Porqué no me gusta Laura Gutman, parte II

Tengo la costumbre de indagar sobre las cosas que no me gustan. Leo y navego para armar mis propias posturas sobre ciertas cosas y Laura Gutman no es la excepción. No me obsesiona ni mucho menos, sólo me intriga porqué su discurso tiene tanto éxito en un cierto grupo de madres. Una primera respuesta que se me ocurre es que hizo mella en un grupo muy pero muy grande de mujeres que son “las madres culposas”.  pila_de_libros_3

Con el correr de las décadas, así como se instalan modas de vestimenta, de consumos culturales, de corrientes políticas, también se instalan modas de crianza. En la generación anterior a la nuestra los padres fumaban dentro de la casa, te dejaban jugar en la calle “hasta que empiece a oscurecer” y era mucho más común que en las familias se establezca una división de funciones dónde el padre era el proveedor y la madre ama de casa, cosas que en la actualidad no tienen asidero. Cuando leí algunas teorías de LG sentí que planteaba una añoranza por un pasado que fue mejor, más que brindar herramientas para enfrentar la realidad actual mejor preparadas.

Elegí algunas cuestiones que leí en sus libros para ejemplificar porqué me parece que embandera un discurso culpabilizador. La primera es una cuestión que también aparece en muchos otros gurúes de la maternidad: la insistencia en nuestra condición de mamíferos. Argumenta cosas del estilo “ninguna especie se separa de su cría los primeros meses de vida” o “ninguna especie toma leche que no sea la de su propia madre”. Nunca voy a entender el sentido de compararnos con una mamá elefante o con una  mamá ballena que, precisamente, son animales. No trabajan en oficinas ni juegan al candy crush ni van al supermercado. Entonces ¿Por qué esa insistencia absurda en nuestra condición de mamíferas como si eso debiera definir nuestra forma de maternar?  Se lee que si vas a trabajar y dejás a tus hijos en el jardín o con la niñera varias horas al día estás fallando a tu condición de mamífera, lo que implicaría que te tenés que quedar con ellos hasta que tengan 2 años. Ok, no.

Otra cuestión que me hizo ruido de sus posturas, quizás sugestionada por mi situación actual, es que cuando una mujer tiene un segundo hijo debe pasar la mayor parte del tiempo con el bebé y buscar actividades extras, ya sea con amigos o familia, para el hijo mayor. Incluso desliza que un nene que tiene un hermanito no tiene por qué tener  celos si la situación “está bien manejada”. Mi hijo mayor nunca me dio tanto trabajo como ahora, me hace saber constantemente que necesita de mi presencia, que su hermanito vino a terminar con su soberanía y que sí, siente celos. No sé a qué se refiera LG con una situación bien manejada pero creo que es bastante normal que un niño que fue hijo, sobrino y nieto único durante casi 5 años exprese estos cambios de alguna manera no tan racional ni explícita. A mí eso no me preocupa (aunque su demanda me tenga agotada).

Por último, otro de sus planteos con los que disiento es que cuando tenés un bebé, si el padre de tu hijo “te sostiene emocionalmente” vos como mamá estás capacitada para hacer todas las tareas que implica el cuidado del bebé. No, Laura. Yo quiero a mi pareja a la par, criando a nuestro hijo junto a mí, no en las sombras. ¿Qué significa ser sostén emocional? Para criar hijos hay que poner el cuerpo, no puedo imaginármelo de otra manera. Así que, una vez más, sostengo que mejor que dar recetas es ayudar a pensar.

Anuncios

31 pensamientos en “Porqué no me gusta Laura Gutman, parte II

  1. hola..me gusta tu postura, la comparto. Siento que :. G. es una chanta… Además, qué estudios tiene esta mujer?
    La maternidad y la paternidad exige poner el cuerpo, por muuuchoo tiempo… y tener equiligrio emocional…no es poca cosa…. Te felicito por tus palabras, claras como los pies en la tierra.

