Todo cuanto amé

Me gustan las novelas que cuentan historias familiares, que develan los vericuetos psicológicos de personajes entrañables u odiables, que derriban el mito de la perfección de ciertos vínculos como los de padres e hijos o de los matrimonios de muchos años. Cuando uno se psicoanalizó durante mucho tiempo tiende a hacer ese ejercicio con los personajes, a anticiparlos e incluso a descreer que alguien con determinada estructura psicológica pueda hacer equis cosa, o tener determindado pensamiento. Una de esas historias es la que cuenta Siri Hustvedt en “Todo cuanto amé”. Lo que pueda decir de la novela sería un gran spoiler alert así que intentaré venderla sin contar demasiadtodo-cuanto-ameos detalles de la trama. Es una historia divina y muy intrigante, sobre la relación entre dos parejas de amigos a lo largo de los años y el crecimiento de los hijos de cada uno.

Cosas que me encantan de las historias: cuando un detallecito perdido de las primeras páginas de la novela es retomado más adelante y “resuelto”, como una sorpresa. Hay mucho de eso y hace que la novela fluya. Otra cosa: mucha descripción de estados psicológicos de los personajes, amo amo. Aunque para mí hace un poco de agua con la construcción del personaje adolescente (tiene muuuuchas características bastante inverosímiles), el resto están bastante bien. Igualmente siento que está muy predeterminado a quien tenés que odiar (Lucille), a quién amar (Violet) y a quién querés sacudir para que reaccione (Leo).

La historieta de Bill, Leo y Violet me suena muy Coetzee, Paul y Siri lo cual me genera mucho morbo. Por otra parte, las escenas trágicas me parecen súper bien construidas, creíbles. Se me llenaron los ojos de lágrimas en muchas escenas de esta novelita (bah, novelita: 370 págs.) supongo que porque mete el dedo en la llaga de la paternidad y del matrimonio, en la desesperación de pensar “que hice mal” cuando no nos gusta como son nuestros hijos (¿a quién no le pasa? a mí re), de cómo a pesar del amor todo se puede ir al tacho con la persona con la cual compartimos nuestra vida porque (no puedo porqué, porque estaría espoileando) porque hay cuestiones que solo podemos resolver en la soledad de nuestra cabeza y el tiempo y la distancia es todo lo que necesitamos para acercarnos o, al menos, para tomar una decisión (el famoso te quiero pero no puedo estar con vos). Leanlá o regalenlá, hasta tiene suspense. ¿Qué mas quieren?

Anuncios

14 pensamientos en “Todo cuanto amé

  1. Qué librón! La leí hace varios años, antes de ser madre, y la amé. La volví a leer el año pasado, con hija pequeña, y la amé menos. Hay algo de cliché en Siri pero también algo de emotivo, profundo, empático… Igual la recomiendo porque la quise, me llegó al corazón…Me identifiqué mucho más con Leo que con los personajes femeninos, a alguien le pasó?

  2. lo terminé hace poco, había leído El verano sin hombres, este me gustó mucho más. Tiene un desarrollo mas elaborado y profundo. Se pone un poco denso en la descripción las cuestiones artísticas pero cuando habla de ellos y sus hijos es bellísimo. También (como remalamadre) cuando empecé la segunda parte del libro quedé impactada, cerré el libro y la llamé a mi hermana. Ella cuando me lo prestó me aclaró: es triste. Tenes razón, le comenté.

  3. Otro que me llevaré como lectura en mis vacaciones que, por cierto, YA empiezan! 😀
    Ah, usted sabe, Angulita, que Siri cumple años el mismo día que usted? casualidades boludas que me encantan ja!

  4. La semana pasada justamente, guardé en el libro electrónico ésta novela y “Verano sin hombres”. Creo que nunca antes leí a Siri, tal vez porque estoy un poco enamorada de Paul y le “hacía el vacío” como lectora (?), todo muy sensato. Pero este comentario es el empujón que faltaba. Ya coincidí con vos en opiniones que escribiste sobre libros que adoré, como “La muerte del padre”. Así que hoy lo arranco.

  5. Me derrito me derrito con Siri! Leí esta novela de muy jovencita, no era mamá. En ese momento hice el análisis hacia arriba, puse en la mesa la relación con mis viejos y yo como hija. Si la agarro ahora de nuevo, creo que se me caen las bombachas.

  6. En la primer oración de la segunda parte cerré el libro y me quedé mirando fijo al piso. Tenía miedo como iba a seguir. Lucille y Violet me parecen de una mezcla maravillosa…amé y odié mucho a ambas en distintos momentos. Quiero seguir leyendo a Siri: la amé

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s