Elecciones personales

Uno de los temas más tabú respecto a la maternidad es la lactancia. Se recontra sabe que la lactancia es el mejor alimento que le podés dar a tu bebé, que lo protege contra la enfermedades, le eleva el nivel de defensas, propicia el contacto y el vínculo afectivo y tiene todas las propiedades necesarias para que el bebé crezca saludable. Respecto a este tema surgió un debate a partir de una campaña de UNICEF protagonizada por Natalia Oreiro cuyo lema es “dar la teta es dar lo mejor de vos”, donde se puede ver a la actriz amamantando a su hijo Merlín. lactancia

Quiero dejar en claro que no estoy a favor ni en contra de la lactancia. La forma de alimentación del hijo de cada quién es una decisión privada y personal. Y pienso esto por varios motivos:
1)    Si bien hay estudios que muestran las diferencias de un bebé criado a teta y un bebé criado a leche de fórmula, en la práctica no pueden verse. Yo fui criada a leche de fórmula y conozco infinidad de chicos que también y no observo diferencias tangibles, empíricas, palpables, con los nenes amamantados.
2)    Las campañas que insisten en la lactancia materna se olvidan una pata fundamental. Las tetas no son una canilla. No funciona así. Existen infinidad de problemas para una mujer a la hora de amamantar y el asesoramiento no está o es poco. Hay muchos factores externos que no favorecen la lactancia materna como el retorno al trabajo, el sangrado de los pezones, las mastitis, y sobre todo las opiniones ajenas. Por otra parte, las imágenes de la lactancia que circulan para promover dicha práctica no se parece a la realidad. Nunca muestran pezones sangrando, madres llorando o angustiadas, chicos gritando por no poder comer, tetas con pezonera, etc.
3)    Han objetado mis críticas diciendo que finalmente los subtes aparecen empapelados por una madre amamantando y no por una madre dando una mamadera con lo cual coincido. Quizás cuando uno cuestiona algo establecido pareciera que uno está en contra cuando solo intenta sacarle el velo místico. No estoy en contra de la lactancia materna pero decir “dar la teta es dar lo mejor de vos” es generar una cierta culpa en las mamás que por diversos motivos no pueden amamantar. Cómo dijo una lectora del blog “¿dar lo mejor de vos no sería dar amor?”.
4)    Por último, no me identifico con una mamá famosa que graba una tira diaria, tiene una marca de ropa, es embajadora de Greenpeace y Unicef, entre otras tantas actividades y dice que amamanta a su hijo de un año y medio. Si yo trabajo 12 horas por día es poco probable que pueda sostener una lactancia prolongada, no digo imposible pero es muy difícil y requiere de una enorme fuerza de voluntad. Ella puede contratar una niñera canguro que lo cuide mientras ella graba el programa de televisión o diseña sus modelos de ropa, cosa que no todas podemos hacerlo. Otra cuestión más que resulta culpabilizante.
5)    También argumentaron que cada una hace lo que quiere y eso no implica que las campañas pro lactancia estén mal. Por supuesto que no, no están mal. Sólo están incompletas, creo yo. Y la culpa que se instaura en las madres no es algo consciente, tiene que ver con años y años de un modelo de crianza muy difícil de remover. Es similar a lo que pasa con las madres que paren versus las madres que tienen por cesárea. Hay una idea implícita de una “mejor maternidad”. Es inconsciente, pero no por eso menos funcional. Además, si nos indignamos cuando opinan sobre el nombre que le ponemos a nuestros hijos, sobre si lo bautizamos o no, sobre el tipo de educación que elegimos, etc y decimos como mantra que “los de afuera son de palo”, con este tema ¿no debería ser igual?