  2. Gutman no
    Es
    Psicologa….
    Todo lo que dice no tiene sustento, es. Hasta gracioso…. Como un hijo no va a tener celos de su hermano menor???? Preocupante sería que no lo tenga.
    No soy psicólogo, pero gutman Es chanta

  3. Para mi no hay muchos secretos en el asunto de la maternidad: tengo 3, de 9, 7 y 4 años, los crio sola, el padre vive lejos y cada tanto se acuerda y los llama medio minuto por tel. El secreto? madre feliz, hijos felices, somos el modelo y lo copian (como si fuera tan facil…)

  4. En general la gente que se pone a comparar con otros animales sabe muy poco sobre las realidades de estos. En nuestros más cercanos, los chimpancés y los bonobos, se ha visto cosas como huérfanos criados por machos. Además que en los chimpancés, donde los bebés son cuidados normalmente por su madre y nada más, el infanticidio es bastante común, mientras que en los bonobos donde la cría es parte del grupo desde que nace, no se conoce ningún caso de infanticidio.

  5. No al terror, sí a la improvisación.

    Dejalo a marido que vea como se halla él también. Fabuloso que esté predispuesto, mi novio es un adicto al laburo desde los 18 y copia modelo de papámachoproveedor. Allá él, yo me siento una de esas bacterias evolucionadas de las propagandas de espadol, que no tuvieron que copiar el modelo de su propia madre. Pero me banca en todas mis decisiones a su manera (que seguro no es la ideal que flota en mi mente pero compro igual).

    Comparto que la resignación femenina está bien vista x parte del mundo, pero como escribí antes siempre es difícil asumir los costos de lo que uno elija y así como a algunas se las jode con el abandonismo yo tuve un ritmo muy slow durante dos años en un mundo de becas hasta los 30 y me quedé un poco rezagada del ritmo académico. Tengo un lindo bache en mi CV. Tampoco es tener o no tener carrera el tema, de hecho la tengo pero es cierto que es todo un laburo recuperar ese tiempo y ponerse a tono con las demandas del mercado laboral. Y siempre con algo te van a joder porque NO SOY MARU BOTANA Y TENGO MILES DE PIBES Y UNA CARRERA ¿ENVIDABLE? Y FUI A VER AL PAPA. Todo no pude todavía.

  6. adhiero totalmente. escribi varias veces sobre el tema. me hincha mucho la vision LG. me hincha la vision STIVILISTA. me hincha toda “doctrina” universalizada. opino tambien que LG se basa en un discurso “culpista” y si hay algo que me pone las bolas soberanamente al plato, son las culpas de madre. las propias y las que no quieren endilgar. lo unico piola que lei de ella es el articulo sobre la leche de vaca. por experiencia propia, seguramente. ya que mi hijo tuvo alergia a la proteina de leche de vaca. y aprendi algunas cosas al respecto. y eso que escribio sobre el tema, de ultima, me fue grafico para que la familia entendiera algo del tema. la comparacion con “lo natural” es por mementos “poco feliz” y tirada de los pelos. pero sin logar a dudas, lo que mas jode es la manipulacion culposa. saludos!

  7. Mi novio labura como condenado desde los 18 añitos. Creo que se moría muerto si tenía que ser madre. Es un amor, pero no se banca un día entero adentro cuando hijo se enferma. Repite el modelo machoproveedor de su papá. Sabe de sobra que yo creo que él se lo pierde y que me considero un ‘virus evolucionado’ porque pude experimentar otra cosa que el modelo de mi mamá. Pero supo apoyarme a su manera, que ninguno de los dos hubiéramos podido prever. No al terror Dolo, sí a la improvisación. Quiero ver la peli.

  8. A full con que siempre la vamos a pifiar!, ese debería ser el punto de partida. Lo que me irrita de las doctrinas maternales es que bajen línea.No hay una forma de ser madre, como no hay una de ser mujer y etc. etc. El problema está en elegir una y pensar que es la única o la mejor…. por pseudo progre que sea, mientras las mujeres no seamos las madres que queremos ser, le cambiás el envase pero el contenido es el mismo. Conté como fue mi decisión porque fue recontrasuperarchi personal y no basada en ‘esto es lo mejor para el planeta’.

