La estimulación institucional

La reciente obsesión por estimular a los bebés y nenes pequeños me parece un poco exagerada. El mercado ofrece una completa variedad de productos “estimulantes” y los padres, muchas veces, sucumbimos ante el terror de que nuestros hijos no estén a la altura de sus pares. No fue mi caso, soy más partidaria de dejarlos tranquilos y que el estimulo que reciban sea más social y de su búsqueda personal que de comprarles cosas y estarles encima con metas de acuerdo a su edad y ese tipo de cosas.

Como mis chicos son los únicos niños de la familia reciben bastantes regalos. Si bien no me molesta, yo juguetes no les compro. Por experiencia propia me di cuenta que un Fisher Price de $450 tiene mucho menos atractivo que las botellitas de agua, vasitos de plástico de colores y tuppers (oh, la cara de bebebebito cuando le doy 4 ó 5 tuppers). Coco tiene 5 años y en mayo empezó natación, su primer “estimulo institucional”. La semana pasada estuve averiguando por clases de inglés, para que comience a la par de su inicio en la primaria y tengo dudas de si será demasiada exigencia para un nene tan chico, teniendo en cuenta que va al colegio doble turno. Por otra parte, pienso que en la actualidad aprender inglés es algo tan básico como saber leer, ya no es un valor agregado demasiado valioso. Sobretodo porque está aprendiendo inglés fonéticamente a través de sus consumos audiovisuales.

¿Hay una contradicción entre la necesidad de que estén preparados para la exigencia del mundo actual y dejar que disfruten relajadamente de su infancia?. No me parece justo comparar su infancia con la nuestra, la de sus padres, porque los cambios son demasiado notables (además, si alguna vez me escucho diciendo “porque en mi época bla bla….los habilito a que me den una piña) pero ¿cómo equilibrar?. Quizá mi posición se traduce en dejarlos tranquilos hasta que empiecen primer grado y ahí empezar a darles actividades más institucionales. Por otra parte, un estimulo que me parece re importante, y no es institucional, es la lectura. Yo les leo y, si bien no les compro juguetes, sí les compro libros. Con Coco hicimos un trato, cuando aprenda a leer vamos a ir una vez al mes a elegir el libro que quiera y yo se lo voy a regalar.

¿Cómo manejan los estímulos? ¿Les importa hacerlo con los bebés?

Anuncios

13 pensamientos en “La estimulación institucional

  1. Pingback: El riesgo, componente esencial del desarrollo | LIBERTAD CONDICIONAL

  2. Supongo que no es negativo cuando es parte de como se maneja todo el entorno, no? Hoy un chico estimulado es moneda corriente y si se crian a la par de sus pares no tiene porque ser algo traumático. Creo que si uno respeta el nivel de energía de su hijo, y le da actividades que puede hacer enfocado, no debería ser algo malo.

  3. yo le compro libros y juguetes porque me gustan a mí y porque mi familia no es muy regalera
    mi hija se copa con cosas como cucharones de madera y ollas que están en casa, o pasar agua de un tupper a otro
    pero a veces también usa los juguetes
    no hace ninguna actividad organizada pero le copa la música y bailar así que voy a ver si el año que viene consigo clases de baile o música para pibitos de 2 años.
    yo fui una nena sobreestimulada ( musica y taller de arte desde los 4, tenis y natacion a los 6, hockey desde los 7, doble escolaridad desde preescolar) y no es un recuerdo negativo. pero es verdad que yo tenia mucha energia, cada chico es distinto, etc.

  4. Estoy muy de acuerdo contigo, vivimos obsesionados porque nuestros hijos sean inteligentes y competentes ante el difícil mundo que se les presenta delante y al final son las cosas más sencillas las que les hacen disfrutar y aprender más. Y por supuesto, los libros son imprescindibles y una fuente de conocimiento que podrá acompañar les siempre. Me encantan tus posts.

  5. Me gusta lo planteado, sobre todo porque no estoy de acuerdo con los estímulos en exceso, me parece mas interesante crear o facilitar un entorno donde se sientan cómodos y puedan explorar ellos mismos. Me parece que a veces se depositan muchas expectativas irreales en nuestros hijos, todas nos hacemos las relajadas pero si a los 4 no escribe su nombre es tooodo un tema, al menos es lo que veo en al jardín, mi nene de 4 va jornada completa y veo madres/padres/abuelas-os medio obse con el tema de si escriben “su nombre”…o si dibujan bien la figura humana o bla bla…O otros que te ponen el grito en el cielo porque los chicos juegan a la play o con el ipad…
    Me parece que lograr un equilibrio es lo mas sano, que vean pelis, que lean cuantos, que jueguen solos, con amigos, con adultos, con la play, que dibujen, pinten, jueguen al aire libre….con lo que sea…que jueguen y hagan cosas de niños y sobre todo no apurarlos, mas bien acompañarlos…
    Aca comparto una nota que leí hace unos días que me parece viene al caso…
    http://www.farodevigo.es/portada-pontevedra/2013/10/20/quiere-hacerle-favor-hijo-colegio/899299.html?fb_action_ids=10201534868566284&fb_action_types=og.recommends&fb_source=other_multiline&action_object_map=%7B“10201534868566284”%3A253646284787839%7D&action_type_map=%7B”10201534868566284″%3A”og.recommends”%7D&action_ref_map