La lactancia es un tema tabú porque no es socialmente aceptable que una madre diga “no disfruto dar la teta”, “no me gusta, me duele”, “la mamadera se la puede dar cualquiera”. La mamadera también se puede dar con amor y como evidencia empírica de chicos criados saludablemente expongo mi caso. A mi hijito de 5 meses pude darle la teta sólo los primeros 15 días y nunca se enfermó, crece perfecto, es saludable, feliz, duerme bien, nos amamos, disfrutamos estar juntos ¿qué más quiero? Entonces mi conclusión es da la teta si lo deseás, si crees que es lo mejor, si tenés ganas y si no querés o no podés darle la teta a tu bebé, va a crecer perfecto, hermoso y sano igual.

Anuncios

58 pensamientos en “Elecciones personales

  1. Mi primera hija nació prematura, extrema, con lo cual no pude darle de amamantar.Ni hablar de la culpa que sentí (y aún siento) cuando veo las campañas que dicen “la leche materna es el mejor alimento para tu bebé”…la mayoría de las madres que no dan de amamantar es porque NO PUEDEN(o porque se les dificulta mucho), no porque no quieren. Las campañas parecen que estuvieran dirigidas a esas madres “cómodas” que no quieren dar de amamantar para que no se les caigan las tetas. Por favor, un poco de piedad!. Qué pasa con esas madres que no pueden dar de amamantar por alguna enfermedad (de ellas o de sus bebés),porque empiezan a trabajar pronto y no lo pueden sostener, cargamos la culpa eternamente? Recuerdo los meses metida en el lactario de la neo o poniéndome el despertador a las 5 AM para para sacarme los 5 cc de leche diarios que me salían, el estres y la frustración al ver que no salía nada por más que estrujara y estrujara…
    Por otra parte, insisten en darle exclusivamente leche materna durante los primeros 6 meses de vida…cuando la licencia por maternidad es de 3 meses (45 días antes y 45 después….¿?)
    Además, esta tendencia de “amamantar a demanda, cuando el bebé quiera, las veces que quiera, en el momento que lo demande y en la cantidad que quiera” es reducir a las mujeres a un lugar de “teta andante” que sólo sirve para eso (dejá tu vida, tus otros hijos, todo de lado para dar la teta al bebé cuando él/ella lo requieran)… quién aguanta eso…durante 2 años??! No estamos criando bebés caprichosos desde el nacimiento? Personalmente, esta opción para mi fue el peor error. Cuando le comencé a dar la teta a mi segundo hijo “a demanda” me generó un desorden y un estrés tremendo porque me pedía la teta…cada 15 minutos! Día y noche.
    Y finalmente, como dice la nota, si bien tanto la lactancia como el embarazo y el parto están fisiológicamente ligadas a las mujeres….no somos las únicas responsables, necesitamos ayuda! (de los maridos, del Estado, del entorno)

  2. Comparto plenamente. Dejo parte de una nota muy interesante sobre el tema:

    ¿Teta para todos y todas?
    Por Las Casildas

    Desde hace más de 20 años, del 1 al 7 de agosto se celebra a nivel mundial la Semana de la Lactancia Materna. El objetivo es promover la importancia de la lactancia materna, reforzando este concepto bajo un lema diferente cada año. En esta oportunidad, el lema es “Apoyo a las madres que amamantan: ¡cercano, continuo y oportuno!”. Con estas palabras, se busca destacar la importancia que tienen las redes de apoyo (social, gubernamental, de salud, laboral y familiar) para la mujer que decide amamantar. Sin embargo, al leerla, nos surgen las siguientes preguntas: ¿hay un apoyo genuino para la mujer que decide amamantar, un apoyo real, que se haga cuerpo? ¿Existen acciones concretas, más allá de las campañas publicitarias, por parte del Estado, para fomentar la lactancia materna? ¿Cuál es el rol que juega el personal de salud al respecto? ¿Qué tipo de sostén social/familiar tiene la mujer que decide darle la teta a su cría? ¿Y las que deciden no hacerlo?
    Cada vez que surge la pregunta sobre si todas las mujeres PUEDEN amamantar, la respuesta se relaciona con lo fisiológico y es afirmativa. Hay muy pocos casos, poquitísimos, en los que una mujer está impedida físicamente para amamantar. Pero si somos capaces de ver en la lactancia un acto que trasciende lo biológico y que tiene que ver también con lo personal, lo social y lo cultural, la cosa es un poco más amplia. ¿Todas las mujeres PUEDEN amamantar? En su gran mayoría. ¿Todas las mujeres QUIEREN amamantar?
    No. ¿Y qué pasa, entonces, con aquellas mujeres que no ven en la lactancia una opción posible? ¿Son “peores” madres que aquellas que sí lo hacen? Por
    supuesto que no.
    (…)