    Por ahí muchas personas suponen que ser madre debería convertirte en un ser despersonalizado que o pone todo en su laburo ‘para darle un futuro a sus hijos’ o amamanta 4 años para ídem. Me parece que somos las madres que podemos y queremos de la misma manera que somos novias, empleadas, profesionales. Y también creo que tenemos una historia pesada que desarmar y que seguimos siendo sujetas en desigualdad de derecho con respecto a los hombres. Hace muy pocas décadas que votamos, que tenemos la patria potestad de nuestros hijos, ni hablar de decidir sobre nuestros cuerpos y de poder separar sexo de reproducción… Todavía estamos acostumbradas a que nos bajen muuucha línea

  9. Estoy de acuerdo con todas, chicas. Y es verdad, navenodriza, ya veré qué me toca cuando sea el momento, pero me da terror. Con respecto a por qué los hombres no resignan, yo tengo la suerte de tener un marido copado que se ofreció a hacerlo. Me dijo que él se quedaría en casa lo necesario para que yo pueda trabajar. Así que sí, deberíamos empezar a pensar en esta cuestión tan petrificada de los roles ¿por qué la resignación es siempre femenina? -y a charlarlo con los hombres.

    Hablando de este tema, vi Antes de la medianoche de Linklater, que aunque mucho no me gustó -las dos anteriores las amé- pone el dedo en la llaga con una pelea tremenda sobre estas cuestiones.

    Besos
    D.

  10. Me encanta cuando una mamá se autodefine como excelente mamá, Lu. La sobreculpabilización nos hace infelices y no es la idea. Me encantó el comment 🙂

  11. La conclusión sería que hagas lo que hagas, como madre, siempre vas a traumar a tus hijos de distinta manera. Buen punto para empezar a relajar, no?

  12. Leí atentamente, y leí también cada uno de los comentarios puestos hasta ahorita. Entiendo todas las posturas, y las respeto. Hablé ya mucho sobre este tema, siendo hija de mamá profesional y siendo yo mamá profesional.
    Personalmente jamás me hice cargo de las críticas, porque me considero una excelente mamá, amén de las 9 ó 10 hs que paso fuera de casa. Tengo toda una hiper estructura montada a tales fines.
    Mi opinión es que cada mamá tiene que sostener lo que mejor se lleve con sus emociones. La que se sienta mejor dedicando a sus hijos la infancia de éstos, está bueno que si tiene la posibilidad y los medios lo haga. Y la que es más feliz (incluída yo) manteniendo una (exitosa) carrera profesional y también tiene la posibilidad y los medios, que también lo haga. Todos estos casos en general (por lo que conozco) tienen bastante poco contacto con la culpa.
    Creo que el problema con LG y similares está en que penetra en la fibra más profunda de las mamás que (lamentablemente) no pueden elegir. Las que se quedan en casa porque no les queda otra (por las razones que sean, que no pienso cuestionar) o las que muy a pesar suyo tienen que irse de casa todo el día a laburos que no las hacen felices (por las razones que sean, que tampoco voy a cuestionar).
    Ahí es donde me gustaría que estos pseudo-gurúes se dejen de joder y tengan en cuenta que vivimos en el siglo XXI, donde muchas veces no se puede elegir y eso no nos hace peores personas.

  13. Dolo, yo tuve la madre al revés que la tuya! La independiente económicamente, todo en su vida es el laburo y la profesión…. Lo único que te puedo tirar desde mi chiquita experiencia es que no te hagas tanto rollo sobre qué harías…. Yo hice todo lo contrario a lo que me hubiera imaginado de mí misma y a lo que decía mientras estuve embarazada. Jamás en mi vida me hubiera imaginado que iba a ser “la mantenida” por un tiempo. Mi vieja siempre ganó mucho más que mi padre, para mí eso era satán. Pero aprendí otras cosas, que no vienen el caso (para eso voy a terapia), la chica independiente pudo confiar en su pareja, pensar a largo caso y no sentir que le debía guita. Con el tiempo creo que esa tb es una forma de darle valor al laburo que es cuidar a un hijo. La maternidad es una caja de pandora.

