El flagelo de los “padres copados”

Cuando escucho a madres o padres que se autodefinen como “copados” muchas veces me pregunto “¿es eso posible? ¿puede un padre ser copado?. Obvio que no. Podemos tener un montón de virtudes y nuestros hijos podrán reconocer cuestiones positivas en un nuestra forma de ser y de acompañarlos, pero ¿ser copados?. Algunos se definen como “amigos de sus hijos”. Son los que se jactan de ser confidentes y abiertos, de que sus hijos les cuentan todo y que los dejan hacer lo que quieran porque “están en la vida para acompañarlos y no para decirles lo que tienen que hacer”. No se rían, yo conozco un montón de padres así. El máximo exponente del “copadismo” en padres, se da en los lugares públicos o en casas ajenas. Vas a la plaza y el nene de 5 años le tira arena en la cara a tu bebito tierno de 10 meses y el padre SE RÍE, o le dice “Pepito, eso no se hace” con una tranquilidad que anticipa que Pepito antes de los 15 segundos lo va a volver a hacer. O cuando vieangelinanen “padres copados” a tu casa y el nene te agarra todo, salta arriba de los sillones, te toca los libros y el “padre copado” sigue charlando sumido en la más profunda indeferencia. Como padre, es horrible ponerle límites a los chicos en público, pero más horrible es dejar que se manejen como si fueran los únicos seres en el planeta.
Yo, por ejemplo, soy cero copada como madre. No les dejo comer golosinas antes de cenar, los mando a dormir a cierta hora, los reto si saltan arriba de la cama, les grito cuando les dije que hagan equis cosa seis veces y no me dan pelota, los mando a bañar cuando justo justo están en la cresta de la ola de la diversión y así hasta el final de los tiempos.

El lenguaje que utilizo en mi casa se parece más al del Coronel Kurtz que al de Fraulein María porque no encuentro una buena forma de poner límites (¿existe una buena manera de poner límites?). Incluso con mi marido usamos la técnica policial de los interrogatorios “policía bueno/policía malo” para que la rutina se haga mas llevadera (hoy yo pongo los puntos y vos matizás, y mañana al revés). Al final del día me siento odiosa, le pregunto a la almohada como hace Angelina Jolie o Maru Botana, me pregunto si tengo poca paciencia o si en realidad criar hijos es el trabajo más ingrato del mundo, el que saca (además de lo mejor) lo peor de vos. Pero después, vas al médico o a la casa de una amiga y te dicen “que educaditos que son tus hijos, que bien se portan, que tranquilitos” y pensás: estoy haciendo lo que tengo que hacer Y LO HAGO POR SU BIEN.

Anuncios

19 pensamientos en “El flagelo de los “padres copados”

  1. Totalmente de acuerdo con María José Ramirez y Laura! No hay nada más feo que estar dialogando (bah, a veces es un decir porque sólo se tratar de intentar meter un bocadito) con “padres copados” y que la conversación se interrumpa cada tres palabras para atender los dichos del nene… ¿Ya no se les enseña a esperar su turno o a no interrumpir cuando hablan los mayores? ¿Es copado que saluden si quieren y si no quieren, no? ¿Es copado que coman donde y cuando se les cante hacerlo?

    Resulta humillante callarse a cada paso para que los nenes digan lo suyo! Y eso es de papás copados! Obvio que no soy partidaria de crueldades o castigos físicos, excepto un chirlo a tiempo pero los límites y los NO, deben existir. Es la forma de que los niños entiendan que no todo en la vida les a resultar positivo y deberán aprender a enfrentarlo y resolverlo. Como abuela con varios nietos puedo decir que siempre he estado a favor de los límites!