    Licencias por nacimiento muy cortas (tanto para la mujer, como para el varón), falta de guarderías en los lugares de trabajo, falta de lactarios y/o espacios para amamantar y/o extraerse leche (tanto en los puestos de trabajos, como en los lugares públicos), una sola hora diaria por lactancia, jornadas laborales extensas, y la lista de obstáculos es interminable. Por un lado, el mensaje es “darle la teta a tu hijo/a es lo mejor”, “amamantá exclusivamente los seis primeros meses de vida” “continuá con la lactancia cuando te reincorporás al trabajo”, (todo esto en tono imperativo, por supuesto). Pero, por el otro, en lo concreto, las mujeres en nuestro país vuelven a trabajar a los 45 días después del parto, con lo cual eso de amamantar “exclusivamente” muchas veces se hace cuesta arriba.

    Por lo general, la mujer que se reincorpora al trabajo pasa muchas horas fuera de su casa, con jornadas laborales de 8 horas, viajes de hasta una hora y media, y un único lugar para extraerse leche en el trabajo (con toda la suerte), que es el baño. Es difícil. Sin embargo, muchas mujeres lo hacen y siguen adelante, pero le ponen una gran cuota de esfuerzo y de voluntad, lo que prácticamente nunca es reconocido.
    (…)
    Ni hablar del mensaje de las millonarias campañas pro-lactancia que
    promueven diferentes organismos y hasta el propio Estado, que en general ponen el foco en que la responsabilidad de dar la teta es de la madre (con lo cual lo “bueno” o lo “malo” con respecto a su hijo/a depende sólo de ella). Sin embargo, a la hora de llevar adelante políticas concretas que faciliten esta elección, el Estado brilla por su ausencia y la mujer queda librada, la mayoría de las veces, a la buena predisposición (o no) de sus empleadores/as y al continuo ser ignoradas por parte del resto de la
    sociedad.
    (…)
    Apoyemos a las mujeres que eligen la lactancia, porque lo necesitan. Muchas veces no es fácil. Muchas veces duele. Muchas veces el entorno no lo facilita.
    Brindemos información certera y oportuna, derribemos los mitos, alentemos aunque sea un poquito menos la feroz propaganda de las fórmulas infantiles con su mensaje de niños/as rubios/as, bonitos/as, regordetes e inteligentes. Propaguemos un mensaje libre de juicios y culpas. Y apoyemos también a todas aquellas mujeres que deciden no hacerlo, porque también lo necesitan.
    (…)
    Dar o no la teta es, quizás, una de las manijas de la gran mochila con la que cargamos las mujeres madres. Lo importante, lo genuino, lo revelador, lo revolucionario es que cada persona que elija traer a un/a niño/a al mundo construya su propia manera de criarlo/a, de ma(pa)ternarlo/a.
    La libertad en la crianza es lo que generará, inevitablemente, niños y
    niñas libres.

