Los hijos y las redes sociales

Qué fácil que es hablar públicamente sobre tus hijos cuando no saben leer ni escribir, ¿no? Coco, de 5 años, tiene cuenta de facebook porque, harta de que toda la familia y los amigos me etiquetaran en las fotos que le sacaban a él, decidí resolverlo de manera expeditiva. Al tener cuenta de facebook, también tiene cuenta de mail. Al principio algunos me criticaron, a pesar de que la cuenta la administro yo, argumentando que los niños tienen derecho a la privacidad. ¿Privacidad? ¿Cómo se regula la privacidad de los niños en los tiempos de internet?

índicePrácticamente no conozco gente que haya decidido no subir fotos de sus hijos a las redes sociales por una cuestión de privacidad. Me pregunto ¿Quién tiene el ego tan controlado? En las redes sociales tenemos la posibilidad de mostrar un recorte de nuestra identidad, podemos decidir cómo queremos que nos vean los demás, así que mostrar a nuestros *tesoros* suena una estrategia muy lógica. Nada mejor que poner una foto de un gatito o de un bebé haciendo alguna travesura para arrasar con los megusta.

Ahora pienso, cuando mi hijo empiece a usar redes sociales ¿en qué lugar quedaré parada? ¿Me reprochará la “exposición”? Desde que tiene un año, hice de mi hijo Coco todo un personaje de twitter  y a veces pienso ¿qué voy a hacer con el registro de todo lo que conté de él cuando sepa leer? Hay ámbitos en los que padres e hijos no deben juntarse, y las redes sociales tienen algo de intimidad, de código etario compartido. A nosotros mismos nos molesten los comentarios cibernéticos de nuestros padres e incluso algunos prefieren no tenerlos en facebook o twitter (HOLA PAPÁ). Recuerdo hace unos años haber escrito un tweet diciendo que como era fin de mes, lo único que tenía en la heladera era queso rallado. Al rato mi padre me llamó para ofrecerme plata #shame

Leo a las madres más cancheras de twitter  contar que sus hijos les tienen prohibido comentar sus fotos de facebook o instagram. Una especie de pacto en donde te dejo que me espíes pero no hagas notar tu presencia. Las madres avergüenzan, concluyo. Incluso las más “piolas”. En unos meses Coco aprenderá a leer, sólo espero que no interponga una demanda judicial en el juzgado de menores.

¿Cómo manejan esta cuestión con sus hijos?

Anuncios

10 pensamientos en “Los hijos y las redes sociales

  1. no subo fotos de mi hija a twitter ni a facebook (yo subiria 1000 pero es un pedido del padre que me dijo “cuando sea grande que haga lo que quiera, pero no la expongas”
    ahora le veo mas sentido que cuando nacio
    es muy dificil controlar que amigas y hermanas no suban, pero incluso asi, son muy pocas y trato de desetiquetarme
    (que mania lo de etiquetar a la madre cuando son fotos de los hijos: somos personas distintas)

  2. casi no uso twitter y en facebook subo fotos pero siempre “dignas” nunca desnuda nunca sucia, digamos, me imagino si ella me dejaría subirla de adolescente /adulta. Es más, ultimamente me imagino que TODO lo que hago está siendo supervisado por ella de joven. (pienso eso por ejemplo cuando la cambio y la manipulo medio bruto, esas cosas)

  3. Mi hija mayor ya tiene 18. No nos seguimos en twitter (aunque a veces nos stalkeamos y nos cagamos de risa una de la otra)y en facebook ambas manejamos muy bien los filtros para las etiquetas con lo cual, NADA que no queremos que sea público va a aparecer en el muro de ninguna. Nunca me preocupó el tema de las redes sociales en cuanto a la privacidad, para nada. Quizás porque fui/soy una madre muy joven y con mi hija no hay mucha diferencia generacional, no sé…
    Con mi hija menor (tiene 7) es distinto: a veces quiere tener facebook por los jueguitos pero termina entusiasmándose más con webs de juegos y con sus amigos usan una red social de intranet en las net de la escuela. No me genera conflicto, no sé… supongo que así como fluyó con la mayor, sigue fluyendo con ella, no?