  14. Una cosa: para mí es clave ser feliz y no estar frustrada para criar hijos felices. El ejemplo que vos ponés de tu mamá es lo que me hace ruido, porque aun hoy, en 2013, hay mujeres que resignan por mandato y presiones y no por deseo de dar su vida a la crianza de los hijos. Otra cosa, parar un tiempo está buenisimo, sobretodo cuando los hijos son chiquitos pero quien puede hacerlo?, posta pregunto. ¿Cuantas mujeres trabajadoras tenemos la posibilidad de dejar de trabajar para criar hijos? Y porqué siempre la discusión está en si las madres resignamos y nunca en lo que resignan los padres?. Podemos estar todo el día!!! Jjaja

  15. Lo que pasa es que la cultura es la que “interpreta” las necesidades del bebé. Entonces nunca son las mismas, siempre están en transformación y, personalmente, creo que tienen que ver con un momento histórico concreto y no con que seamos mamíferos o lobas o saraza. Esas también son interpretaciones.

    El jueguito de gutman de justificar como si se tratara de algo que existe más allá de nuestras decisiones (personales y, mucho más, sociales) es lo engañoso. Comparto que los ritmos del mercado laboral entran en contradicción con los cuidados de un bebé y que eso nos hace sufrir una barbaridad.

    Pero me parece que naturalizar el lugar de la mujer como lo hace ella, nos saca capacidad de acción (teóricamente porque en la práctica nunca es así) y en vez de enfatizar en qué cuidar a un pibe es un laburo del que el mercado laboral depende directamente (son esos seres culturales que criamos mujeres y hombres, – lamentablemente la practica todavía se da en este orden – los que en unos años nos van a pagar la jubilación, entre otras cosas y reproducir la sociedad en la que vivimos) nos manda de una patada a las cavernas, la naturaleza… Y bueno, no voy a venir a robar un siglo de producción feminista y hacerme la que descubrió la pólvora pero sabemos de sobra que lo personal es político, de las desigualdad que nos trajo aparejada la división de tareas entre lo público y lo privado, blablabla

  16. Obvio que ella está en un lugar de poder y supongo que en algunas culposas, como vos decís, puede pegar más el mensaje. A mí me horroriza el tema de la mina que no labura y estoy de acuerdo con vos 100% en que la mujer tiene que ser independiente económicamente. Es lo que más me desvela a la hora de pensar en tener hijos, porque tuve una madre que dejó todo para criarnos y no fue feliz con su elección. Lo que estaría bueno pensar es que tampoco va a ser para siempre, que las mujeres podemos parar un tiempo, porque obvio, ese trabajo de maternar, si no lo hacés vos, lo tiene que hacer alguien. Pero ahí entraríamos en otra discusión: que el mundo laboral no tiene muy en cuenta estas necesidades: nosotras nos tenemos que adaptar a él y no al revés, como debería ser. Son pocas a las que les guardan un puesto o pueden trabajar medio tiempo.

    Yo no tengo madre, por ejemplo, así que me imagino que no voy a tener mucha ayuda si algún día tengo hijos. Y eso que trabajo en mi casa. Es todo muy complejo. Cada vez que hablo de esto con mi marido termino peleada por lo injusto que es este mundo masculino y enarbolando las banderas del feminismo, pero no sé si sirven mucho. Bueno, me fui por las ramas, perdón. Me encanta este debate.

    ¡Besos!