    Enredo Número 3
    issuu.com
    La revista de Las Casildas

  3. Comparto totalmente, es una decisión de cada madre, que junto a su hijo, vive una situación única y especifica y debe poder elegir libremente sin ideas impuestas por “los de afuera”.
    Solo agrego, que en referencia al ejemplo de Natalia Oreiro, en una nota en base a esta campaña, dijo que a su hijo lo amamantó unicamente hasta los 6 meses… lo que significa que en la actualidad no lo hace y esta vendiendo una imagen falsa…

  4. Para mi el tema de la lactancia fue todo un rollo, ya que , no tengo idea porque siempre le tuve rechazo. A ver alguien amamantando, a ver un bebe tomando la teta, eran cosas que estaban muy lejos para mi, no las concebía. Estaba segura que no iba a dar la teta, eso pensé toda mi vida hasta que me crucé con un libro de maternidad en el embarazo y me hizo sentir que si no lo hacía era el diablo. Y te estoy hablando de un libro que supuestamente esta más cerca de las madres porque esta escrito por madres.
    Tuve que hacerme la cabeza, pensar que mi hija finalmente tomaría la teta. Cuando finalmente nació S. fue un calvario. Ella nació a la una de la mañana y recién comenzó a alimentarse a las seis y media de la tarde porque no le salía comer, no succionaba bien y todas las roscas que tienen los bebes al nacer que deben aprender en cuestión de horas. Bueno, todas esas horas la enfermera me hizo sentir la peor mina del mundo, al punto de “si no se alimenta se va a morir”, claro y vos nunca me vas a dar una mamadera, no? Ahí lo veo un poquito mal eso de la lactancia forzada en hospitales.
    Después todo bien, tomo la teta por diez meses, la dejo en el momento que yo más o menos había calculado que debía terminarse. Pero no me parece bien que tenga que ser si o si.
    Como vos decís, no discuto el tema de los beneficios pero yo también fui alimentada con leche de fórmula y no tuve ningún problema.
    Bueno nada, eso.
    Ah, y… Natalia Oreiro no te cree nadie, de que te la das? Quien sos mandraque? 😛

  5. Trabaje varios años en un consultorio pediatrico donde el pediatra es ultra pro teta (aunque respetando a las madres que, por la razon que fuera no podian). Nunca me voy a olvidar de una madre que lloraba mares porque no podia darle la teta a su bebita y se sentia en falta…no habia nada que le dijeran que la pudiese calmar…Estas cosas que estan instauradas en la sociedad y que al no poder cumplirlas a rajatabla hacen que uno se sienta como el ojete, en falta, ya sea con uno mismo, con sus hijos o con quien sea, al final la culpa te la generan en todos lados

  6. Nunca fui fan de la teta, cuando estaba embarazada y planificaba como seria todo, decidi que le daria 2 o 3 meses y despues mamadera y chau… Mi gordita tenia otros planes, nunca agarro mamadera (tengo 15 diferentes) de ningun tipo ni marca de leche, ni siquiera la mia exprimida. Ahora tiene 13 meses y todavia no logro sacarle la de la noche, cuando llega el momento larga carcajadas de felicidad. Hacemos lo que podemos con el bebe que nos toca.

  7. Coincido con Rookie Mom. La información es crucial para que podamos decidir a partir de lo que sepamos. Mi hijo de tres meses y medio toma solo teta, pero al principio lloraba del dolor. Paola de los Santos fue de gran ayuda para mí, ya que me informó y enseñó. Como madres hacemos lo que podemos, y creo que siempre que lo hagamos con amor y convencidas de que es lo mejor para nuestros hijos, va a ser sin dudas lo mejor.

  8. Cito a PUTUMPUTUM. Y sobre las citas pongo mi opinion

    CITA: Me parece que la campaña de Unicef intenta promover algo que no debería ser promovido. DAr el pecho debería ser lo normal, deberiamos vivir en una sociedad en la que veamos a las mujeres amamantando a sus hijos en cualquier lugar.

    OPINION : Y SI YO NO QUIERO? SI ESE NO ES MI DESEO Y NO QUIERO PELAR LA TETA EN CUALQUIER LADO?