  4. Debo ser muy pelotuda, pero a mi me da mucho miedo el día que mis hijos comiencen a usar una red social. Me persigo con “toda la maldad” a la que se exponen y me da miedo, en serio. El mayor tiene 5 y usa la compu, busca videos en youtube y se me hace dificil controlar a qué contenido que accede… tengo que preocuparme o no? No sé, hay alguien que tenga más experiencia acá? Cómo hacen?
    Ayuda! 🙂

  5. Mis seguidores de Twitter supieron de la primera menstruación de Hija y de su primer beso antes que su propio padre. Ella, consciente de esto, me ha pedido en cuestiones puntuales que no diga nada en Twitter, se lo trato de respetar.

    Siendo ambas usuarias nos hemos puesto de acuerdo en algunas cuestiones, entendiendo que cada red social es un territorio diferente:
    En Facebook es un todo vale en cuestión de etiquetar, megustear y comentar, aunque a veces me pide que le saque alguna etiqueta en una foto en la que no le gusta como salió. Creo que en general tomamos FB como un ámbito familiar, donde se comparte el costado más ameno de nuestra existencia.
    Pero en Twitter es otra cosa. Yo ahí escribo sobre ella pero también escribo cosas que no quiero que ella lea y supongo que a ella le sucede lo mismo. Pero el pacto en TW es “vos no me podés seguir pero yo sí a vos”. Hago esto más que nada para “monitorearla”. De vez en cuando leo lo que escribe, a veces me preocupo un poco, si es necesario trato de charlar con ella, pero la dejo ser. (El tema de los hijos adolescentes en las redes sociales tiene un montón más de aristas a tener en cuenta).
    Sé que me ha sacado fotos jugando a la PS3 y las subió a su TW, recibiendo comentarios de sus seguidores del estilo de “qué madre copada”. Pero también sé que hay cosas de mí que le avergüenzan. La vergüenza hacia nuestros padres es una etapa natural e inevitable.

    Cuando somos madres, comentar lo que nuestros hijos hacen o dicen es lo más natural, y aunque “publicar” situaciones en las redes sociales a veces suene a vulnerarles la intimidad, yo creo que como padres podemos tomarlo como un registro interesante de nuestro vínculo, que quizás pueda serles útil a ellos cuando sean adultos.

  6. Una de las razones por las que me puse el candado en tuiter fue porque hace cuestión de dos años un amigo de #hijo me escribió un tuit que decía “estamos acá con Lucas, cómo andás?”. Casi me da un soponcio, creo que en ese momento estaba hablando de telos y me agarró pavura de que me lean. #Hijo nunca le dio pelota a tuiter, no se enganchó. Hace unos días me envió una petición de seguimiento que todavía no contesté -ni pienso contestar- Tengo dos facebooks, uno en el que hago de madre y lo leo pero en algunas cosas. Le comento poco y además me tiene bloqueada o sólo las publica para sus mejores amigos en las cuales obviamente (y por suerte) no estoy; y otro en donde pongo mis pelotudeces. Me parece lo más sano del mundo y lo mejor para ambos.

  7. Por eso hablé del ego, ja. Temo la pre adolescencia, pero es verdad que están creciendo en otra época y probablemente todo sea más “natural”. Cuando me niegue la solicitud de fb me voy a poner a llorar.

  8. Es un tema porque como madre te enorgullece lo que hace, o te da risa y lo querés compartir. Creo que llegado el momento, ellos decidirán que se muestra y que no. Mientras tanto, trato de subir cosas que la dejen ‘bien parada’ y que cuando crezca diga ‘Re copada mi mamá’ y no ‘la pelotuda esa que subía fotos mías en bolas’.
    No sé, es delicado, pero también son otra generación. Habría que preguntarles a adolescentes cuyos padres los hayan expuestos de chicos, no?
    PD: AMO A #coco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s