Los tabúes de la crianza

Babble es un website norteamericano para padres que, a través del humor, cuestiona los tabúes de la crianza a los que la mayoría de los padres occidentales estamos sujetos. Los creadores de Babble, Rufus Griscom y Alisa Volkman, están casados, son padres de 3 varones, trabajan juntos y, en el año 2010, estuvieron a cargo de una conferencia TED donde intentaron desmitificar 4 tabúes de la crianza. tabues

Dicen que cuando tuvieron a su primer hijo se dieron cuenta de todas las cosas que los amigos y familiares que ya habían tenido hijos les habían ocultado y que les resultaba increíble darse cuenta que existen mas tabúes en torno a la crianza de los hijos que en torno al sexo. Afirman que lo difícil que es el primer año de un hijo se debe en gran parte a la falsa publicidad que circula, lo que hace que uno tenga las expectativas muy altas y, por esa razón, la desilusión termina siendo violenta.

Acá van los tabúes de la crianza que Rufus y Alisa ponen en duda:

1) Uno no puede decir que no se enamoró al instante de su hijo. Dice Rufus “sentí un profundo afecto pero no se compara con lo que siento ahora, 5 años después. Se plantea el amor como algo binario, se ama o no se ama. Y para mí es más como un proceso”. Dice Alisa que durante el primer año de vida de cada uno de sus hijos lo llamaba el tío Rufus porque no hubiera podido reconocerlos en una rueda de reconocimiento de bebés (risas).

2) No se puede hablar de lo solitario que es tener un bebé: “En el embarazo sos la reina! Te llenan de atención, flores y regalos, incluso hasta en el momento del parto. Pero cuando llegás a tu casa, sola con el bebé, te sentís muy desconectada”, dice Alisa. Cuenta que le preguntó a su hermana, que ya tenía 3 hijos, porqué nunca le había dicho que se iba a sentir tan desolada y ella le respondió “porque se supone que eso no se le dice a una primeriza”. Ellos plantean que si! Eso se le dice a una primeriza. La honestidad y saber a que uno se enfrenta es lo que va a producir padres más geniales y menos frustrados.

3) No se puede hablar del aborto espontáneo: Al poco tiempo de tener a su primer hijo Alisa quedó nuevamente embarazada pero a los 5 meses de gestación el bebé murió. Dice que se sorprendió de no querer ver a nadie durante su duelo y que no sabía como iba a regresar a su vida normal: “me di cuenta que sentía mucha verguenza, como que había algo de culpa mía en esa pérdida. Pero a medida que empecé a salir y hablar con otras mujeres empezaron a salir historias similares de la nada, como si hubiera una sociedad secreta de mujeres que habían pasado por lo mismo. El aborto natural es una pérdida invisible, no hay ceremonias o ritos y eso también dificulta el apoyo comunitario”. Por ese motivo ellos plantean visibilizar y hablar de un tema tabú como la pérdida de los embarazos para que los padres que atraviesan esa situación se sientan acompañados.

4) No se puede decir que la felicidad promedio decayó después de tener un hijo: El mandato social dice que todos los aspectos de tu vida van a mejorar después de tener un bebé. A medida que envejecemos la edad es como una droga estabilizante, nada nos da ni demasiado placer ni demasiada tristeza, como si uno empezara a regular la felicidad. Te conformás con momentos específicos de alegría y felicidad, pero la pregunta sería ¿cómo podemos elevar el nivel de felicidad promedio? Dice Rufus que “el problema de tener el piso de felicidad tan bajo radica en que solemos transitar la crianza con las expectativas incorrectas. Es como si uno preparara la valija para viajar a Europa y bajara del avión para hacer trekking en Nepal. Puede ser una experiencia genial si uno tiene el equipo adecuado y llega ahí mentalizado. Si todos somos honestos en cuanto a estas experiencias difíciles de criar hijos quizás podamos elevar ese nivel promedio de felicidad”.

Acá va el video original de la conferencia TED. Está en inglés pero si quieren verlos subtitulado hagan click en este link

Anuncios

4 pensamientos en “Los tabúes de la crianza

  1. ahí en el video hay un gráfico de la cantidad de mujeres que pierden embarazos (creo que una de cada dos perdió, o sea es altísimo) y sin embargo, coincide en lo que dice Alisa, que hay una aura culpógena en relación a la pérdida. Es muy horrible, todos los duelos son necesarios.

  2. Ay! El aborto espontáneo. Yo perdí dos y me sorprendieron varias cosas. Primero, que les pasó a muchas mujeres, pero nadie habla del tema, como si fuera una vergüenza; y segundo, que es verdad que no hay ritos y es un duelo invisibilizado y ninguneado por muchos, como si ese bebé no hubiera sido algo real, al menos en lo imaginario, que también lo es. Ojalá no fuera un tabú tan grande.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s