  17. Está bueno lo que planteás, Dolo. El debate es muy amplio y no es un rotundo NO. Cada una tiene preferencias personales pero es re importante matizar precisamente por lo que vos decís, los tiempo de la maternidad chocan muchísimo con la vorágine laboral y capitalista. Sin embargo, para la construcción de familias más democráticas a mí personalmente me parece importante la independencia económica de la mujer, pero obviamente respeto a la que no lo elige. Mi críitica no apunta a las madres que la consumen, sino a LG porque ella baja esa línea desde un lugar de poder. Besos!

  18. Yo leí un par de sus libros. No soy madre, pero el tema me interpela. Entiendo perfecto lo que te molesta a vos, pero a mí sus teorías me parecían bastante feministas en el sentido de que sí, la maternidad tiene otros tiempos y otras reglas que no se llevan tan bien con el mundo de hombres en el que vivimos y guay de quien se anime a decirlo.

    El otro día discutía con una amiga sobre el tema de las mujeres que encuentran cierta realización en la maternidad. Te puede gustar o no, pero ¿por qué tenemos tan arraigado ahora el concepto de que si no somos profesionales híper exitosas -cosa que a los treinta y pico pocas son- no encajás con el modelo de mujer “feminista”? ¿No es pensar un poco en términos masculinos también? No sé, cosas que me pregunto

    Volviendo a Gutman, con respecto al trabajo, por ejemplo, siempre me lo planteo. Las mujeres siempre sacrificamos algo, no importa lo que elijamos, y escuchar a alguien que te dice que por un tiempo -el puerperio- vas a vivir en un mundo que no encaja bien con la vorágine capitalista de afuera me parece que a muchas les puede servir para pensar.

    Como dice novenodriza, te van a pegar si te volvés a trabajar rápido o si tardás dos años. Lo que a mí me gustó de sus libros es poder pensar eso, que tal vez no está mal permitírselo (si podés, obvio). Ahora, la naturalización de esto es lo que no está bien. Pero también es verdad que cuando un bebé nace, nace con el mismo instinto y las mismas necesidades con que nacía hace 2000 años, ¿no? La cultura empieza a operar después. El tema es cómo manejar la compleja mezcla de animales inmersos en la cultura que somos.

  19. Recibí como regalo de cumpleaños por parte de mi suegra el libro MUJERES VISIBLES MADRES INVISIBLES, de la sra. Gutman. Hojeé los primeros artículos, y cuando lo encontré muy meloso comencé a saltear, hasta que llegué a estos dos puntos, que me generaron tanta indignación que estallé. El primero es un apartado del capítulo “Ser mujer”, que se llama “Una mirada posible respecto al cáncer”, donde se pueden leer cosas como ésta: “… el cáncer aparece como una brújula mágica que nos señala lo que hemos ignorado: nuestro ser interior que teníamos oculto en nuestro corazón y que pujaba por aparecer para ser finalmente amado, acariciado, comprendido y aceptado. El cáncer es tan propio que no vale la pena luchar contra él, porque estaríamos luchando contra el mensajero que nos acerca las noticias más importantes sobre nosotros mismos… El cáncer merece tan buen recibimiento como un huésped hambriento que llega a casa…” Antes de eso, en el capítulo “Crianza”, el apartado “Muerte en la cuna”, ofrece: “Toda cría de mamífero de cualquier especie sabe que no puede ni debe estar sola, porque queda expuesta a los depredadores. El bebé humano hace lo mismo… Luego, en su afán por ser amado, reclamará presencia y contacto corporal de múltiples maneras: enfermándose, llorando en momentos inadecuados, lastimándose, no aumentando de peso, deprimiéndose… hasta que una noche… en medio de un profundo silencio, decide no despertar más… Mientras expulsemos a todas las madres del recogimiento y el silencio de la maternidad y mientras solo las reconozcamos en los ámbitos públicos o exitosos, seguiremos siendo todos responsables por cada bebé que decide partir, harto de soledad, quietud y frío.”
    Confieso que no leí mucho más. Es tan fácil atacar lo que expone la sra. Gutman que no sabría por dónde comenzar. Creo que las citas lo dicen todo. Me reiría de cada una de sus sentencias si no pensara en que mucha gente cree en esas cosas. Esta señora se regodea en la culpabilidad, la muerte súbita sería culpa de los padres que no acompañaron lo suficiente al hijo y el cáncer sería culpa del portador que no se quiso lo suficiente. Y así. No soy psicóloga, he leído e intuyo que ciertas enfermedades puedan relacionarse con el estado emocional de quien las atraviesa, pero de ahí a establecer una relación de monocausalidad tan directa, me hace preguntarme cuál es la autoridad académica de la señora, y cuál es su responsabilidad como divulgadora de estas “teorías” hacia sus lectores (lectoras), quienes tal vez no tengan las herramientas teóricas para confrontar estas construcciones que no se apoyan en ningún dato científico (ni de las ciencias naturales, ni de las ciencias sociales, sus sentencias se desprenden de la única autoridad de la sra. Gutman…).

