilegiar el cuánto enseñaste a fin de mes vs. si tus alumnos realmente aprendieron de vos y vos de ellos.
    Con respecto a “dejar colgada” la creatividad de los alumnos creo que es verdad, pero que por lo menos los profesores que tengo tratan de evitar que caigamos en mandar a hacer mil tareas con el manual y listo. Un pibe no sabe más simplemente porque está en Junio y ya va por el tercer cuaderno de 50 hojas. ¿Es más complicado pensar actividades que no sean las típicas? Si, por supuesto, seguro nos llevaran un poco más de planificación. Pero creo que vale la pena aunque sea intentarlo.
    Tengo fe y ganas de cambiar todo todavía, será porque recién arranqué o porque siempre fui muy idealista. Pero creo que es importante transmitir todas esas ganas en el aula, sino no vale la pena intentar ser docente.
    Hay muchas cosas más que quiero comentar pero no sé expresarlas correctamente, solamente voy a cerrar con que: el diseño curricular cambió, nuestro plan de estudios cambió, habrá que ver si eso es suficiente.
    ¡Besos!

  8. Me siento un poco atrevida comentando esto cuando todavía no arranqué a dar clases, pero es increíble cómo cuando entrás al profesorado empezás a ver las fallas que se presentan y cómo como (futura) docente querés cambiarlas.
    Como te dije en twitter, este tema es uno de los tantos que me preocupan como futura docente. Si bien el plan de estudios cambió, en teoría nosotras salimos más preparadas para dar clase, sé que en algún momento me voy a chocar contra una pared. En el profesorado es un debate constante el de cómo respetar las individualidades de cada alumno y no excluirlos, cómo evitar generalizar con ellos y cómo no abusar del “poder” que tenemos sobre nuestros alumnos, por nombrar tres temas constantes. Personalmente, me da miedo olvidarme que cada pibe/piba que tengo enfrente es un ser totalmente distinto al que tiene al lado y no todos aprenden de la misma manera y con los mismos tiempos. Privilegiar el cuánto enseñaste a fin de mes vs. si tus alumnos realmente aprendieron de vos y vos de ellos.
    Con respecto a “dejar colgada” la creatividad de los alumnos creo que es verdad, pero que por lo menos los profesores que tengo tratan de evitar que caigamos en mandar a hacer mil tareas con el manual y listo. Un pibe no sabe más simplemente porque está en Junio y ya va por el tercer cuaderno de 50 hojas. ¿Es más complicado pensar actividades que no sean las típicas? Si, por supuesto, seguro nos llevaran un poco más de planificación. Pero creo que vale la pena aunque sea intentarlo.
    Tengo fe y ganas de cambiar todo todavía, será porque recién arranqué o porque siempre fui muy idealista. Pero creo que es importante transmitir todas esas ganas en el aula, sino no vale la pena intentar ser docente.
    Hay muchas cosas más que quiero comentar pero no sé expresarlas correctamente, solamente voy a cerrar con que: el diseño curricular cambió, nuestro plan de estudios cambió, habrá que ver si eso es suficiente.
    ¡Besos!

