“No quiero tener hijos”

Por @lulacapicua en “Crónicas”

Cuando digo que no quiero tener hijos mi abuelo se pone como loco y empieza a gritar que la juventud está pervertida, que ya no existen valores y que la familia está perdida. Mi abuelo, el mismo que me dijo que mis padres habían sido unos irresponsables por tenerme y divorciarse veinte años después (!) Acá es cuando pienso ¿De qué valores habla? ¿De qué sirve tener hijos si no quiero tenerlos, si no voy a poder amarlos o darles el cariño que se merecen? ¿De qué sirve obligarme a estar con alguien si voy a ser una infeliz toda mi vida? ¿Acaso no voy a transmitirles eso a mis hijos? ¿Qué clase de valores son esos que no me dejan, como mujer, decidir qué quiero hacer con mi cuerpo y que me obligan a gestar nueve meses algo de lo que no quiero hacerme cargo el resto de mi vida? matrimonio frozado

El 17 de octubre se convirtió en ley el proyecto que despenaliza el aborto en Uruguay. Fue votado afirmativamente en la cámara de senadores con 17 votos en 31. Según un estudio que se manejaba en el país desde el año 1995,  la cifra histórica de abortos clandestinos eran de unos 33.000 por año. Entre diciembre de 2012 y mayo de 2013 hubo 2.550 abortos legales, aproximadamente 426 por mes. Uruguay es uno de los países con tasa de aborto más baja del mundo. No hubo muertes de mujeres ni complicaciones debido a estas prácticas. Mientras que en Argentina siguen muriendo mujeres en abortos clandestinos, siguen violando nenas y obligándolas a conservar los bebés que nacen fruto de las violaciones y se siguen presentando candidatos a la política que evaden este tema.

No quiero tener hijos en una sociedad que no les va a permitir hacer lo que quieran con sus cuerpos. En una sociedad que los va a juzgar dependiendo de la sexualidad que elijan, que los va a discriminar, que los va a mirar mal o que no les va a dar trabajo si tienen un tatuaje. Quiero que mis hijos sean libres, no quiero tener que enseñarles que aunque ellos sean las mejores personas del mundo, aunque estén llenos de amor, allá afuera está lleno de desquiciados que les pueden cagar la vida. No quiero tener que decirles a mis hijas que se tapen cuando quieran salir a la calle porque pueden cruzarse con un hijo de puta que las puede violar y que el sistema no va a hacer justicia porque estaban vestidas provocativas.

Cuando tenía 15 años, estaba caminando por la calle en un lugar bastante desierto yendo a lo de una amiga. Eran las tres de la tarde. De frente venía un pibito que no tendría más de 14 años. La verdad es que lo ignoré porque siempre me enseñaron a no tener miedo,  a no mostrar miedo. Y eran las tres de la tarde, qué cosa terrible puede pasarte a las tres de la tarde, las cosas malas pasan de noche. Cuando ya estábamos de frente y a menor distancia, el chico bajó el paso. Yo me paré porque pensé que era un conocido a quien no había reconocido. El chico tenía puesta una campera de invierno sacando aunque era enero y hacían como 26 grados. Se paró enfrente mío, hizo una especie de gemido, me tocó una teta y se fue corriendo. Yo me quedé ahí, parada en medio de la calle, helada, totalmente indefensa porque no había nada que hubiera podido hacer. A lo sumo correrlo y pegarle una cachetada, que tampoco hubiera servido de nada. Llegué a lo de mi amiga llorando. No había pasado nada, solo me tocó una teta; no me violó, no me pegó pero la impotencia y vergüenza que sentí fueron terribles. Eso es lo que me inculcó la sociedad a los 15 años: Sos tetona, tapate o bancate que te miren o que un forro te toque.

matrimonio frozado2Hace unas semanas, el Huffington Post  anunciaba que una niña yemení de 8 años moría en su noche de bodas por lesiones sexuales. La noticia según el diario kuwaití Al Watan, decía que la nena, identificada como Rawan había sufrido un desgarro en sus genitales y una ruptura uterina y que se afirma que varias organizaciones en defensa de los derechos humanos ya habían pedido que se castigue al marido que le quintuplicaba la edad y a la familia de la nena por haber permitido el matrimonio. Se habló mucho de esta noticia; las autoridades y periodistas yemeníes desmintieron el hecho, pero al final la agencia Reuters difundió la noticia de la muerte de Rawan el día 13 de septiembre confirmada por fuentes locales. La comisaria europea Katherine Ashton publicó un comunicado de condena en que insta a Yemen a proteger a las niñas del matrimonio forzado y el Gobierno yemení prometió abrir una investigación. Si, prometió abrir una investigación pero no prometieron cambiar la ley que obliga a casar a nenas con señores que podrían ser sus abuelos.

¿Esto quiero inculcarles a mis hijos? ¿Que a veces las reglas no son iguales para todos y que tienen suerte de haber nacido acá porque por lo menos no se casan antes de los diez? Solo me queda seguir indignándome y haciéndome preguntas retóricas de ¿Qué pasaría si…? Por muy crismorenístico que suene todo, espero poder cambiar de opinión algún día. Espero vivir en un mundo mejor o en un mundo en el que por lo menos se respeten mis derechos y libertades como persona. Un lugar en donde no discriminen a mis hijos por putos, por marimachos o por gordos. Un lugar en donde no se los obligue a sublimarse ante alguien porque nació en el lugar equivocado o bajo la religión equivocada.