  20. Sí, tal cual, en lo que sea pero que te haga sentir menos sola. De ahí a querer imponer una única forma de maternidad…. o presentarla como la verdadera o “natural”, eso es lo que me jode de la gutman (y del mundo en gral, je)

  21. obvio que hay críticas para los dos “bandos”. no se puede conformar a todos (como si uno debiera conformar a alguien) Todavía no tengo muy claro si se critica más a las trabajadoras por abandónicas o a las madres que renuncian por arcaicas o lo q sea. La única certeza es que siempre te critican. Me parece copada la explicación de porqué a vos te sirvió en un momento, lo que confirma mi idea de que la maternidad te genera una inseguridad tal que terminás haciendo pie en alguna teoría que legitime que lo que estás haciendo está bien. Beso!

  22. Tengo que reconocer que en mis primeros meses de puérpera la gutman me vino muy bien. Porque a mí me pegó el pegoteo y el “largo todo” (sí, ya sé, lo pude hacer también, pero nos ajustamos bastante y no me compré ni una remerita por varios meses) y viniendo de una familia con madre profesional y adicta al trabajo nunca jamás me hubiera imaginado que a mí me iba a pintar la sra. que se queda adentro. Menos que menos con un embarazo sorpresa, varios años antes de lo que me hubiera imaginado, con la carrera inconlusa y en una casita mínima con un solo cuarto. Tenía una idea de mí completamente distinta a lo que hice después, pensaba que iba a seguir estudiando, laburando… y después colgué todo por mucho más tiempo que la “media”. Leía algunas de sus cosas mientras el pibe tomaba la teta y era mi momento de llanto desconsolado. Después, con los años y el distanciamiento del puerperio empecé a notar la naturalización de TODO lo que tiene a mano que hace la señora: género, modelo biparental del flía, heteronormativa, la recurrencia repetitiva a las metáforas de “la naturaleza”. Y ahora que investigo problemas que tienen que ver con la maternidad como producto social le doy con un palo.

    Pero… en su momento reconozco que me dio seguridad y bastante confianza en mis decisiones (es triste que necesite leer un par de libros pedorros para sentirme confiada?? Sí). Pienso que por ahí capta fans entre las inseguras (como yo en ese momento). Entre las culposas…. puede ser, pero así como vos ves que machaca con la culpa de ‘las que no se quedaron cama adentro con el pibe’ yo cargo con mi culpa de haber colgado la carrera y lo que me costó (y me cuesta todavía) recuperar el tiempo ese. Los comentarios mala onda de los opinólogos del mundo me los banqué igual. Me imagino que las mujeres que retoman el laburo más rápido que yo se tendrán que fumar la etiqueta de abadónicas, así como yo me fumé la de mujer de hace 50 años, mediocre, machista, “¿no te aburrís sin trabajar?” (cuando te pagan x ser niñera laburás, pero cuando laburás cuidando a tu hijo parece que no).

    Por suerte nunca vamos a dejar contentos a todos, nos piden demasiado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s