  9. Lamentablemente este tema del ADHD es tan complicado que estaría bueno hacer un poco de historia. Hace unos años, no existía el término y se encuadraba dentro de una clasificación que gracias a dios no se usa más: disfunción cerebral mínima. Algo, no se sabía que, no andaba bien en el cerebro, pero era mínima. Ese “algo que no se sabía que” era la necesidad de encuadrar a quien se salía de los márgenes. Márgenes establecidos por un sistema rígido y lineal. Nace de la escuela psicológica yanqui que es biologisista y conductiva. La necesidad de darle una figura legal es donde nace el término actual. Les copio lo que dice el DSM IV que es el manual de psiquiatría donde están todas las patologías. (aclaración: no tienen que tener TODOS, con tener 6 de estos puntos es suficiente para caer en la etiqueta y la ritalina)
    “Desatención:
    (a) a menudo no presta atención suficiente a los detalles o incurre en errores por descuido en las tareas escolares, en el trabajo o en otras actividades
    (b) a menudo tiene dificultades para mantener la atención en tareas o en actividades lúdicas
    (c) a menudo parece no escuchar cuando se le habla directamente
    (d) a menudo no sigue instrucciones y no finaliza tareas escolares, encargos, u obligaciones en el centro de trabajo (no se debe a comportamiento negativista o a incapacidad para comprender instrucciones)
    (e) a menudo tiene dificultades para organizar tareas y actividades
    (f) a menudo evita, le disgusta o es renuente en cuanto a dedicarse a tareas que requieren un esfuerzo mental sostenido (como trabajos escolares o domésticos)
    (g) a menudo extravía objetos necesarios para tareas o actividades (p. ej. juguetes, ejercicios escolares, lápices, libros o herramientas)
    (h) a menudo se distrae fácilmente por estímulos irrelevantes
    (i) a menudo es descuidado en las actividades diarias
    2. seis (o más) de los siguientes síntomas de hiperactividad-impulsividad han persistido por lo menos durante 6 meses con una intensidad que es desadaptativa e incoherente en relación con el nivel de desarrollo:
    Hiperactividad
    (a) a menudo mueve en exceso manos o pies, o se remueve en su asiento
    (b) a menudo abandona su asiento en la clase o en otras situaciones en que se espera que permanezca sentado
    (c) a menudo corre o salta excesivamente en situaciones en que es inapropiado hacerlo (en adolescentes o adultos puede limitarse a sentimientos subjetivos de inquietud)
    (d) a menudo tiene dificultades para jugar o dedicarse tranquilamente a actividades de ocio
    (e) a menudo “está en marcha” o suele actuar como si tuviera un motor
    (f) a menudo habla en exceso
    Impulsividad
    (g) a menudo precipita respuestas antes de haber sido completadas las preguntas
    (h) a menudo tiene dificultades para guardar tumo
    (i) a menudo interrumpe o se inmiscuye en las actividades de otros (p. ej. se entromete en conversaciones o juegos)
    B. Algunos síntomas de hiperactividad-impulsividad o desatención que causaban alteraciones estaban presentes antes de los 7 años de edad.
    C. Algunas alteraciones provocadas por los síntomas se presentan en dos o más ambientes (p. ej., en la escuela [o en el trabajo] y en casa).
    D. Deben existir pruebas claras de un deterioro clínicamente significativo de la actividad social, académica o laboral.
    E. Los síntomas no aparecen exclusivamente en el transcurso de un trastorno generalizado del desarrollo, esquizofrenia u otro trastorno psicótico, y no se explican mejor por la presencia de otro trastorno mental (p. ej., trastorno del estado de ánimo, trastorno de ansiedad, trastorno disociativo o un trastorno de la personalidad)”.
    Ahora, digo, no se parece mucho a la descripción de la infancia. De chicos activos y curiosos? Yo soy psicopedagoga y trabajo hace 15 años en instituciones educativas de todos los niveles y en consultorio privado. Puedo decir que sólo vi UN ADHD real, pero chicos medicados, cientos. Voy a cerrar con una reflexión que me dijo una mamá a raíz de la medicación de su hijo: “no es él, las pastillas cambiaron mi hijo” y fin porque ya me fui al carajo con el comment.

  10. Me gusta el artículo y comparto la opinión. Es un tema muy complejo, mi experiencia en el sistema educativo, desde el rol de estudiante, docente, y madre es diverso y me provoca muchas contradicciones como dice el post.
    Pero desde mi experiencia concreta -que aún creo que es poca- (trabaje más de 8 años como preceptora de nivel medio) y a demás estudio historia lo que me ha llevado a tener que hacer muuuchas horas de observaciones y prácticas en colegios, puedo decir que uno de los principales inconvenientes (uno de tantos) a la hora de ejercer la “práctica docente” esta en el abismo que hay entre la “teoría (digamos lo académico) y la práctica (estar en un aula con 30 pibes)”, y ese abismo es tan grande que a veces descoloca y sobre todos si los recursos y el contexto no acompañan. Creo que no es lo mismo dar clases a 10 o 15 personas (niños, adolescentes o adultos) que a 40, o como a veces veo en el profesorado a 180… hay muchos factores, pero ahí es donde veo que la práctica docente se hunde en un mar de contradicciones y requisitos burocráticos que sistematizan la enseñanza.
    Me parece también que la pedagogía conductista aún prevalece en algunos lugares de enseñanza ya sea por comodidad o bien por ignorancia o en muchos casos por costumbre, hay ciertas cuestiones que se repiten sin resultado desde hace años y eso a ¿quién beneficia?. Hace poco leí “Educación y poder” de Michael W. Apple que plantea las siguientes preguntas ¿Cuál es la relación entre la educación y la sociedad de la abundancia? ¿Quién planifica, en último término, cómo se organizan la mayoría de las líneas en nuestros colegios, los planes de estudios y las enseñanzas prácticas? Estas son preguntas fáciles de plantear, pero difíciles de responder.
    Como dije al principio es un tema muy complejo, pero que estemos opinando al respecto y dudando y cuestionando las prácticas docentes actuales es un gran avance… mientras tanto (al menos en mi caso) mando a mi nene al jardín público (27 nenes por salita), donde probablemente lo noten inquieto (quien no!, a los 4 años) o muy curioso o activo…y las contradicciones me siguen comiendo la cabeza pero creo que eso también es un buen síntoma y que algo de a poco va a cambiar. Y aportaré mi grano de arena para que eso suceda como docente y como madre.
    excelente el post!