    CITO: Vivimos en una sociedad donde a la mujer se le exige trabajar a los pocos meses de dar a luz, que responda a las exigencias, que deje la teta y pase a darle la mamadera y entonces evaluás: ¿vale la pena un laburo que te come 12hs de tu vida? ¿vale la pena dedicar tu vida a trabajar cuando tenés hijos?

    OPINION: Lo valioso es lo que a una COMO MUJER aparte de ser MAMA (Se puede ambas aunque a muchos les guste socavar este ultimo), LE HACE FELIZ… no existe realmente (si, en el imaginario pacato) una razón por la cual NO DEBA dedicarme a mi carrera por ser madre, soy hija de una mujer que pasó, también 12 hs afuera de casa para darme lo mejor en términos económicos y cuando llegaba a casa capitalizaba de tal forma ese tiempo conmigo que no sentí ausencias y ella pudo consensuar frente a la mirada acusadora de la platea medieval, su carrera que era su ELECCION y su hija que tambien lo era.

    CITA: ¿Por qué promover la lactancia materna? porque lamentablemente es una necesidad en nuestra sociedad donde se juzga a las madres que prolongan la lactancia más allá del año.

    OPINION: Y a las que NO QUEREMOS darla más allá de ese termino tambien se las juzga

    CITA: ¿Y las madres que no pueden dar el pecho? Lamentablemente hay madres que no pueden hacerlo, sea por mastitis, por dolor, por lo que sea, pero no es porque “tenían poca leche”, “mi leche no era buena”, etc. Precisamente lo que intentan las organizaciones pro lactancia es desmitificar todas estas falsas creencias y decir: “si realmente querés darle teta a tu hijo, física y biológicamente, nada te lo impide”.

    OPINION: Yo trabajo 9hs en una oficina, como supone que yo le explique a mi jefe que traigo a mi hija a trabajar conmigo? Le digo “Porque ME LO PIDE LA MENTE Y EL CUERPO?”

    CITA: Me parece que cuestionar la campaña de Unicef desde el lugar de las madres que no pudieron darle el pecho a sus hijos es no tener en cuenta a las madres que sí pudieron y dijeron que no porque “es más cómodo” que lo alimente otro, o porque es muy incómodo sacarme leche en el trabajo.

    OPINION: El lema “dar la teta es dar lo mejor de vos” habla exclusivamente de dar lo mejor dando teta, no habla de sacaleches ni incomodidades, por lo que deja entrever que si por h o b no le diste la teta, no diste lo mejor de vos.

    CITA: Seamos sinceras con nosotras mismas hasta qué punto estamos dispuestas a superar las barreras del “qué dirán” o del “cómo me mirarán” en todo esto, y hasta qué punto somos nosotras las que no estamos dispuestas a dejar tantas cosas de lado por darle el pecho a nuestros hijos. Por esto incomoda la frase “dar la teta es dar lo mejor de vos”, porque la maternidad es dar mucho de una, renunciar a muchas cosas y estar ahí para un otro que te necesita, y cuando esa entrega sentimos que no es total

    OPINION: Los UNICOS que “sienten” que la entrega no es total, son los que evalúan cuan buena o mala madre sos de acuerdo a si diste o no la teta

    CITA: Cada una que haga su reflexión que se sincere con una misma ¿realmente me molesta porque no le di la teta o porque en el fondo siento que no le estoy dando lo mejor de mi? Sino, esta campaña no debería molestar tanto, al contrario, deberíamos celebrarlo.

    OPINION: Lo mejor de mi? Me parece fácil o mejor dicho, comodo, decir que dar lo mejor de una es dar la teta, hay muchos otros factores que quiero para ser una “buena mama” a mi criterio, por supuesto y ni dentro de las primeras 10 opciones esta “DARLE LA TETA”, pero si están enseñarle a mi hija a amar, a ser buena persona, a no juzgar al resto, a ser libre, independiente y feliz. Me gusta más la idea de darle herramientas y un pote de vaselina para que no le duela la mirada acusadora de los pacatos que darle la teta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s