  6. bueno, toqué algo que no debía y se mandó de una. Sigo.
    Mi hijo tiene 5 meses recién, y pensaba que la estimulación más importante a esta altura era jugar juntos, cantarle, leerle (él después se encarga de chupar el librito). Pero resulta que hace poco conozco a un par de madres que me cuentan que ellas van con sus hijas a clases de natación, música, yoga, y juego, y sus hijas sólo tienen 7 MESES!! Cuando les dije que yo no hacia nada de eso y que mis salidas con bebe son al parque me preguntaron horrorizas qué hacia con tanto tiempo libre. Quedé confundida pensando de qué corno me hablaban si yo no tengo tiempo ni para ir al baño, pero también entendí que todas las clases a las que van son más una necesidad de ellas de estar acompañadas que otra cosa.
    Acuerdo con vos que muchas de las actividades institucionales vendrán con la escuela, aun cuando me asusta a veces saber la agenda cargada que tienen los pibes hoy en día.
    Por ahora ver a mi hijo babear su librito me alcanza.

  7. Es un temazo. Yo siempre estoy en la disyuntiva entre ofrecer más y más o dejarlo tranquilo. Va a jardín maternal desde chiquito, varias horas, entonces no había nada extra más que natación, que empezó como actividad compartida cuando era bebé y continuó. Este año arrancó en escuela pública, solo medio día, entonces empecé a pensar que iba a tener que hacer de todo. Al final relajamos, siguió con natación y agregó solo un taller de música que es algo que disfruta mucho. Pero igual siempre está la duda. Y si hace fútbol? y si va a circo? no se aburrirá en casa toda la tarde con un adulto que lo cuida? Supongo que el inglés puede esperar, de hecho pregunta solo algunas palabras a partir de la estimulación que generó la llegada de un compañerito que vino de china y el tema de los idiomas. Con los juguetes pasa lo mismo. Compramos, pero siempre menos y menos sofisticados que los que recibe como regalos de otros. No sé bien si existe un equilibrio y en todo caso, ese equilibrio en cuanto a cantidad y tipo de “actividades-estímulos”, lo estamos decidiendo nosotros, los padres. ¿Responderá 100% a las necesidades y gustos de ellos?

  8. Mis hijos recien empezaron jardin a los 4 a;nos (hoy tienen 18 y 21). La de 21 empezo a leer a los 4 y medio porque era muy curiosa, le gustaba “jugar” desde bebe con mis libros y uno de sus pasatiempos era pedirme “escribime palabras” que ella copiaba en un cuaderno. El de 18 aprendio mas tarde, pero ya en preescolar hacia unos pequenos “libritos” que dibujaba escribia y encuadernaba. Cuando ya deambulaban a los dos les encantaba abrirme los armarios y sacarme todos los tuper y los manteles y repasadores y jugaban con ellos. Ya mas grandecitos pasaban horas jugando juntos a disfrazarse con mi ropa y la del padre. Casi todos los juguetes que tenian eran regalados y los que mas disfrutaban eran con los que podian armar cosas, como por ejemplo la granjita con todos sus animales y tractores; es un juego que pueden usar durante a;nos y ademas siempre se pueden ir agregando piezas (que se consiguen muy baratas hasta en supermercados). Mi principal estimulo fue desde bebes, cantarles (cuando no me podian criticar por mi voz) y luego leerles todos los dias y todas las noches. Creo que los otros estimulos, ya sea musica, deportes, talleres de arte, hay que mostrarselos, ofrecerselos, pero solo como una posibilidad abierta, como un juguete al que pueden dejar cuando estan cansados de jugar, y no como una imposicion a largo plazo. Dejemos que nuestros ni;nos vivan su infancia y aprendan tambien a entretenerse solos e inventar sus juegos; creo que esto estimula mas su imaginacion que cualquier sofisticado juguete.

  9. Comparto. Los juguetes generalmente se los regalan. Yo le compro libros, le encantan y es lo que prefiere. Y tiene una caja de “juguetes”: un control remoto, un reloj, un celular viejo, frascos de queso o yogurt vacíos y la verdad es que prefiere jugar con eso y autitos que con muchos juguetes estimulantes de moda! Sin embargo, como dice Flor creo que la infancia es diferente a la nuestro por los estímulos, y la verdad es que no niego que Félix vea dibujitos, pelis o juegue con el iPad (a juegos apropiados para chicos) porque para mi son algo muy propio de su generación y no podemos negarles las pantallas.

  10. Mi sobrina de 5 años lee de corrido, escribe en minúscula y cursiva y sabe todos los números en ingles. Puro estímulo de la lectura. Empezó el jardín recién a los 4. Nada más.

  11. Comparto tu pensamiento. Siempre fui muy tranqui con los estímulos, no la apuré ni para hablar ni para caminar, ni para dejar los pañales. Todo a su debido tiempo. Hoy por hoy tiene 4 años y medio y 8 horas de jardín por día. Me parece suficiente estímulo. Procuro que juegue con lo que quiera, de los comprados y con los que se le ocurra y que los juguetes estén ordenados pero a su alcance. Lo mismo que los libros. Su primer libro lo tuvo a los 3 meses, de esos de tela. Y desde entonces cada tanto le compro alguno o la llevo a la librería.
    Creo que su infancia es diferente a la nuestra, claro está. Pero tampoco hay que zarparse con la sobreestimulación. Además de todo lo nuevo creo que parque, plaza, are libre son buenas alternativas. Y también dejarlos que “se la rebusquen”, no darles todos los juegos armados…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s