  2. muy bueno el post . fundamental los limites .soy de ponerlos mas que nada por las 800 cosas peligrosas que tiene a su alrededor una bebe de 10 meses . la madre me contó el otro dia que la pequeña isabella de 10 meses se mete en la boca los cascarudos muertos y hay que andar sacándoselos con los dedos por que no los larga . ya la veo venir . India incansable

  3. si, euge. creo que todos cuando estamos agotados nos hacemos los boludos. o dejarlos mirar tv mil horas para que no jodan. eso no nos convierte en “padres copados” , en esencia, sino en agotados ja

  4. poner limites es una fiaca, es verdat
    no lo hago siempre
    ayer comio arroz con la mano. tiene 2 anios y sabe perfectamente usar una cuchara. no fue de copada, fue de agotada.
    cuando quiere saltar en la cama a veces la dejo saltar. a mi mencantaba saltar en la cama cuando era chica.
    seria estricta con cosas como moder o pegar, pero no muerde ni pega todavia (y espero que no lo haga nunca)
    y trato de no gritarle , lo hago cuando esta en riesgo su seguridad o la de otros.

  5. muy gratificante leer este post en momentos en los que me siento con la paciencia totalmente colmada y en que me la paso siendo un sargento el día entero…me da culpa ser así, pero no le encuentro la vuelta…Igual, como decís vos Agus, las llevo a otros lados y son dos santas, entonces algo de todo esto estoy haciendo bien…Beso!

  6. Yo tambien me cuestiono muchas veces, no tanto el hecho de si estoy haciendo bien o mal al poner limites (no quiero ser madre copada!), mas bien me intranquiliza pensar si yo no habre pasado los limites como madre al revolear algun juguete, o dar un portazo. Con el tiempo logre evitar el sopapo, porque me parecia que hasta cierta edad un golpecito en la mano o la cola podia ser un mensaje claro, un llamado de atencion, mas tarde podria sentirse como una ofensa y tener el efecto contrario al buscado. Otra cosa que se me ocurre es que en un mundo de padres copados, el chico que tuvo limites puede sentirse como “sapo de otro pozo”, aunque no por eso voy a dejar de ponerselos, sino que cuando todavia tengo algo de paciencia les trato de explicar el por que. A veces entienden y a veces se enojan igual.

  7. Las cuestión social a mí me saca. Perfecto el ejemplo de la arena. Mi hijo está en una edad difícil en la que hay que decirle no todo el tiempo entonces en casa a veces me propongo decirle no sólo cuando es peligroso para él o está por romper algo que tiene algún valor. Pero me pongo más las pilas en casas ajenas, que no rompa ni pegue, hasta ahora no me pasó pero eso no lo tolero en niños ajenos. Tengo una amiga cuyo hijo tiene menos de 2 años y como le one cero límites dejé de invitarla. Me hago la boluda, la veo en una plaza. Horrible. Y ¡tiene menos de 2 años! Me asusta el futuro de ese nene… El que quiera malcriar que sea tío o padrino y no padre, che. Jajaja.

  8. no se. los límites en sí no me parecen un acto de amor. puede ser parte de una filosofía, una moda, deseos personales, necesidad.
    creo más bien que el acto de amor es hacerlo sin morir en el intento. una y otra vez, todo el tiempo, e ir buscando la mejor forma, la más efectiva.

    para el caso, hay chicos educados con claros límites y reglas, y se portan para el orto, y otros más “free” y hacen lo que socialmente se espera.

  9. Ayy los límites. Pasamos un duro año en esa tarea, dicen que de los 3 a los 4 es la “adolescencia” de la infancia y el trabajo continúa. A veces me siento una histérica gritando y frenando y diciendo no, etc. Y si bien tengo claro que el límite es un marco, una contención, etc. no siempre es fácil. Seguimos en es ese laburo, aunque eso no siempra quiera decir que sea tan visible. A mí no me dicen “qué educados o qué buenitos que es tu hijo”, jeje. No todavía, al menos. Pero igual seguimos en ese esfuerzo cotidiano. Lo más dificil es no desbordarse uno. Saber que el no sirve pero que el no permanente pierde fuerza, medir y sobre todo sostener el límite. ¡Muy difícil!