  11. Estoy sumamente interesada en estos temas, y de hecho desde antes de planear ser mamá tengo una idea para un emprendimiento sin fines de lucro que pienso encarar en algún momento de mi vida. No éste, claramente, pero no van a pasar muchos años.
    Desde ya, no puedo no coincidir con vos. Desde mi experiencia personal y desde algunos casos que tengo en mi entorno. Algún día compartiré contigo la idea, porque creo que desde tu disciplina probablemente te interese.
    Mientras tanto, comparto con vos, y te recomiendo sobremanera, esta película. Es totalmente gratuita, ya que se hizo justamente para discutir estas cuestiones: http://www.educacionprohibida.com/
    Beso.

  12. Este chiquito es producto de madres y padres como uds, que escucharon las sabias palabras de Robinson. Es una pena que no tenga subtítulos en español, pero se los dejo igual así practican el inglés (?)

  13. (Casi logro contenerme de responder…La culpa es tuya por hacer un blog adictivo)
    Como madre he sufrido maestras de terror, y he tenido la suerte de compratir la educación de mis hijos con grandes y hermosos seres humanos que eligieron la docencia y se desviven por ellos. Como padres docentes, las contradicciones nos atacan a troche y moche y no paramos de rompernos la cabeza pensando qué ofrecerles, cómo, dónde…
    Como docente lo mío es relativamente más fácil porque soy “la de teatro” entonces como que de movida quedo afuera de la rigidez del sistema.
    Y esa es la clave. No la currícula- que incluso incluye horas de “artística” y “educación corporal” en algunos distritos y las vacía de contenido al no respetarlas, no la mala-malísimamente-mala formación de los docentes que en un número exagerado estudian la carrera porque “es más fácil y tiene salida laboral”, no las familias que depositan niños en el colegio, ni las que pretenden que sin recursos de ninguna clase un pobre ser humano que se hace llamar docente le saque al chico siendo como mínimo Dalí… El gran, gran factor de conflicto es un sistema caduco, que sirvió para masificar la educación formal en una época donde era necesario para la evolución social y económica de los pueblos, pero que claramente no puede hacerle frente a la realidad en que vivimos.
    Pretender que todos estudien, que todos estudien lo mismo y preocuparse tan poco por los aprendizajes, por los tipos diferentes de saberes, por las necesidades de los sujetos con los que se trabaja, es el error que ha llevado a la educación a su decadencia; acompañado por un imaginario social en el que estudiar es lo mismo que saber, en el que un título, un promedio, son garantías de calidad por sí solos y en el que la sistematización se come la pasión.

  14. Ojalá maestros aislados pudieran cambiar el sistema educativo, pero lamentablemente no alcanza. Aunque como todo granito de arena siempre suma. Beso Pilo!

  15. AMO a Sir Ken Robinson. Creo que es muy claro en sus explicaciones y que tiene mucha lógica.
    Vi esta charla mil veces en los últimos años, siempre con la idea de que yo quiero ser así: no quiero anular las potencialidades de mis alumnos por mantener cierto orden y homogeneidad en clase. Pero hoy, como maestra de inglés de 1er grado, me doy cuenta de que no es tan fácil como él lo pinta. Sigo pensando que Robinson tiene razón, pero se me hace imposible atender las particularidades de 22 niños a la vez (5 de ellos con sobreedad y otros dos con un leve retraso mental), en un aula que está preparada para 15 alumnos. Y te estoy hablando de un colegio privado y caro. No me imagino lo que debe ser un primero de una pública con 40 alumnos. Es como tener 22 (o 40!) Cocos reclamando atención constante. Atame los cordones, limpiame los mocos, Fulanito se ríe de mí, mirá qué lindo lo que hago! Todo para YA mismo ¿Cómo se hace?
    De todos modos, creo que Robinson apunta a algo más macro. Es verdad que hay maestros que quieren que sus alumnos sean robots y me parece un absurdo, pero este tipo habla de un cambio en la currícula. Darle tanta importancia a la educación física y artística como a la literatura y las ciencias. Ese cambio eventualmente va a llevar a una transformación en las aulas. Quizás al principio no haya cambios en matemáticas o lengua, pero al menos los chicos van a tener la posibilidad de canalizar sus inquietudes artísticas (o cuales fueran) en el ámbito escolar.
    Claro que esta es mi visión desde el lugar de maestra. Habrá que ver qué pienso cuando sea madre…

  16. “se escapaba de la budinera”, gran metáfora. Creo, como vos, que el complemento está en la casa. Salvo que decidas educar a tus hijos en sistemas waldorf o algo distinto a la educación tradicional. Besos Noe!