Anuncios

13 pensamientos en ““No quiero tener hijos”

  1. Yo tampoco quiero tener hijos. Hoy en día ya no es tan raro (al menos en España) no querer tener hijos.
    En mi caso reconozco que la malísima relación con mi madre ha influido mucho en mi decisión. Yo no sé lo que es contar con los mimos de una madre, ni con su contención y su apoyo psicológico. Mi madre fue siempre una mujer egoísta, irritable y manipuladora que antepuso sus deseos e impuso su criterio por encima de los de los demás.
    Así que mi concepto de “familia” es negativo y contra eso es muy difícil luchar.
    Respiro cierta libertad desde que me independicé de ella y no quiero repetir experiencia familiar. Imagínate que tengo un hijo y me sale como mi madre…uffff, me da un ataque. Ahora que soy libre, quiero respirar y recuperar mi paz después de tantos años de sufrimiento en familia.

  2. mejor ser soltera la plata es lo mas importante en la vida el dinero es lo ke mas importa jajajajajaja dios dame rikezas trabajo y alegrías dame viajes

  3. hola soy naty neira p no quiero tener hijos no me agradan los niños ni pareja menos lo uniko ke me interesa en la vida es el dinero y el trabajo me gusta la soledad no me gusta tener pareja no me casare nunca en la vida no me agrada tener pareja gracias no tengo instinto maternal no me nace

  4. No deja de asombrarme la agresividad que desencadena hablar de estas cosas, lo digo en tono autocritico.

    Me parece que Karin habla de aborto, equiparando violar y matar una niña con abortar un feto (una meada grosa fuera del tarro, para mi, pero bueh, se ve que opinamos distinto) y Juan bardea con los Cranberries (alto insulto, teniendo en cuenta la chotez de la banda, ja!) como si para escribir un texto como este hiciera falta tener un pensamiento clarito, lineal, coherente y sin fisuras. En fin, cada cual larga sus demonios donde puede y estos foros son como el caldo ideal para que se revolee mierda sin demasiadas explicaciones. Quevacé…

    Capaz Lula está expresando -entre otras cosas- esta dualidad, no querer tener hijos y a la vez pensar en un mundo que es muy hostil para crear un ser que después va a ser lo que más te importe en el idem.

    Sé que la gente que no quiere tener hijos y lo expresa se come mil garrones y se la trata de desnaturalizada, entre otras barbaridades; lo sé porque eso me pasaba a mi cuando expresaba que no quería. Despues las cosas cambiaron, quise tener un hijo y lo tuve. Mi ventaja, respecto de millones de mujeres, es que naci en una familia con recursos suficientes para mantenerme y educarme, en una ciudad grande de un pais fairly laico donde pude ejercer mi opcion de NO tener hijos hasta que quise ejercer la de tenerlos. Yo lucho por un mundo donde mis condiciones sean la regla y no la excepcion, y esa lucha, como dice Clara, es previa y posterior al nacimiento de mi hijo.

    En mi caso en particular, cuando nacio en mi el deseo de tener un hijo, reflexioné mucho sobre una frase que escuché “tanto pensar en dejarles a nuestros hijos un mundo mejor, por qué no ocuparse de dejarle mejores hijos al mundo” y eso se convirtió en un eje muy importante de mis esfuerzos de crianza. A lo mejor enseñarle a Diego a ser buena gente, valiente y feliz es el verdadero grano de arena que estoy aportando al planeta, y no donar 0.99 para que un pelotudo desempetrole pingüinos, que se yo. Besos a tutti.

  5. Hablar de no tener hijos es mucho más que hablar del derecho al aborto. Comparto las preocupaciones de Lula, aún teniendo un hijo, y quizás justo por eso creo que los tiempos cambian y así como este mundo ya no es tan parecido al de mis padres cuando yo nací, por suerte, el mundo en el que mi hijo se mueva haya cambiado también, un poco para mejor. Y justamente en dónde más le precupa y le duele este mundo a Lula, es dónde más avances puede haber. Y a esos avances los tenemos que hacer, aunque no planeemos tener hijos. Si yo no tuviera un hijo (y cuando no tenía un hijo lo hacía) seguiría militando por un mundo diferente, porque los hijos de los demás se lo merecen tanto como se lo merecería un hijo mío, o yo misma.

  6. ¿está mal tener relaciones sexuales con una nena de 8 años pero está bien matarla a los 3 meses? Lo único que queda claro es que hay gran diversidad de ideas.

  7. No querer tener hijos. Poder expresar la decisión libremente. Querer tenerlos pero en otro contexto, en otro mundo. Hacerse cargo de la imposibilidad de ser responsable de otra persona. Decidir no tener un hijo ya gestado, por el motivo que sea…
    Decisiones personales que requieren además de la reflexión personal, la fuerza para enfrentarse a la condena social que sigue tratando de imponernos mandatos arcaicos.

    Y ni que hablar si una decide tener hijos y no quedarse esclavizada de por vida a cuidarlos, si se decide salir a trabajar “sin necesidad” o con necesidad pero no solo por eso… o priorizar el desarrollo personal, la carrera…

    La democracia nos debe muchas cosas a las mujeres. Nos debe derechos. Aborto legal, seguro y gratuito, no para poder abortar, eso ya se puede, con plata y seguridad o sin plata y con muerte: para poder igualarnos a todas más allá de nuestra realidad socioeconómica. Leyes que se cumplan y preserven a la mujere de la violencia en su contra. Igualdad real de oportunidades de ocupar espacios de decisión públicos… Son muchas deudas, incluída la de edjar de colocarnos en lugares estereotipados que nos estigmaticen.

  8. hablás mucho de tus would-be hijos para no querer tener hijos. es como que el primer párrafo es un texto y a partir del segundo es otro completamente distinto, cargado de una moral estilo cantante de cranberries.

  9. Que pasa si tenés un embarazo muy deseado pero su desarrollo tiene malformaciones incompatibles con la sobrevida después del parto y tenés que llevarlo a término porque el ilegal abortar? El aborto legal tiene mil aristas, son todas válidas y necesarias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s