  10. Amo que me digan cosas lindas de mi hijo (4 años) Que conversa de todo, que come bien, que es educado, que parece más grande y mil cosas más.
    Y sé que es por el tedioso trabajo de poner límites.
    Así que seguiré firme haciendo el trabajo sucio.

  11. Te amo angulita.
    Justo estaba en un ataque de llanto/depresión por que mi facebook se lleno de esa foto de los gritos no educan,los llenan de violencia etc y en esta casa donde el policia malo soy yo porque soy la unica que se quedo a bancar los trapos una foto como esa hace estragos despues de una sesion de locura/te quedas ahi hasta calmarte/juguetes que vuelan/madre furiosa.
    Tu post fue un alivio.

  12. lav la parte de que el copadismo se da sobretodo en público y casas ajenas.
    no soy copada ni quiero serlo. perooo…
    de la otra vuelta con los límites me quedó pendiente comentar: creo que llegan solos. es decir, aunque uno no se lo proponga como método. llegan porque hay 800 cosas peligrosas permanentes. y también por los múltiples momentos que tenemos las bolas rotas.
    me encantaría seguir pero estoy justo en un momento de esos lrpm

  13. Tenes razón, los padres copados son un flagelo. La mejor amiga de mi mama tiene 4 (mi mama solo me tuvo a mi) y recuerdo una infancia con muchos tiras y aflojes porque cuando estábamos todos juntos, y siempre pensé “que pendejos maleducados”. Una vez mi mama se harto de que el menor le gritara barbaridades a su madre y lo cago a pedos, diciéndole “delante mio no le vas a volver a hablar así a tu mama”. Recuerdo el silencio sepulcral y que el pendejo no jodió nunca más. Yo creo que la copadez esconde una inseguridad muy grande, temor por la confrontación y vagancia, porque es una paja poner limites.

    La cosa es que no le podes caer bien a todo el mundo, y el amor incondicional que tenemos por nuestros hijos no es inverso, los hijos no nos aman incondicionalmente. A veces nos odian, y nos lo dicen. Pero es por su bien! asi que a poner muchos huevos, y dejarle mejores hijos al mundo, no? Por supuesto hay muchos factores más pero yo tiendo a relacionar los padres copados con la confusión que reina hoy en día, entre “puedo” “tengo derecho a” “tengo ganas de”. No son lo mismo, pero parece que los amalgamamos en una gran bola de moco.

    Igual, el mio tiene 11 meses y es tranca, en un año preguntenme de nuevo (ante todo la autocritica no? BESOS!!!

  14. Los hijos de los padres copados son insoportables, lo único que están consiguiendo sus papás es que el mundo entero los odie. Un niño al que nunca lo riñen por nada, es un niño que no desarrolla cierto nivel de frustración y contrario a lo que intentan hacer sus padres, dejándolo hacer y deshacer para que no se sienta “limitado”, es dejarle la autoestima en el suelo, pues no existe un final que lo contenga y que lo haga sentir seguro.
    Pero bueno, mi hija tiene 10 meses, a ver cómo me va… Saludos desde México (:

  15. Me siento súper identificada. Tu blog es mi blog de cabecera jaj. Mi hijo tiene casi un año y medio, y cuando le digo NO pareciera que lo estoy alentando a que siga haciéndolo, así que o me pongo firme a lo dictadora u opto por explicarle por qué no debe hacerlo. Esas veces se aburre con la explicación y me deja hablando sola. Los padres no somos amigos. Además de brindarles contención y afecto, y cubrir sus necesidades básicas, también estamos para enseñarles a vivir en sociedad, y eso se hace poniendo límites. Una vez escribiste que tu psicóloga te había dicho que a los chicos los límites les daban seguridad. Siempre que flaqueo trato de recordar eso. Beso desde esta casa de primerizos que experimentan!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s