  17. Yo siempre, siempre saco a colación cuando se habla de cómo el colegio “te corta las alas” el caso de mi mejor amiga Angeles. Piba brillante, siempre estuvo del culo, pero hasta el día de hoy es de las minas mas interesantes que conozco. No hubo maestra de primario que no la tuviese de punto. Que no la interpelara o la retara. Incluso se la olvidaron en el aula y cerraron con llave cuando estábamos en 3er grado. Una chica sensible, que cuando en el 1999 Nostradamus decía que se nos venía el mundo abajo, la llevaron a rezar a la capilla (!) para que se le calme el llanto desconsolado. Las maestras pareciera que olfateaban algo distinto en ella, no la recuerdo problemática pero bueno, de alguna manera se salía de la budinera en la cual nos querían poner a todos y hacían lo que podían, con mayor o menor grado de violencia. Y ella lo padeció. Hoy es actriz y hace doblaje para series, su vocación siempre estuvo clara y con mucho esfuerzo está encarando su vida para el lado artístico, ¿pero cuántos quedan en el camino?

    Ojo, tampoco soy una loca transgresora porque cuando me enteré que mi hermana en el secundario no tuvo química pero sí “técnicas generales de la organización” me volví loca. Sigo considerando que son bastante importantes las ciencias duras, es así, no me lo puedo quitar de la cabeza. No sabría decir qué modelo es el más adecuado ni cómo habría que repensar a la educación. Pero mientras tanto se debería al menos desde la casa, como pasó con mi amiga, llenar ese faltante en la currícula, estimular lo que en el colegio se olvida o no se considera prioritario.

    Hola, yo no comentó nada pero cada tanto me copo.
    Genial el post, as usual.

  18. Excelente Agus, y tu hijo un genio!! Yo creo que hay un cambio grande en la forma de ser y de aprender de los chicos, a raíz de las nuevas tecnologías, y eso se ve que el sistema educativo todavía no terminó de asimilarlo. Los chicos nacen con una compu en la mano! Eso sí el viejo Eisenberg un verdadero HDP, se acordó de tirar la posta unos meses antes de morir, mientras un montón de pibes son drogados con ritalina por el famoso TDAH!!

  19. Si, Vale. Encontrar ese equilibrio entre las reglas y su ser esencial. Y no quedar como “defiende-niño” pero no preocuparse de más. TAN DIFICIL TODO

  20. Es muy impresionante. A mí también me llamó la maestra diciéndome que no era para preocuparse, que era bastante normal para la edad, pero que se la pasaba desafiando límites, no quierendo respestar la autoridad de los adultos (o sea de ella) y que se sacaba el guardapolvo xq decía que tenía calor. Mi hijo no es una santo, está clarísimo y tampoco quise ponerme en el lugar de la madre “defiende-niño”, porque de hecho a nosotros nos está volviendo locos. Para cerrar, la seño agregó, “en todo lo demás es brillante, habla con perfecta claridad, habla de pintores y obras de arte, de dinosaurios, se interesa por todo lo que hablamos, le encantan los rompecabezas y los libros”. Ahora, la pregunta es por qué todo lo demás es un segundo plano, qué es lo esperable de un niño de 3 años que está en la etapa de desafío de límites, caprichos y berrinches? Es cierto que es un momento especial y que está bueno acordar pautas, etc. Pero ¿por qué pensar que todo eso que tanto me gusta de mi hijo (y que también me vuelve loca) que es su capacidad de preguntar, de moverse, de investigar, de ser curioso, de soprenderme con cada pregunta y hasta con cada desafío, debería ir de la mano de un niño pasivo, tranquilo y que acepte las reglas y las normas sin chistar? Por otro lado, la vida afuera es esto, reglas, normas, límites, a los que también hay que integrarse. Difícil equilibrio. Creo que lo importante es que, sobre todo como padres, nos banquemos respetar esas subjetividades, estimularlos y ayudarlos a atravesar la integración a una escuela y a una sociedad, que muchas veces les va a pedir que no sean ellos mismos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s