Entrevista a Alejandra Laurencich, autora de “Lo que dicen cuando callan”

Alejandra Laurencich nació en Buenos Aires en 1963. Es autora de los libros de cuentos Coronadas de Gloria, que mereció el Tercer Premio del Fondo Nacional de las Artes, e Historias de mujeres oscuras, por el que obtuvo el Segundo Premio Municipal en 2011, y de la novela Vete de mí (2009). Lo que dicen cuando callan reúne los dos primeros libros de cuentos de la autora (Coronadas de gloria e Historias de mujeres oscuras) e incluye uno nuevo, que da título a este volumen. Esta nueva obra de Laurencich, editada este año, reúne historias de mujeres reales en lugares cotidianos. Y la maternidad es el tema que atraviesa gran parte de las historias de estas mujeres como algo perturbador y contradictorio. Además, Alejandra Laurencich es la fundadora y directora editorial de la revista literaria La Balandra y, desde hace más de veinte años, enseña el oficio de escribir. laurencich2

Leí en alguna entrevista que, si bien en tus relatos la figura del autor y el narrador no necesariamente coinciden, para escribir te nutrís de tus experiencias personales. ¿cuánto de tu propia experiencia de maternidad pusiste en juego para escribir “Lo que dicen cuando callan”?

Al momento de escribir un cuento la experiencia de mi propia maternidad se une indisolublemente a las observaciones sobre mi entorno o incluso a maternidades surgidas en mi imaginación, es muy difícil separar en porcentajes cuánto interviene de cada una. Cada cuento además, plantea escenarios diferentes, quiero decir: en cada caso se usa lo que uno cree que será beneficioso para el personaje, para desatar ese conflicto y darle resolución, y allí, mientras uno selecciona escenas, pensamientos, o líneas de diálogo para bajarlos al papel, no hay porcentaje claro, todo se mezcla y todo ese corpus “material” integrado por vivencias, relatos oídos, escenas vistas o imaginadas, está a disposición del autor, tanto como puede estar a disposición la cultura propia o ajena, la edad actual o la entrevista en gente mayor, lo experimentado o lo soñado. Puedo hilvanar algo que tiene que ver con mi maternidad con otra cosa que termina resultando en una madre desquiciada y resentida. Yo estoy siempre en estado de alerta, llamémosle así, absorbiendo modalidades, actitudes, frases, luego se mezclan con las que imagino detrás de esas paredes, y lo que a mí me puede haber sucedido en la infancia o como madre: es como un cóctel molotov. Difícil encontrar a dónde pertenece cada intervención cuando uno escribe.

laurencichLas mujeres que aparecen en los relatos no tienen el aura de esa maternidad edulcorada y romántica que aún hoy se sigue reproduciendo como posible, como real. ¿Cómo somos las madres reales contemporáneas?  

Hay tantas diferentes madres contemporáneas que no me atrevería a simplificar esa enormidad de caracteres o formas en una, quizá el rasgo que pueda identificar a una gran mayoría es la necesidad de desempeñarse bien (y ser exitosa, además) tanto en el territorio del hogar como en el del afuera, la empresa, el comercio, la actividad rentada, digamos. El tironeo entre los dos ámbitos es algo que suele representarnos, porque la autoexigencia es grande cuando se trata de demostrarle al mundo que uno puede con todo.

En los relatos el eje está puesto en mujeres cuyas vidas no tienen nada de extraordinario. Incluso hay algo perturbador en su forma de ser madres. ¿Cuánto aporta -si es que lo hace- la literatura y la ficción a la tarea de desacralizar ese rol de madre amorosa y superpoderosa que se refleja en los medios?

Esta es una pregunta que yo muchas veces me hago: ¿cuánto más extraordinaria puede ser la vida de una mujer que ha destacado en algún ámbito, pongamos por caso la danza, o la ciencia o las conquistas sociales, comparada a la vida de alguien que va de su hogar a la oficina y de allí a buscar a los chicos a la escuela, cría a sus hijos, enciende la televisión, lava los platos, se fuma un cigarrillo con su marido conversando de asuntos comunes y luego se echa a descansar hasta el otro día? ¿Tenemos derecho a llamarla ordinaria a esta vida anónima? ¿O será que no nos hemos detenido en ella, que no nos hemos acercado lo suficiente? Si miramos con atención vamos a ver que muchas vidas anónimas son más extraordinarias que las otras, a las que se ilumina o se aplaude. Sobre todo para los que se vinculan o dependen de ellas. Porque dudo que la vida de la princesa Máxima de Holanda tenga más repercusión en la vida de mis hijos que la mía. Quiero decir, no me parece posible ni justo que el adjetivo extraordinario pueda otorgarse solamente a aquellas mujeres y hombres que dejan huella visible en el mundo, porque son las otras vidas, silenciosas, anónimas, las que pueden y muchas veces transforman la sociedad, porque dan lugar a hechos mínimos pero trascendentales como que una persona crezca y se desarrolle, aprenda a ser independiente, a buscar su destino. Cuando estamos en intimidad con esas mujeres u hombres anónimos, lo extraordinario puede revelársenos frente a una taza de té, o una escena cotidiana. Los lectores de estas mujeres de mi libro, supongo, pueden lograr la intimidad con esas vidas anónimas, gracias a ese relato interior, y verlas como extraordinarias en su particularidad, su grandeza o su mezquindad. Lo perturbador, en todo caso, viene entonces, cuando uno se da cuenta de que no es necesario ser la Madre Teresa de Calcuta para estar expuesto a la miseria del mundo, en cualquier hogar o ámbito laboral hay miseria y grandeza, hay posibilidad de ser un héroe o un asesino, hay piedad, hay enfermedad y locura.

Anuncios

7 pensamientos en “Entrevista a Alejandra Laurencich, autora de “Lo que dicen cuando callan”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s